¿Por qué hay pleito entre Donald Trump y la Selección Femenil de futbol de Estados Unidos?

La capitán del equipo, Megan Rapinoe, dijo que no irían a la Casa Blanca si llegan a ganar la Copa del Mundo
(AP Photo/Alessandra Tarantino)

El próximo domingo, 6 de julio, se llevará a cabo la final de la Copa Mundial Femenina de Fútbol entre Estados Unidos y Países Bajos. Mientras el equipo holandés se prepara para jugar su primera final en la historia de este torneo, la selección de Estados Unidos intentará también enfocarse en la meta, si es que no se deja distraer por las riñas políticas con Donald Trump y sus seguidores.

Te recomendamos: Trump se compromete a curar el cáncer, erradicar el sida y llegar a Marte si votan por él

El pleito inició cuando en junio se viralizó un video que muestra a Megan Rapinoe, co-capitana de la selección estadounidense, responder a la pregunta de un periodista. “¿Estás emocionada por ir a la Casa Blanca?” A lo que ella respondió:

No voy a ir a la pinche Casa Blanca. No, no voy a ir a la Casa Blanca. No nos van a invitar. Lo dudo.

La mediocampista de 33 años de edad se ha distinguido en la edición actual de la Copa del Mundo por sus 5 goles, su liderazgo en la cancha, su cabello teñido de violeta y su activismo a favor de la comunidad LGBT. También es una fuerte opositora del gobierno de Donald Trump.

En una entrevista reciente para Sports Illustrated, la futbolista dijo:

No voy a fingir codearme con el presidente, quien evidentemente está en contra de tantas cosas que yo defiendo y de tantas cosas que soy en realidad.

Cuando su postura crítica contra el gobierno llegó a los oídos del presidente Trump, éste se lanzó a Twitter para publicar una diatriba contra Rapinoe por su falta de respeto a los símbolos patrios que ella porta en su camiseta.

El 26 de junio, a dos días de los cuartos de final contra Francia, el presidente escribió el siguiente mensaje ligeramente incoherente:

La jugadora de soccer, @mPinoe, acaba de declarar que ella “no iría a la p…che Casa Blanca si ganamos”. Aparte de la NBA, la cual se niega a decirles dueños a los dueños (por favor, explíquenles que acabo de aprobar una reforma a la justicia criminal, el desempleo entre negros está a su nivel más bajo en la historia de nuestro país y el índice de pobreza está a su mejor nivel desde siempre.)

A las ligas y los equipos les encanta venir a la Casa Blanca. Soy un gran admirador del equipo americano, y del soccer femenil, pero Megan debería GANAR primero antes de HABLAR. Termina el trabajo. Aún no hemos invitado a Megan o al equipo, pero ahora estoy invitando al EQUIPO, ganen o pierdan.

Megan nunca debe de faltarle el respeto a nuestro país, a la Casa Blanca, o a nuestra bandera, especialmente por todo lo que se ha hecho por ella y el equipo. Sé orgullosa de la bandera que portas. Los Estados Unidos lo están haciendo GENIAL.

El polémico tuit del presidente desató una reacción explosiva de atención popular y mediática en contra de la Selección Femenil de Futbol, incluyendo una ola de seguidores de Trump que insultaron y se burlaron de Rapinoe en redes sociales.

Por supuesto, esta no es la primera vez que el presidente de Estados Unidos critica a un deportista por tomar una postura política, particularmente aquellos que pertenecen a una minoría, como los jugadores de la NFL y la NBA que se hincaban cada que se entonaba el himno nacional.

Ante el abuso verbal de los trolls y las críticas de los líderes de opinión en los medios de comunicación, las jugadoras de la Selección, incluyendo Alex Morgan y Ali Krieger, salieron en defensa de su compañera, primero en Twitter y luego en la cancha, ganando los juegos contra Francia e Inglaterra.

Incluso Sue Bird, la pareja de Rapinoe y basquetbolista de la WNBA, escribió una columna-editorial para respaldar a la futbolista, que en estos días está “operando a su máximo nivel en el mayor de los escenarios”:

¿Qué hace el presidente de los Estados Unidos reaccionando como adolescente en contra de tu novia? Bueno… es muy raro. Tuve una reacción normal: me asusté un poco. Hay algo que tienen que saber: nuestras inclinaciones políticas son similares, pero no nuestra forma de externarlas. Después de ganar el título de la WNBA la temporada pasada, no había forma de fuéramos a la (pinche) Casa Blanca.

Hace unos días, Rapinoe dijo en conferencia de prensa que no se arrepiente de sus palabras, salvo del uso de una palabra altisonante. “Mi mamá hubiera estado molesta con eso,” bromeó ante los medios.

(AP Photo/Carolyn Kaster)

Hace cuatro años, Rapinoe y muchas de sus compañeras celebraron en la Casa Blanca el tercer triunfo de la Selección Femenil en la Copa del Mundo. En aquel entonces, el presidente todavía era Barack Obama. ¿Será que el equipo acepte la invitación de Trump, “ganen o pierdan”?

Por si fuera poco, esta no es la única batalla que enfrenta la Selección Femenil de Estados Unidos fuera de la cancha. A pocos meses del inicio de la Copa del Mundo, las seleccionadas interpusieron una demanda contra la Federación de Fútbol de los Estados Unidos por diferencia salarial de género.

A pesar de que la selección femenil es más popular y ha tenido más éxito en torneos internacionales que la selección varonil de Estados Unidos, un jugador hombre puede ganar hasta el doble que una estrella del futbol femenino.