Las figuras que (para bien o para mal) marcaron a México en 2020

Estas son las personas y los grupos que dejaron la huella más profunda en un México que padeció con dureza "el año del covid."
diciembre 1, 2020

No hay que darle vueltas al asunto. En el 2020, más que cualquier ser humano o cualquier organización entre la sociedad, el coronavius SARS-CoV-2 marcó a México (y al mundo) con la permanente agonía de una barra de hierro candente. Este año le perteneció a un antígeno y hasta el más escéptico en el tema de la pandemia tendrá que admitir que su vida de alguna manera se vio afectada por este fenómeno. El cierre de escuelas, la quiebra de negocios, el disparo en el desempleo, el confinamiento en casa, el bombardeo de información falsa, y sobre todo, más de 100 mil fallecidos según cifras oficiales; el COVID-19 destruyó la noción que teníamos de “vida rutinaria”.

A finales de febrero, el Gobierno Federal enfrentó la crisis anticipando un problema de salud un poco más grave que el de 2009, cuando ocurrió el brote de influenza A/H1N1. Pero esta ola era en realidad un tsunami, y en cuestión de medio año, la pandemia rebasó las proyecciones iniciales más catastróficas de las autoridades de salud. No obstante, mucha gente de la sociedad civil, de la iniciativa privada y del sector público tomó el liderazgo y recurrió a sus habilidades y conocimientos para guiar a la nación por los caminos accidentados de este desastre.

En seguida hacemos nuestro recuento anual de los hombres, las mujeres y los grupos que más afectaron a México en el 2020. Estos son los nombres de la política y la sociedad que destacaron con mayor frecuencia en los titulares y que dejaron su huella en los registros históricos del país… para bien o para mal.

PANDEMIA

HUGO LÓPEZ-GATELL

Antes de que el coronavirus llegara a México, poca gente había escuchado de Hugo López-Gatell (51 años), un funcionario público que fungía como titular de una de tantas dependencias burocráticas en la Secretaría de Salud. Su curriculum nos retrata a un investigador brillante, egresado de la UNAM y de la Universidad Johns Hopkins, autor de varios estudios, co-creador del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica y un largo etcétera de impresionantes logros académicos y profesionales… pero ajeno a la vida pública del país y sus enredos políticos. Todo esto cambió en marzo, cuando una epidemia que estaba causando problemas al otro lado del mundo tuvo el mal gusto de propagarse por todo el continente americano. Fue entonces que el país se empezó a percatar de un subsecretario que daba una conferencia diaria a las 7 de la noche desde Palacio Nacional para informar a la población acerca del nuevo patógeno. Ante la incertidumbre y el miedo generados por la crisis sanitaria, miles de usuarios en redes sociales quedaron encantados con las explicaciones sencillas, el semblante sereno y la enorme paciencia de este tal “doctor Gatell”. Acompañado casi siempre por el doctor Alomía y un elenco de expertos que con el paso del tiempo adquirieron la familiaridad de estrellas de televisión, “la telenovela de las 7” de Hugo López-Gatell se volvió el principal punto de encuentro y debate durante los primeros meses de la Jornada Nacional de Sana Distancia. La Cuarta Transformación se había topado con un personaje entre sus filas que gozaba de un nivel de aprobación cercano al del propio presidente, por lo que el doctor Gatell llegó a ser invitado a recitar poemas para el FCE, destacó en la portada de revistas bajo la etiqueta de ‘rockstar’, e incluso condujo una conferencia de salud dirigida a los niños. Pero esta fama también tuvo su precio.

A pesar de sus mejores esfuerzos para malabarear sus funciones oficiales y no-oficiales como científico, vocero de la estrategia federal y un actor más en los pleitos políticos entre la 4T y sus rivales, la popularidad del doctor López-Gatell lo llevó a convertirse en el principal blanco de las críticas contra la gestión de la pandemia. Encima de esto, el hecho de que la pandemia de COVID-19 se prolongara por más tiempo de lo que se tenía anticipado, así como la naturaleza compleja del mismo fenómeno, todo contribuyó a que el perfil público del doctor López-Gatell comenzara a perder su brillo. Cierto, las conferencias de las 7 ya no convocan, ni de cerca, los mismos niveles de audiencia que en mayo o junio, pero hay bastante que agradecerle al funcionario. Se puede decir que muchos nos volvimos “expertos” en la lectura de gráficas y estadísticas gracias a sus conferencias, y sin duda aprendimos mucho sobre epidemiología y medicina, pero en términos prácticos, la influencia de López-Gatell se va a medir por su papel en la introducción del etiquetado claro en los alimentos, por hacernos comprender la enorme importancia del semáforo epidemiológico y por salvar millones de vidas al insistir en el mensaje del “quédate en casa”. Al menos por unos meses, todo México estuvo atento a las palabras del doctor.

