Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Las figuras que (para bien o para mal) marcaron a México en 2019

Un recuento de las personas que marcaron la vida política, económica y social de México en 2019.
diciembre 6, 2019

En 2019, los mexicanos tuvieron su primera probada de un país bajo un gobierno de izquierda. Aunque la democracia en México es relativamente joven, las nuevas generaciones gozan de libertades que hace treinta o cuarenta años serían difíciles de imaginar y que ahora nadie está dispuesto a ceder. En la actualidad, la ciudadanía puede ejercer su derecho a elegir el rumbo que tomará su municipio, su estado o su país, de acuerdo a las diversas corrientes ideológicas que ofrecen proyectos distintos dentro del marco democrático.

Consulta aquí el Anuario 2019 de Noticieros Televisa

Y a pesar de esto, México es un país con muchos problemas, algunos más graves que otros. Desde que el gobierno de Felipe Calderón declaró su guerra contra los cárteles de la droga, el miedo persiste entre una población que, en varias regiones del país, ha sido sometida por el poder del crimen organizado. Mientras tanto, en las grandes ciudades, viejos demonios como la corrupción y la ineptitud en los sectores público y privado permiten que la impunidad y la inseguridad sean unas constantes en la vida diaria.

En este contexto, la Cuarta Transformación promete resolver los problemas del pasado para que México pueda, ahora sí, aprovechar los beneficios de la democracia. Las siguientes quince figuras han tenido un rol importante (para bien o para mal) en el rumbo que ha tomado el país este año.

EL AMANECER DE LA 4T

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Si este año tuviera nombre y apellido, sería Andrés Manuel López Obrador. ¿Hubo algún día del 2019 que no escuchamos su voz, que no vimos su rostro, que no leímos alguna noticia sobre el titular del Ejecutivo Federal? El presidente de México asumió un papel central en su primer año de gobierno, convirtiéndose en el principal protagonista de la llamada Cuarta Transformación. Tal como prometió, cada mañana convoca a la prensa en Palacio Nacional, ya sea para anunciar el lanzamiento de nuevos programas sociales, para repasar números, datos y estadísticas o, si hay tiempo, para dejar un comentario sobre la tendencia del momento. Para los críticos de la 4T, la inserción del gobierno federal en la rutina de la ciudadanía es muestra de una regresión al autoritarismo paternalista de antaño, pero para el gobierno, se trata de un ejercicio de rendición de cuentas, la transparencia democrática que debe existir entre el pueblo y un sector público que los representa. Bien es cierto que la figura presidencial ha establecido un contacto directo con la gente, bajando al Poder de su pedestal de mármol: a menudo el mandatario es visto en vuelos comerciales, comprando algún jugo en la carretera, o estrechando las manos de sus seguidores sin la presencia de un Estado Mayor Presidencial. Muchos han dicho que estas acciones son gestos simbólicos que distraen a la población de los grandes problemas que aquejan al país: ¿Qué decir del crecimiento económico del cero por ciento? ¿O de los líos financieros en los que se encuentra Pemex? Aunque buena parte de las cifras en materia económica no han estado de su lado, y la crisis de seguridad sigue siendo una de las principales preocupaciones entre la población, el presidente López Obrador vuelve a insistir: tengan paciencia, el proceso de transformación requiere más de un año.

(AP Photo/Marco Ugarte)

ALFONSO DURAZO

Para resolver la ya mencionada crisis de seguridad, el gobierno de la Cuarta Transformación puso en marcha una serie de programas sociales que buscan llevar al país hacia la pacificación… en el largo plazo. Pero ante la situación de emergencia que se vive en la actualidad en varias regiones del territorio nacional, el gobierno federal anunció la creación de la Guardia Nacional, un órgano que incorpora a elementos de la Policía Federal y las fuerzas militares para enfrentar al crimen organizado. Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, figura como el mando civil de esta nueva institución de corte militar, por lo que le correspondió rendir cuentas a los medios ante los tropiezos que mancharon el arranque mediático de la GN. Por ejemplo, elementos de la Policía Federal que fueron asignados o rechazados en el proceso de selección levantaron bloqueos en la CDMX para mostrar su descontento, y en lugar de atender los problemas de inseguridad en zonas remotas del país, la GN tuvo que ser desplegada en las fronteras norte y sur para frenar el flujo migratorio de centroamericanos, medida necesaria para aplacar los berrinches del gobierno estadounidense. Mientras el 2019 se perfila como el año más violento en la historia reciente del país (con 32,565 homicidios de diciembre de 2018 a octubre de 2019), el secretario Durazo tendrá que ver si la estrategia de la Guardia Nacional será capaz de resolver el problema para el que fue creada.

