25 mejores discos de la década

Los mejores discos de la década: los principales artistas y su música del periodo 2010-2019.
diciembre 6, 2019

Te presentamos a continuación nuestra lista con los mejores álbumes de la década.

Consulta aquí el Almanaque 2010-2019 de Noticieros Televisa

25. Random Access Memories – Daft Punk

El disco más humano de Daft Punk es también el que más extendió el concepto humanoide y computacional del proyecto de Guy-Manuel de Homem-Christo y de Thomas Bangalter. Esta oda ficcional a la nostalgia y al futurismo es el punto más alto de la ciencia ficción: lo humano.

24. A Crow Looked at Me – Mount Eerie

Mount Eerie compuso, produjo y mezcló este álbum en la soledad de la habitación que compartió con su esposa antes de que muriera de cáncer. Es posible que no exista un álbum igual de cercano e igual de doloroso como este, que rememora y crea desde el mismo lugar de la tragedia, con los sonidos y los ecos del tiempo que ya no fue.

23. Plastic Beach – Gorillaz

Gorillaz extendió su concepto al desecho y al pop más puro en este álbum, en el que la experimentación de géneros y sonidos, dejando un poco de lado el hip hop, desembocó en una fantasía colapsante de basura y realidad.

22. Vibras – J Balvin

El reggaetón es lo que es gracias a J Balvin, que supo integrar su propio género con la estructuras pop más vanguardistas y recuperando siempre las tradiciones sonoras del caribe y de América Latina con una identidad concreta asentada en su realidad y su contexto particular. Este álbum es un retrato de la época.

21. Days Are Gone – Haim

Las hermanas Haim son una máquina pop de letras sinceras, poderosas y cercanas, con un fondo musical hecho para ser repetido en loop hasta el cansancio. Days Are Gone es el reflejo de una juventud ansiosa de nostalgia y enferma de un pasado inaprendido.

20. Contra – Vampire Weekend

La capacidad creativa de Ezra Koening está presente en su totalidad en este álbum, que se sirvió de un espacio libre y divertido para crear desde el fracaso y no desde la paciencia intelectual. Contra es el genio más genuino de una banda perfeccionista y revolucionaria.

19. Carrie & Lowell – Sufjan Stevens

La belleza de los paisajes sonoros de Sufjan Stevens encuentra en Carrie & Lowell un prisma que otorga el trauma. La muerte, así como sus implicaciones metafísicas y reales, en los vivos que la experimentan en cuerpo ajeno, alcanzan su punto máximo para recordar que la comunión y la empatía es lo que permite seguir la vida cuando esta acaba con cada vida que se apaga.

18. Red – Taylor Swift

Red es el punto de quiebre en la carrera de Taylor Swift. En este, su composición lírica es tan grandiosa como atropellada, con poesía amateur repleta de sentido generacional y desprovista de técnica y academicismo. La música, por su parte, es un antes y un después para la música pop, marcando la pauta para lo que hoy escuchamos y conocemos como popular.

17. Are We There – Sharon Van Etten

Sharon Van Etten es una cantante prolífica y llena de emotividad. Are We There es la muestra vocal de la desesperación y el fracaso experimentado en las relaciones personales, las mismas que expresa con la belleza de la derrota en paisajes sombríos llenos de pianos y claroscuros contrastados de un rango vocal sobrehumano.

16. Channel Orange – Frank Ocean

Frank Ocean es el músico más innovador y más revolucionario de su generación Channel Orange, su debut como solista, encarna todo lo que una generación tiene para decir, entre excesos, abusos y traumas, pero también compañerismo, amor y felicidad.

17. LP1 – FKA twigs

No hay forma de categorizar a FKA twigs. Su álbum debut fue un monumento a la experimentación sonora y a los riegos de producción cuando todo el mundo se empeñaba por ver al pop como un arte desperdiciado en la radio y las listas de popularidad. LP1 es una obra sincera y refrescante para una década que antes de ella se sentía ya perdida.

16. Reflektor – Arcade Fire

El concepto de Arcade Fire derivó hacia lo electrónico cuando concentraron sus fuerzas en construir una narrativa compleja a través del sonido y de la lírica. Reflektor es una obra que se responde a sí misma con un reflejo estimulante y crítptico sobre una tragedia moderna consumada en “Awful Sound”.

15. Lemonade – Beyoncé

La gira de la humillación de Jay Z vino después de un monumental regreso de Beyoncé con Lemonade, su álbum más arriesgado y logrado. En este, da un repaso completo por la historia de la música negra para gritarle al mundo entero que, además de ser afrodescendiente, es una mujer y que eso, en este mundo, es algo muy jodido si no te llamas Beyoncé.

14. Puberty 2 – Mitski

El cuarto álbum de Mitski fue una avalancha furiosa de canciones confesionales poderosas y empáticas. Puberty 2 es uno de los álbumes con mayor grado de complejidad lírico de esta década, que además se complementa con una composición hecha a la antigua, como si se tratara de algo hecho a mano, de manera artesanal, para contar lo que sucede dentro desde la sinceridad de una alcoba, no desde lo plástico y frívolo de un gran estudio de grabación.

