Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

CAMBIAR PARA SEGUIR SIENDO

Para cambiar hace falta la disposición de hacerlo. Gerardo Juárez, Bola, escribe sobre este tema.
enero 3, 2019

Nacemos y crecemos en entornos que nos condicionan, y salvo raras excepciones, gran parte de lo que piensas de ti mismo, del mundo y como actúas en él, te fue inculcado desde niño. La mayoría de esas ideas que persigues y defiendes a capa y espada, no son producto de tu reflexión, las defiendes porque te han hecho pensar que “tu ser” o tu “esencia” está atado con esas ideas que te fueron inculcadas, y los defiendes porque piensas que en caso de cambiarlas transgredes la idea que tienes de ti mismo. Por ejemplo: tu nacionalidad (ya se que piensas que esto de la nacionalidad no, pero imagina que mañana Kazajistán invade México, pues ya no serías mexicano, serías kazajo, pero lo real es que eres humano, eso si nadie te lo quita ni lo interpreta, lo otro sí, la nacionalidad es una ficción jurídica), la clase social a la que perteneces, tu visión política, tu religión, tu equipo de futbol, tu profesión, hasta tu preferencia sexual… etc…

LEE TAMBIÉN:

De Cuates

Bueno, pues nade de eso eres, y ¿sabes por qué no? Porque si cambias todo lo de arriba, sigues siendo tú, y ahí quería llegar.

La única manera de avanzar o mejorar consiste en estar dispuestos a cambiar. Esa disposición o posibilidad latente de cambio es la que nos hace levantar la mirada, estar atentos y buscar nuevos horizontes, está en nuestro ADN, fuimos muchísimo mas tiempo nómadas que sedentarios y eso nos hizo recorrer prácticamente todo el planeta como especie, cambiar de entorno por completo, no así las civilizaciones que se asentaron en el mismo lugar hasta por miles de años.

Aldeanos Inuit. Alaska, circa 1930. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

Para estar dispuestos a cambiar necesitamos ser flexibles y creativos permanentemente, entonces la actualización no será difícil de asimilar. Cambiar para avanzar, para mejorar la situación en la que nos encontramos, me hizo recordar el maravilloso libro de Paulo Freire Pedagogía del Oprimido en donde establece los requisitos e inigualables cualidades del diálogo para poder mejorar como especie, siendo el más importante de los requisitos el estar dispuesto a cambiar de opinión, constantemente, no por reflejo estéril sino producto de profundas y reflexivas convicciones compartidas, es a eso lo que debe de aspirar la educación.

Freire, dice que al diálogo hay que llegar con varias cosas bajo el brazo. Primero, es necesario tener un genuino amor por la humanidad y adherida a ella la humildad, si no se llega al diálogo con esto bajo el brazo, pues no podrás pasar de tus narizotas. Segundo, hay que leer, preguntar, vivir, estudiar los procesos humanos, tener capacidad de análisis, lo que él llama curiosidad epistemológica. Y por último, y más importante, tener claro que después de ese diálogo, quizás cambies de nuevo y para siempre. Por supuesto que son mucho más enunciados los de Freire y de un valor incalculable, pero para eso los invito a que lo lean.

Hace unos años, tuve la oportunidad de estar en la Mixteca Alta, en el pueblo de Ixpantepec Nieves, Oaxaca, durante el desarrollo de un documental acerca de la vida de Angelina Trujillo, una mujer excepcional que es ejemplo de cambio para buscarse a ella misma, pero de eso luego les contaré. La cosa es que pudimos entrevistar a la madrina de Angelina, quien tenía en ese entonces 95 años de edad, con un estado de salud excepcional, experta en medicina ancestral mixteca, con un carácter y una sonrisa deslumbrantes. En un momento de la entrevista le preguntamos que si podría decirnos cual era su secreto para conservarse de esa manera y estar tan plena ante la vida a pesar de sus 95 años, y nos respondió: “Sí, darle vuelta a los frijolitos” en ese momento no me quedó claro lo que nos quiso decir, pero Angelina me lo explicó con gran claridad, me dijo que su madrina en esa frase sintetizó que no obstante que tengas poco o casi nada en la vida, siempre hay margen de maniobra para la creatividad, para ser flexibles, para cocinar frijoles diariamente pero de diferente manera.

Marzo 5, 2013 en Nogales, Mexico.

México necesita mas que nunca de dialogo fecundo, de alto vuelo y calado, no diálogos estériles y monológicos y esa palabra es el antídoto para vencer los retos que se avecinan. Tenemos que tener muy claro qué reflexionar, pensar y no repetir por repetir, reconsiderar, y cambiar el rumbo, es lo que nos va a permitir salir y en el menor tiempo posible del atolladero en el que se encuentra México.

Observa como muchos personajes en el poder defienden sus ideas, a pesar de los pésimos y obvios resultados, y esto es porque de niños no les enseñaron a reconsiderar, ellos siguen pensando que si cambian de opinión frente a los demás se desvanecen o desaparecen y muy por el contrario, queremos ver mas gente en el poder y sobre todo dentro de la sociedad civil que esté dispuesta al cambio, que reconsidere y siga adelante.

“Y esos niños en los cuales escupes
Cuando ellos tratan de cambiar sus mundos
Son inmunes a tus consultas
Son completamente conscientes de lo que están pasando

Cambios (Volteo y enfrento lo desconocido)
Cambios”

David Bowie – Cambios 🙂

Autor:
Gerardo Juárez “Bola” Licenciado en Derecho por la UNAM y litigante en materia civil por mas de 15 años, Obtuvo el grado de Maestro de Artes y Ciencias Libres por la Universidad de California con sede en San Diego (SDSU), productor de contenidos audiovisuales en México, España, Uruguay y EUA. Socio fundador de blindspot.tv y mextasyfilms.com