(AP Photo / Marco Ugarte)

CARLOS URZÚA

El primer año de un sexenio suele estar plagado de renuncias, reasignaciones y reacomodos, en lo que un gabinete intenta hallar un ritmo adecuado de trabajo y forjar lo más cercano a una armonía política entre las diversas partes del aparato burocrático. En su año inaugural, el gobierno de la 4T vio la salida de varios funcionarios, pero ninguno generó tanta sorpresa como la renuncia de Carlos Urzúa, extitular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y quien fuera mano derecha de López Obrador en materia económica desde que era Jefe de Gobierno del Distrito Federal. En una carta abierta, el secretario Urzúa dejó ver su descontento con las decisiones internas adoptadas desde la oficina de la presidencia y, por un momento, su renuncia puso nerviosos a los analistas de los mercados. La rápida designación de Arturo Herrera como nuevo titular fue suficiente para apagar los incendios mediáticos, pero era evidente que no todo era sonrisas y abrazos dentro del gabinete.

(FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM)

MIGUEL BARBOSA

Sobra decir que el ascenso de Miguel Barbosa Huerta a la gubernatura de Puebla fue algo fuera de lo convencional. Luego de una reñida jornada electoral en el verano de 2018, así como la trágica muerte de Martha Érika Alonso y su esposo, a solo diez días de que comenzara su mandato, el nombre del político morenista volvió a surgir en la luz pública cuando éste anunció su intención de volverse a postular. No obstante los reclamos de la oposición, e incluso de sus compañeros de partido, el señor Barbosa tomó las riendas de la campaña y derrotó sin problemas a un PAN que resentía la ausencia de los Moreno Valle. El 1 de agosto, Miguel Barbosa por fin vio realizado su anhelo de tomar protesta como gobernador de Puebla, aunque ahora debe atender los problemas de un estado que se ha visto atormentado en años recientes por el problema del huachicoleo.

(FOTO: MIREYA NOVO /CUARTOSCURO.COM)

JAIME BONILLA

Otra elección que despertó polémica en la nueva era de la 4T fue la de Jaime Bonilla Valdez. Quien ahora funge como gobernador de Baja California ganó las elecciones de su estado sin controversias mayores, cierto, pero el premio para el ganador resultó ser un periodo de apenas dos años. Al ver su poder reducido por una medida técnica de las autoridades electorales, el gobernador electo de Morena recurrió a varios métodos para extender su mandato, desde una consulta ciudadana a la iniciativa de ampliación de mandato en el Congreso local. A pesar de estar controlado por el PAN, los legisladores estatales aprobaron la medida –con el aval de la Secretaría de Gobernación– extendiendo el periodo del gobernador de dos años a cinco. Los opositores tacharon la llamada ‘Ley Bonilla’ de fraude “post-electoral” y llevaron la polémica a la corte para determinar la constitucionalidad de la extensión. El 1 de noviembre, el señor Bonilla tomó protesta como gobernador.

(FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM)

DE LA CALLE A LA CORTE

LAS FEMINISTAS

Salieron a marchar e ignoraron su mensaje. Pintaron los monumentos y las tacharon de vándalas. Hicieron un performance y se burlaron de ellas. Más allá de exigirle al Estado que garanticen su derecho a la seguridad, el movimiento feminista en México ha estado combatiendo un demonio más perverso y difícil de tumbar, una cultura de machismo con un fuerte arraigo en la sociedad. Así como otros grupos minoritarios que han sido afectados por la inseguridad de esta década y la incapacidad del Estado para reducir la violencia, las mujeres se organizaron para denunciar la cantidad de delitos de los que son víctimas, no solo los casos de asesinatos, secuestros y trata, a manos de la delincuencia organizada, también los delitos que ocurren en el entorno social: la violencia intrafamiliar, el abuso sexual y verbal, el acoso laboral, el maltrato infantil y demás. En México, las exigencias de las feministas se pueden leer en sus pancartas, en sus discursos y en sus artículos, pero los gritos de desesperación se pueden detectar precisamente en “las formas”.

(AP Photo/Marco Ugarte, File)

(AP Photo / Marco Ugarte)

(AP Photo/Rebecca Blackwell)

CLAUDIA SHEINBAUM

En su primer año como Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo ha tenido la no-tan-envidiable experiencia de averiguar qué debe hacer uno para gobernar una ciudad en la que se mueven más de 20 millones de personas, a todas luces una tarea imposible. No obstante, el nuevo gobierno de la CDMX se las ha arreglado para asegurarse de que “los trenes lleguen a tiempo”, entre otras funciones básicas y esenciales de la administración pública, como el nuevo programa de fotocívicas y la entrega de viviendas a los damnificados del sismo de 2017. Pero al igual que el gobierno federal, el mayor problema en la capital del país vuelve a ser la violencia. Entre los delitos del fuero común y la penetración del crimen organizado en zonas como Tepito, el Centro Histórico, Xochimilco y Tláhuac, los índices elevados en la percepción de inseguridad -sobre todo en el transporte público y con la violencia de género- obligaron a la doctora Sheinbaum a pedir que la flamante Guardia Nacional patrullara las calles de la metropolis. Mientras tanto, la Jefa de Gobierno ha tenido dificultades para atender con mayor eficiencia política el desarrollo de las manifestaciones públicas, aunque asegura que no va a recurrir a la fuerza pública para reprimir bloqueos y marchas.

(FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM)

LA CNTE

En la lucha por la rectoría de la educación, la reforma educativa tuvo una de las batallas políticas más intensas del año, librada en las columnas de opinión, en las cámaras legislativas y en la vía pública. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación movilizó a sus miles de agremiados, paralizando la circulación en la CDMX y en otras ciudades del país y bloqueando la entrada a San Lázaro. Al final de esta historia, parece que el magisterio salió con su mano alzada. Se canceló “la mal llamada” reforma educativa de Enrique Peña Nieto, y cuando la “reforma a la reforma” de Morena no fue del agrado de los maestros, la CNTE hizo sus maniobras para ver su sello en las leyes secundarias. El magisterio celebró su triunfo y se retiró de las calles, ¿pero qué hay de la calidad de la educación? Con la aprobación del presupuesto 2020 y la asignación de recursos para el sector educativa, muchas dudas quedaron sin resolver.

(FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM)

ROSARIO ROBLES

El año pasado, el combate a la corrupción fue una de las grandes promesas de campaña de López Obrador. El presidente dijo, y repite una y otra vez, que en su gobierno no se va a tolerar a los corruptos. Pero también ha dicho que la 4T no iba a perder el tiempo en la persecución de viejos rivales políticos acusados de delitos relacionados a la corrupción, lo que dejó una sensación de confusión entre sus seguidores. Este año, sin embargo, la retórica dio paso a las acciones, y ya son varios los nombres que han caído en desgracia en los últimos meses, entre ellos, Eduardo Medina Mora, Carlos Romero Deschamps, Juan Collado, Karime Macías y Emilio Lozoya Austin. Pero ninguna figura ha tenido tanto peso en este desfile como el de Rosario Robles, quien fuera secretaria de Desarrollo Social en el sexenio de EPN y uno de los principales actores en la trama de la ‘Estafa Maestra’. Mientras la señora Robles sigue su proceso desde la cárcel, hay que preguntarse si habrá más caídos que tengan que pagar los platos rotos del pasado.

(FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM)

LOS MINISTROS DE LA SUPREMA CORTE

Con el triunfo demoledor de Morena en las elecciones de julio de 2018, el movimiento de López Obrador obtuvo el control de dos poderes del Estado, el ejecutivo y el legislativo. Al no estar sometido a la voluntad popular, el poder judicial representa un contrapeso al proyecto de nación de la 4T, pero esto no ha evitado que Morena mueva sus piezas para tener mayor influencia en la corte. Nada más en su primer año de gobierno, AMLO pudo colocar a tres magistrados en la Suprema Corte de Justicia, gracias en parte a la salida del ahora exministro Medina Mora. Encabezada por Arturo Zaldívar, la SCJN ha tenido que defender su autonomía frente a las cuestionamientos por no sumarse a los esfuerzos de austeridad, así como su falta de entusiasmo ante la posibilidad de una reforma judicial.

(FOTO: VICTORIA VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM)

EL MUNDO CON LA MIRA EN MÉXICO

DONALD TRUMP

Por supuesto que Donald Trump volvió a poner su dedo en la llaga mexicana en 2019. ¿Y cómo no podría hacerlo? Después de todo, los últimos años han demostrado que nuestro país es su piñata favorita, y cada que se ve envuelto en un escándalo político y sus niveles de aprobación se ven afectados (algo que ocurre con más frecuencia en la actualidad), vuelve a invocar el nombre de México para reactivar a su base. Ya sea por el tráfico de drogas o el paso de las caravanas migrantes, el presidente de Estados Unidos recurre a una postura populista, proteccionista y nacionalista para mejorar su presentación ante la opinión pública. Este año, el señor Trump amenazó a México con imponer aranceles a las importaciones mexicanas si AMLO no frenaba el flujo migratorio en su frontera con Guatemala. Al medir el impacto que las temidas tariffs de Trump podían tener sobre la economía nacional, el gobierno de López Obrador optó por aplacar la ira del vecino del norte, desplegando la Guardia Nacional en las dos fronteras. El señor Trump asegura admirar la labor de su homólogo mexicano, pero es probable que lo que más debe admirar, es el de haber convertido a todo México en su muro virtual.