13. The Money Store – Death Grips

La obra más revolucionaria de Death Grips está entre un franco error y el logro impredecible del ambiente caótico de este álbum. La capacidad de samplear y utilizar recursos poco convencionales traduce la furia y el caos en un sinfín de emociones catárticas.

12. Joy as an Act of Resistance – IDLES

La generación perdida y sin futuro está viviendo su propio presente heredado y, como reza el título de este álbum, la felicidad es un acto de resistencia. IDLES revisa la furia de toda una generación pero cuestiona esta misma en sus conductas más nocivas como el machismo, la xenofobia y la pobreza.

11. CALIGULA – Lingua Ignota

Las experiencias de supervivencia de la víctimas de violencia doméstica son desconocidas, pero Lingua Ignota les da voz en un álbum que también grita y reclama a quienes hay que hacerlo: a los hombres y a la religión, que les han dado un lugar en las sombras, donde, definitivamente no pertenecen.

10. Love & Hate – Michael Kiwanuka

Michael Kiwanuka expresó todo lo que es ser una persona negra en un mundo blanco en este álbum, que recupera la cultura negra y sus experiencias para plasmarlas a través de su música, que ha demostrado ser atemporal e inmortal.

9. El Mal Querer – Rosalía

El proyecto de tesis de Rosalía terminó siendo uno de los productos más redituables de los últimos años, pero no deja de ser un estudio interesantísimo del flamenco, sus palos y jaleos, así como sus posibilidades sonoras junto a una narrativa literaria de la dramaturgia andaluza del siglo XV.

8. 22 A Million – Bon Iver

La soledad de Justin Vernon, así como sus problemas personales, lograron consumar una obra que es un auténtico relato épico de la caída al inframundo para regresar al mundo mortal. La experimentación de este álbum, entre sus elementos orgánicos y su plasticidad electrónica, le valen ser una de las referencias más utilizadas en la actualidad en cualquier género.

7. A Seat At The Table – Solange

El R&B está contenido por completo en esta obra que recupera el costumbrismo y los elementos más comunes de lo que identifica a la música que, en su momento, fue considerada “de negros”, antes que ser simplemente música.

6. Emotion – Carly Rae Jepsen

Aunque no tenga el reconocimiento suficiente, Emotion cambió el juego y enseñó cómo es que dos tiempos históricos en la música funcionan en comunión. Al mismo tiempo, ha conseguido hacer una cuasi-religión alrededor de su forma particular de integrar sus líricas y su música, que brilla por su complejidad armónica y su simplicidad de escucha.

5. Skelleton Tree – Nick Cave & The Bad Seeds

La muerte de un hijo y el camino en picada que supone eso hizo que Nick Cave expresara su dolor através de un álbum que cuestiona la muerte misma y reclama, constantemente, a la mente perturbada de quienes tienen que vivir la muerte en vida.

4.Melodrama – Lorde

El regreso de Lorde fue todo lo que se esperaba de ella y más. No hay duda de por qué David Bowie veía en ella el futuro de la música. Melodrama es un compendio de canciones que retan al modelo actual de hacer música, al mismo tiempo que busca conectar con las sensaciones de su tiempo con una producción vanguardista que privilegia la voz sobre cualquier otra cosa.

3. Blonde – Frank Ocean

Frank Ocean consiguió un regreso exitoso al presentar Blonde como algo que no era una continuacion a Channel Orange. Este es, todo el tiempo, una pregunta que se extiende por las formas en que se vive la actualidad en que no existe certeza de nada y los mundos físicos y digitales se diluyen entre sí.

2. Haru To Syura – Haru Nemuri

Posiblemente sea el álbum más arriesgado de la década y del siglo que corre. La japonesa Haru Nemuri consiguió una combinación exquisita de rock, la tradición electrónica del undeground japonés y el j-pop en comunión con shoegaze y hip-hop, al mismo tiempo que su voz está más cerca del rap o de la poesía declamada que cualquier otra cosa. Este álbum es un manifiesto de la juventud japonesa ante las desgracias que generaciones pasadas les han dejado, pero también un reclamo contra la naturaleza humana.

1. To Pimp A Butterfly – Kendrick Lamar

Kendrick Lamar no tiene comparación a la hora de escribir y se deja claro en este álbum, que explora toda una historia de racismo y segregación que no se ha detenido a pesar del paso del tiempo y de las políticas públicas, los partidos “progresistas” o los presidentes negros. Los ghettos viven en blanco y negro, detenidos en el tiempo, pero resistiendo y encontrando sus propias maneras de vivir, que constantemente son arrebatadas para ser comerciadas bajo un sello democrático o de falsa tolerancia.

Lamar recorre una historia de lucha musical, expresada en las calles, en clubes de blues o entre pandilleros que solo necesitan una palabra para matar al otro, que al igual que ellos, solo busca sobrevivir un día más.

Autor:
Freddy Campos Periodista apócrifx. Todavía no lo suficientemente viejx para morir joven.