(Hector Vivas/Getty Images)

EL CONSEJO DE SALUBRIDAD GENERAL

Si el doctor López-Gatell era el rostro de la estrategia del Gobierno Federal ante la crisis sanitaria, el Consejo de Salubridad General era el brazo ejecutor de las medidas que tendrían un impacto en la vida de millones de mexicanos, sobre todo en los primeros meses de la pandemia. Encabezada por el doctor Jorge Alcocer Varela (74 años), titular de la Secretaría de Salud, la relevancia de este órgano colegiado pasó a primer plano el 30 de marzo, tras la declaración de emergencia sanitaria por causas de fuerza mayor. Esta declaratoria desató la intervención inmediata del consejo, lo que derivó en el diseño e implementación de las disposiciones prioritarias que fueron adoptadas en todo el país de acuerdo a lo establecido en la Ley General de Salud, entre estas, la suspensión de actividades no esenciales, la prolongación del cierre de escuelas, el resguardo domiciliario y la creación de un protocolo de retorno escalonado tras la Jornada Nacional de Sana Distancia.

FOTO: PRESIDENCIA /CUARTOSCURO.COM

“LA SEGUNDA OPINIÓN”

Cuando una persona es diagnosticada con una enfermedad grave es normal que consulte a otro médico para obtener una segunda opinión. Pues bien, la estrategia del Gobierno Federal contra la pandemia del coronavirus encontró en la plaza pública no dos ni tres opiniones, sino miles de voces, la mayor parte en redes sociales. Claro, muchas de estas críticas provenían de opositores políticos y líderes de opinión sin conocimiento alguno en los campos de la epidemiología o la medicina, pero con el paso de las semanas comenzaron a florecer los perfiles de médicos, infectólogos, matemáticos y demás especialistas que expresaron su desacuerdo legítimo con la gestión de la pandemia o que prestaron sus habilidades para explicar con mayor claridad los efectos de la crisis sanitaria. Entre estas voces destacaron la del doctor Alejandro Macías o el infectólogo Francisco Moreno, quienes exigieron la aplicación del uso general del cubrebocas entre la población como una de las medidas básicas de prevención; por el lado de las estadísticas, investigadores como Arturo Erdely y Mario Campa complementaron los reportes diarios de la Secretaría de Salud con una interpretación más crítica y fácil de comprender; la doctora Laurie Ann Ximénez-Fyvie se distinguió como una de las figuras científicas que más reprobó la estrategia de las autoridades de salud; y claro, la reaparición de exfuncionarios como Salomón Chertorivski, Julio Frenk y José Narro en el debate de las ideas fue bien recibida por grupos opositores (no tanto por los partidarios de la 4T); estos subrayaron las deficiencias en las políticas públicas como la ausencia de una estrategia de pruebas y rastreos o la denuncia por falta de suministros médicos y equipos de protección. A final de cuentas, todo esa información, sumada a la del Gobierno Federal y de los gobiernos estatales, sirvió para que la ciudadanía pudiera tomar mejores decisiones en el contexto actual.

Uso general del cubrebocas (Hector Vivas/Getty Images)

ESTEBAN MOCTEZUMA BARRAGÁN

La pandemia paralizó la vida social del país, y quizás esto quedó más que evidente en el impacto al ciclo escolar. Por más de ocho meses, las escuelas públicas y privadas de México han mantenido cerradas sus puertas, un hecho sin precedentes, pero la educación ha seguido su curso. Esto se ha debido a la paciencia y el esfuerzo extraordinarios de maestros, administradores, padres y alumnos, quienes se han tenido que adaptar a las enormes dificultades de la educación a distancia. A la cabeza de esta labor monumental ha estado Esteban Moctezuma (66 años), el titular de la Secretaría de Educación Pública. Con el cubrebocas siempre en su rostro, el funcionario ha dirigido la implementación de medidas titánicas como el programa Aprende en Casa. No ha sido una tarea fácil, y la estrategia de la SEP ha presentado sus defectos, pero ante la misión primordial de salvar vidas sin que los estudiantes de México pierdan el año, el sistema ha perdurado.