(AP Photo/Evan Vucci)

FAMILIA LEBARÓN

Eran las 13 horas del 4 de noviembre cuando un convoy de tres vehículos con tres mujeres y 14 niños fue interceptado por un comando armado en el municipio sonorense de Bavispe. En el ataque murieron las tres mujeres y seis de los menores de edad, entre ellos, dos bebes de ocho meses. La tragedia pasó al plano internacional cuando se dio a conocer que las víctimas eran integrantes de la familia LeBarón, una comunidad de origen mormón que reside en el norte de Chihuahua. Por su doble nacionalidad, los medios de Estados Unidos resaltaron los riesgos a los que se enfrenta un ciudadano estadounidense que vive o viaja por México, donde no hay respeto por las vidas de mujeres y niños inocentes. Para Donald Trump, la tragedia de los LeBarón validó su discurso xenófobo y le permitió llevar su postura al siguiente nivel, al grado de declarar que los cárteles del narcotráfico iban a ser clasificados como organizaciones terroristas. Aunque a final de cuentas, el gobierno de Trump se echó para atrás al enterarse de la captura de los presuntos responsables de la masacre, Estados Unidos abrió la puerta de una posible intervención en nuestro país, prendiendo los focos rojos en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

(AP Photo/Marco Ugarte)

MARCELO EBRARD

Bajo la consigna de “la mejor política exterior es la interior”, el presidente López Obrador delegó prácticamente todas las funciones de la diplomacia a su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón. Después de todo, el canciller es el que se ha tomado la foto con los líderes del G-20 y el que ha pronunciado un discurso frente a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Aunque el señor Ebrard ha tenido la oportunidad de codear con las personas más poderosas del mundo, del otro lado de la moneda está el siempre impredecible Donald Trump. Este año, el canciller tuvo que mover montañas para negociar un acuerdo con el gobierno de EE.UU. a fin de evitar la imposición de aranceles. Gracias a las amenazas de Trump, el gobierno de AMLO tuvo que echar para atrás el plan de otorgar visas humanitarias a migrantes para en su lugar militarizar, prácticamente, los cruces migratorios. Pero ésta no fue la única vez que México se vio en el centro del tablero internacional en 2019…

(AP Photo/Richard Drew)

JUAN GUAIDÓ

A inicios de este año, el gobierno de México se vio inmiscuido en su primera polémica diplomática a raíz del nuevo episodio en la perenne crisis política que ha caracterizado a la Venezuela de Nicolás Maduro. En enero, un joven político de nombre Juan Guaidó invocó el artículo 233 de la Constitución de su país para asumir las funciones de la presidencia nacional. Tras el fracaso en las urnas de Henrique Capriles y Leopoldo López, el señor Guaidó daba la impresión de ser la mejor oportunidad de Estados Unidos para derrocar de una vez por todas al régimen chavista. Por lo tanto, el secretario de Estado, Mike Pompeo, se apresuró a reconocer la legitimidad del nuevo presidente, seguido por el respaldo de la mayor parte de los países que conforman la OEA. México resultó ser una de las notables excepciones, citando la doctrina Estrada de no intervención para justificar su neutralidad en la crisis venezolana. De repente, el gobierno de AMLO se vio en el mismo bando que Rusia, China, Irán y Cuba, un grupo de naciones por las que nuestro poderoso vecino del norte alberga pocas simpatías. Juan Guaidó puso a México en una situación relativamente incómoda por un tiempo, pero al final de 2019, el tiempo le ha dado la razón a la cancillería. “Y cuando Trump despertó, Nicolás Maduro todavía estaba allí…”

(AP Photo/Ariana Cubillos)

EVO MORALES

Un hombre que ya no está ahí -luego de ser un actor incómodo para los intereses de Estados Unidos en la región- es Evo Morales. En una versión “suave” del típico golpe de Estado ejecutado por fuerzas militares, quien fuera el presidente de Bolivia por casi 14 años se vio obligado a renunciar a su cargo. Ante la escalada de violencia en el país andino, el señor Morales recibió una oferta de asilo político de parte del gobierno mexicano, lo que desató otro enardecido debate sobre el papel de México en los asuntos internos de un país sudamericano. El político boliviano aceptó la oferta de asilo de parte de México, lo que llevó a la cancillería a convocar a los medios de comunicación para recibir al exiliado mandatario en un hangar del aeropuerto de la CDMX. Por segunda vez en el año, México lanzaba los dados en una jugada que terminó por impactar su influencia en el escenario americano.

(AP Photo/Juan Karita)

Te recomendamos:

Las figuras que (para bien o para mal) marcaron a México en 2018
Las figuras que (para bien o para mal) marcaron a México en 2017

Autor:
Javier Carbajal Antes firmaba en este espacio como Víctor Belén