Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Ante la ausencia de turistas, Bacalar recupera su belleza natural

El agua en la laguna aumentó a niveles que no se habían visto en veinte años
La laguna de los Siete Colores (FOTO: MARCO POLO GUZMÁN/CUARTOSCURO.COM)

Luego de que fuera restringido el acceso al ‘pueblo mágico’ de Bacalar, Quintana Roo, para evitar la propagación de coronavirus/COVID-19, el ecosistema de la laguna ha recuperado la belleza natural que había distinguido a este destino previo a la explosión turística de los últimos años.

Te recomendamos: ¿Hay un tucán libre sobrevolando las calles de la Ciudad de México?

Nuevas imágenes compartidas en redes sociales muestran el aumento del nivel del agua en Bacalar, así como la recuperación de los “siete colores” que caracterizaban a sus cenotes y su laguna, sumado a los frecuentes avistamientos de animales.

“Hemos visto síntomas de un ambiente más sano, puesto que hay avistamiento de fauna más recurrente, sobre todo en la parte costera y de las islas,” dijo Jessica Osorio Miranda, representante de la Asociación Civil Programa de Gestión Común y uso Público de la Laguna a Uno.

“Podemos ver especies que antes era más difícil que pudieran estar en estas zonas, también más reptiles, todas las especies están regresando un poco a su hábitat; el agua se ve mucho más clara”.

Aunque la zona ha recuperado su belleza a causa de la ausencia de visitantes, ruido y embarcaciones, la zona ha resentido el impacto económico correspondiente a la caída en turismo. Una vez que se reanuden las operaciones, Osorio Miranda hizo un llamado a las autoridades locales para que haya un mejor equilibrio entre las actividades turísticas y la protección ambiental.

“Anteriormente, la gente comenta que la incidencia de turismo era muy baja, y alrededor de hace dos años, el crecimiento exponencial fue del 200 por ciento, fue demasiado acelerado para la capacidad de carga que tiene la laguna, puesto que es un cuerpo de agua grande, pero es muy particular, entonces muy frágil”.

En los últimos dos años, Bacalar ha visto un disparo en el interés de parte del turismo extranjero, y su popularidad tiene un potencial mayor al tomar en cuenta que uno de las paradas del Tren Maya será este paraíso tropical.