Serpiente bebé permaneció intacta 100 millones de años en ámbar

serpiente-bebe-permanecio-intacta-100-millones-anos-ambar-prehistoria

La serpiente atrapada en ámbar hace casi 100 millones de años, es una postal del pasado (Twitter).

Serpiente bebé permaneció intacta casi 100 millones de años en ámbar. Su descubrimiento permite echar un vistazo al pasado.

Encuentran a la rana más antigua del mundo atrapada en ámbar

Lida Xing, paleontóloga china, y Michael Caldwell, paleontólogo especializado en serpientes prehistóricas de la Universidad de Alberta, anunciaron el fascinante descubrimiento de la primera serpiente bebé fosilizada en ámbar.

Su hallazgo permitirá conocer claves fundamentales sobre la evolución de las serpientes pues el ejemplar hallado en esa sustancia cristalina tiene una edad aproximada de 99 millones de años.

Debido a la excelente condición en la que se halló al reptil prehistórico, los paleontólogos han logrado estimar su edad al momento de verse atrapado en la resina de un árbol.

serpiente-bebe-permanecio-intacta-100-millones-anos-ambar-prehistoria
La serpiente atrapada en ámbar hace casi 100 millones de años, es una postal del pasado (Twitter).

La serpiente atrapada en ámbar hace casi 100 millones de años, es una postal del pasado (Twitter).

Al estudiar el estado de desarrollo de la médula espinal, se dedujo que se trata de una serpiente bebé o recién nacida, y debido a que el ámbar solo atrapó la mitad inferior de su cuerpo, los antiguos propietarios del ejemplar prehistórico pensaron que se trataba de un ciempiés y no de un reptil que vivió hace casi 100 millones de años.

Los detalles del descubrimiento se publicaron en la revista científica Science Advances, donde en un artículo se describieron diversas teorías sobre cómo la especie a la que perteneció esta serpiente, se pudo haber diseminado por el mundo.

La serpiente fue atrapada junto con plantas, cucharachas e insectos prehistóricos que permanecen en ámbar como una postal de un pasado accesible para los humanos solo a través de sus fósiles.

Debido a la fauna y flora que se encontró junto al reptil, los especialistas dedujeron que esta era una especie que se movía en los bosques de Asia.

De acuerdo al artículo publicado en la revista científica, el hallazgo se produjo en uno de los lugares más insospechados para la paleontología: un mercado de pulgas de Birmania en el que un mercader aseguró que el pedazo de ámbar había pasado por las manos de un centenar de personas que pensaron que se trataba de una pieza sin valor alguno.

CARGANDO...