FOTO: PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM

LOS PROFESIONALES DE LA SALUD

En septiembre fue publicada una escalofriante estadística de Amnistía Internacional. Más de 1,320 personas que se desempeñaban en el sector salud perdieron la vida como consecuencia directa de la lucha contra el COVID-19. Ningún otro país en el mundo había registrado un número mayor de defunciones entre su personal médico y de enfermería. Ante la aceleración de hospitalizaciones a final de año, sin duda la cifra de muertes en este rubro seguirá aumentando. La pérdida de una persona dedicada a la salud es sumamente lamentable, ¿pero más de mil? Esto es un auténtico desastre para la salud del país. Cuando un médico muere se esfuman miles de horas de estudio, de exámenes en la escuela de medicina, de todo lo aprendido en las horas de servicio y en las guardias. Un médico muerto ya no podrá salvar la vida de nadie ni estará dispuesto a atender emergencias en las horas muertas de la noche. Y a pesar de los enormes riesgos, de la falta de suministros y equipo de protección especial, de jornadas maratónicas en la cercanía de la muerte, de la tristeza por el deceso de sus compañeros, del estigma social por trabajar en un hospital covid, miles de hombres y mujeres en todo el país se siguen poniendo la bata, se despiden de sus familias, sin saber cómo van a regresar al final del día y se protegen lo mejor que pueden, no porque sean superheroes sino porque es su trabajo, es lo que estudiaron y es lo que saben hacer mejor que nadie. La deuda hasta ahora es imposible de calcular.

(AP Photo/Rebecca Blackwell, File)

(AP Photo/Marco Ugarte)

(AP Photo/Rebecca Blackwell)

POLÍTICA

ARTURO HERRERA

Cuando Carlos Urzúa dejó la Secretaría de Hacienda el año pasado, ¿habría alguien que en su sano juicio aceptara el puesto sabiendo lo que le esperaba en el 2020? Aunque ningún economista tiene una bola de cristal escondida en su armario, Arturo Herrera (53 años) es el hombre que estuvo al mando de la estrategia para lidiar con el impacto económico de la pandemia. Y su estrategia fue… seguir el rumbo. A la vez que se suspendían las actividades no esenciales por todo el país, se disparaban las cifras de desempleo y se desplomaba el Producto Interno Bruto, el gobierno de la 4T se aferró a su austeridad republicana, rechazando la idea de aumentar la deuda para distribuir estímulos económicos entre la población trabajadora, eliminando más de cien fideicomisos y chocando con la llamada Alianza Federalista sobre el pacto fiscal. El secretario presume que los sacrificios de los mexicanos han permitido que el país empiece a ver una recuperación económica con forma de ‘V’, y señala indicadores positivos como el tipo de cambio o la deuda pública, pero una segunda ola de covid en el invierno implicaría otro golpe severo al bolsillo de las familias mexicanas, ¿y quién sabe si haya espacio para más sacrificios?

FOTO:DANIEL AUGUSTO /CUARTOSCURO.COM

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Si bien es cierto que las crisis ofrecen oportunidades para que los jefes de Estado resalten por su liderazgo, difícilmente podría decirse que esta pandemia le vino “como anillo al dedo” al país. Después de más de 100 mil muertos (según cifras oficiales), decenas de miles de empresas en quiebra y 6 millones de trabajadores en el desempleo, la crisis sanitaria puso a México frente al peor panorama en lo que va del siglo, y vaya que ha sido un siglo XXI difícil, marcado por una espiral de violencia que vio más de 200 mil homicidios en la última década. No obstante, el presidente Andrés Manuel López Obradror (67 años) todavía goza de un nivel de aprobación bastante venturoso, que ronda el 60 por ciento; en efecto, la crisis de violencia y la captura del aparato del Estado por la corrupción fueron parte de la herencia de sexenios pasados, mientras que la pandemia ha sido una emergencia que tuvo su origen en el exterior, pero uno se tiene que preguntar en qué momento empezaremos a ver los resultados positivos de la Cuarta Transformación, sobre todo para los 52 millones de pobres más los 10 millones que se van a integrar a esta cifra en 2020 a causa de la pandemia.

(Hector Vivas/Getty Images)

ENRIQUE ALFARO

De los gobernadores de la llamada Alianza Federalista, Enrique Alfaro (47 años) es el que más se ha destacado en el escenario nacional de la política. Su gestión de la pandemia en Jalisco lo llevó a criticar con más dureza las medidas recomendadas por la Secretario de Salud federal, implementando un plan de mitigación más estricto, apoyado en la fuerza pública. Esto se prestó a diversos casos de abuso policial contra la población, como en el caso de Giovanni López, un residente de Ixtlahuacán que fue asesinado por policías municipales presuntamente por no usar cubrebocas. Al enterarse del caso, la indignación social desencadenó una ola de protestas en Guadalajara y en la Ciudad de México, las cuales se caracterizaron por encuentros violentos con las fuerzas del Estado. El gobernador de Jalico acusó a sus rivales políticos de movilizar a sus simpatizantes para generar caos en su entidad. Esta tensión con el Gobierno Federal y el partido Morena pasó de las calles a la política, cuando Enrique Alfaro y los otros gobernadores de los partidos de oposición formaron una alianza, justificando esta maniobra en la falta de recursos para combatir la pandemia. Aunque su amenaza de abandonar el pacto fiscal fue percibida como hipérbole, está claro que Enrique Alfaro y la Alianza Federalista están poniendo a prueba el alcance de su contrapeso al Gobierno Federal.

