Game-of-thrones-Final-Noticieros-Televisa

Game of Thrones y el inesperado destino de la perfección

Después del capítulo final de Game of Thrones los fans guardaron un silencio más aterrador que la propia llegada de los caminantes blancos a Winterfell. El esperado final de la serie de televisión más importante de la última década, fue nada más que el colofón de una decepcionante octava temporada.

"The Spoils of War", Temporada 7 - Episodio 4. (Creative Commons)
“The Spoils of War”, Temporada 7 – Episodio 4. (Creative Commons)

¿Demasiado perfecto puede ser peligroso?

No somos los únicos que creemos esto. Hoy la articulista Les Akieh publica en Milenio una reflexión que encarna el sentir de gran parte del fandom de GoT.

El desenlace de personajes con los que vibramos durante los nueve años que duró la serie fue para muchos, indignante, al punto que un millón de seguidores firmó una petición para que la última temporada se volviera a grabar.

Podríamos decir que el final fue injusto, pero no con los personajes ni con los fans, sino con la propia historia.

Y es que posiblemente, como escribe Les Akieh, los seguidores de GoT nos hicimos demasiado exigentes y no fue nuestra culpa, sino la de un guión impecable, una producción que en cada temporada nos entregaba una trama bien estructurada y personajes cada vez más complejos.

La separación de George R.R Martin del guión televisivo marcó un parteaguas, pues su historia contada en Canción de hielo y fuego se vio rebasada por la que se interpretaba a la par en televisión.

George-Martin-escritor-Game-of-Thrones
George R. R. Martin, ganador del Emmy a Mejor serie dramática, 2018 (Getty Images)

George R.R Martin, escritor del libro Canción de hielo y fuego

Martin se distanció de la serie para poder terminar su saga con un libro digno de la historia, y a su vez, hizo que el guion final de GoT recayera en las manos de David Benioff y D. B. Weiss.

La narrativa prácticamente se redujo a las mismas cenizas que dejó Daenerys en King’s Landing cuando pasó de Rompedora de cadenas a Mad Queen, y sus dragones, de seres indestructibles a vulnerables mascotas.

Sobre este punto, Slavoj Zizek escribe en The Independent que el rol de las mujeres en la serie no pudo dar ese golpe de autoridad, y personajes como Arya, Sansa, Cersei y la misma Dany, terminaron por ceder a los personajes masculinos las posiciones conseguidas en las siete temporadas anteriores.

Pensémoslo así: Arya pasó de la heroína que convirtió al Rey de la noche en cubitos de hielo, a una joven que solo busca la forma de sobrevivir al fuego avasallador de Drogon; Sansa cedió en su lucha por el trono y se conformó con la idea de ser la Reina, pero solo del norte; la vileza de Cersei tuvo su castigo en la muerte despiadada de sus hijos, mas no en la forma gentil en que ella deja la serie.

Juego-De-Tronos-Trono-Game-Of-Thrones
The Iron Throne. (Foto: Klapi https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Klapi )

Juego-De-Tronos-Trono-Game-Of-Thrones

Zizek también analiza las similitudes que hay entre quienes toman decisiones en la actualidad y lo que pasa en la serie, pues al final, son hombres nórdicos blancos quienes deciden quién será el nuevo rey, mientras quedan relegados los que buscaban nuevas oportunidades para todos. Es decir, al final, todo vuelve a la normalidad, y el héroe y sacrificado es un hombre que decide “liberar” a una mujer de sí misma.

El amor es la muerte del deber
– Maester Aemon

Ahora, imaginen gastar 15 millones de dólares en un solo capítulo. Hay producciones con un presupuesto similar por temporada. Pero GoT fue diferente desde el inicio. Las locaciones, vestuario, personajes, maquillaje, efectos… todo fue plausible, pero ni el dinero de los Lannister o el ejército de la Compañía Dorada habría ayudado a los productores a dejar satisfechos a sus fans.

Por eso retomamos el texto de Les Akieh, porque al final nos quedamos con Bran El roto, un Rey improvisado que no peleó una batalla y que siempre dependió de otros para sobrevivir, pero significativamente, fue el primero elegido por hombres y mujeres (de su familia) y no por la conquista.

Eso fue Game of Thrones, una consecución de episodios inesperados, de muertes insospechadas y traiciones imprevisibles.

If you think this has a happy ending, you haven’t been paying attention – Ramsay Bolton

Aunque el final dividió a la audiencia, debemos reconocer que la serie nos regaló una de las mejores producciones en la historia de la televisión.

comentarios