FOTO: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO.COM

MARIO DELGADO

Mario Delgado (48 años) se anotó el logro más importante de su trayectoria política cuando obtuvo la presidencia del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la vez que combatía los efectos del COVID-19. Luego de una conflictiva contienda con Porfirio Muñoz Ledo, la cual amenazó con profundizar las rupturas en el partido más grande del momento, Mario Delgado ahora encabeza la dirigencia de cara a las elecciones de 2021. Será un proceso de suma importancia para Morena; mientras los partidos de oposición intentan montar algo parecido a una resistencia, esta será la oportunidad para que la maquinaria morenista consolide su poder, no solo en la Cámara de Diputados, también en las 15 gubernaturas y 30 congresos locales que estarán en juego. Para el señor Delgado -cercano al grupo de Marcelo Ebrard- su gestión dictará el rumbo que tomará la Cuarta Transformación tras el sexenio de López Obrador.

FOTO: MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM

CLAUDIA SHEINBAUM

¿Cómo proteges a la Ciudad de México de una pandemia que es, al menos, diez veces más letal que la influenza? Esta fue la pregunta que se tuvo que hacer Claudia Sheinbaum (58 años) a la vez que miraba la catástrofe generada en Europa por el coronavirus. ¿Cómo transmitir la urgencia de la crisis a 8 millones de habitantes y 10 millones más que se trasladan de la zona conurbada a las 16 alcaldías? Antes de la emergencia sanitaria, la Jefa de Gobierno tenía en sus manos una ciudad sumergida en el caos por la crisis de violencia, numerosas manifestaciones públicas y la penetración cada vez más evidente del crimen organizado. Pero en marzo, la pandemia le cambió el rostro a la Ciudad de México, de una capital en movimiento a una capital en el silencio del confinamiento… al menos por unos meses. Ya para el verano, la doctora Sheinbaum tenía en sus manos la reanudación de la crisis de violencia, acentuada por un atentado contra su jefe de policía, el regreso de las manifestaciones, con feministas por un lado y FRENAAA por el otro (por solo mencionar las dos movilizaciones de mayor voz), pero encima de la inestabilidad social, una pandemia interminable que sigue acumulando desempleados y negocios cerrados por doquier. Es una maravilla que a pesar de todo esto, los trenes sigan saliendo a tiempo.

(Manuel Velasquez/Getty Images)

SOCIEDAD

LAS MADRES DE VÍCTIMAS DE FEMINICIDIO

El movimiento feminista tuvo otro año de amplia visibilidad en su combate contra la violencia de género. “Las 10 víctimas de feminicidio al día en México” fue uno de los principales gritos de lucha en las calles, y este hartazgo cobró mayor relevancia con el Paro Nacional de Mujeres del 9 de marzo, un evento a gran escala sin precedentes en la historia de la protesta social en el país. Aunque la pandemia interrumpió el reclamo de las marchas, las causas adquirieron mayor urgencia: durante el confinamiento, los casos de violencia intrafamiliar se habían disparado. La sordera de las autoridades ante la emergencia detonó la furia de grupos activistas, lo que derivó en la toma de la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos a inicios de septiembre. Integrada por varias madres de víctimas de feminicidio, entre estas Yesenia Zamudio y Erika Martínez, las ‘okupas’ hicieron ruido en medios nacionales por la vejación de los retratos de figuras históricas y la exhibición de comida gourmet en el comedor del personal burocrático. El gobierno ha respondido a nivel federal y local con medidas como la alerta de género o la aprobación de la Ley Olimpia, pero esta claro que todas estas nuevas medidas, por más loables que sean, no podrán hacer mucho para frenar las manifestaciones mientras se sigan reportando casos de mujeres asesinadas.

FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM

EMILIO LOZOYA AUSTIN

Los últimos meses estuvieron marcados por las detenciones de exfuncionarios de alto rango, la mayor parte en el extranjero. Genaro García Luna en diciembre de 2019, César Duarte en julio, Salvador Cienfuegos en noviembre… cada uno de estos casos ha visto sus particulares vicisitudes, pero ninguno ha generado el mismo nivel de ramificaciones políticas como el de Emilio Lozoya Austin (45 años). El exdirector de Pemex durante el sexenio de Enrique Peña Nieto fue detenido en España en febrero. Tras un largo proceso que terminó en la extradición a México, Lozoya selló un pacto con las autoridades mexicanas. Acto seguido, las declaraciones del detenido se volvieron el tema de conversación preferido de las conferencias mañaneras. Desde las investigaciones de Odebrecht a las presuntas maquinaciones detrás del Pacto por México, varios figuras del pasado se vieron salpicadas por las palabras del nuevo testigo colaborador de la FGR. Lozoya se había convertido en el principal alfil del presidente López Obrador para cumplir su promesa de combatir la corrupción, pero los aludidos respondieron, ya sea con amparos o con sus propios videos, enlodando el terreno en la opinión pública.

FOTO: PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM

EL CJNG

Aunque la cifra de homicidios dolosos vio un ligero descenso en los últimos meses (causa indirecta de la pandemia y el confinamiento), la crisis de violencia en el país está todavía muy lejos de desaparecer. Entre las entidades más afectadas por las operaciones del crimen organizado resalta Guanajuato, Baja California, Estado de México, Chihuahua, Jalisco y Michoacán, donde se concentra el 52 por ciento de homicidios. esto se debe al dominio que el Cártel Jalisco Nueva Generación busca imponer en las rutas del narcotráfico y en el control de huachicoleo, entre otros terrenos. En la lucha contra cárteles rivales como el de Santa Rosa de Lima, el CJNG buscó conquistar terreno con relativo éxito. Encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes, alias ‘el Mencho’, esta organización delicitiva se mostró dispuesta a mover sus piezas contra las autoridades judiciales, ilustrado por el atentado en junio contra Omar García Harfuch. Aunque el jefe de la policía capitalina pudo escapar con vida de la emboscada, está claro que hay que tomar en serio las intenciones del CJNG.

FOTO: CORTESÍA/SSC/CUARTOSCURO.COM

EL FRENAAA

En la segunda mitad del año cierto fenómeno social caracterizado por el rechazo al presidente López Obrador adquirió la forma de una organización algo peculiar: el Frente Nacional Anti-AMLO. Nadie sabe a ciencia cierta cuáles son sus posturas políticas, ni siquiera parece haber un consenso acerca de cuántas ‘A’s deben llevar sus siglas. Su única meta es que quieren a López Obrador fuera de Palacio Nacional. ¿Por qué? Según las pancartas en sus vistosas tiendas de campaña, el presidente de México es un comunista anti-católico que nos va a llevar a la quiebra, o algo por el estilo. Fundada por Gilberto Lozano y otros empresarios unidos en su oposición a la Cuarta Transformación, el FRENA ha demostrado que cuenta con los recursos para movilizar a miles de personas y montar plantones por varias semanas en la plancha del Zócalo. Sin duda hacen mucho ruido y el presidente parece disfrutar el performance (no tanto la Jefa de Gobierno), pero queda ver si la obra tiene algo de sustancia.

FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

LOS PADRES DE NIÑOS CON CÁNCER

Aunque parecía que la pandemia de covid iba a opacar los otros problemas urgentes en temas de salud, los padres de niños con cáncer supieron aprovechar los tiempos para alzar la voz y hacer que su reclamo tuviera mayor resonancia. Desde hace más de dos años, estas familias desesperadas han denunciado la falta de medicamentos en hospitales que atienden a sus hijos. Sus tácticas para generar conciencia son muchas: bloqueos en las calles, entrevistas en medios de comunicación, campañas en redes sociales, recabar firmas de la ciudadanía y claro, llevar su reclamo a las puertas de las autoridades. Lo que buscan es garantizar el abasto de medicamentos oncológicos, pero en el camino se han topado con los baches de la política mexicana. Israel Rivas, vocero del Movimiento Nacional por la Salud, Papás de niños con cáncer, alertó que estos constantes tropiezos en la regularización del abasto podría afectar a más de 20 mil niños que viven en el país con cáncer, pero los tiempos de la política tienden a ser lentos, demasiado lentos, y el tiempo es un privilegio del cual estos pacientes no gozan.

FOTO: CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM

Te recomendamos:

Las figuras que (para bien o para mal) marcaron a México en 2019
Las figuras que (para bien o para mal) marcaron a México en 2018
Las figuras que (para bien o para mal) marcaron a México en 2017

Imagen destacada: Andrés Manuel López Obrador, Hugo López-Gatell, Arturo Herrera (vía Cuartoscuro.com)

Autor:
Javier Carbajal Doxálogo