Tres mamás que desafían estereotipos y patean traseros

En el cine y la televisión existen enormes figuras maternales. Desde Ellen Ripley en Aliens, Daenerys Targaryen en Game of Thrones y la madre adoptiva de Superman hasta llegar a la gran Sarah Connor de Terminator. En esta ocasión, para celebrar a las madres ficticias que más nos han inspirado, escogimos a tres figuras inesperadas que cambiaron estereotipos. Aguerridas, independientes y letales, estas tres madres son una bocanada de aire fresco en un mar de estereotipos.

Jessica Jones

Bajo el título de Alias en el 2001 y de la mano de  Michael  Bendis y Michael Gaydos, nace Jessica Jones, una superheroína imperfecta que revoluciono las historias de Marvel en la primera década del 2000.

Jones se nos presentaba como una investigadora privada que buceaba en las cloacas del Universo Marvel, revelando el lado más sórdido de Spider-Man, Los Vengadores y la Patrulla-X.

Jessica obtiene sus poderes en un accidente de carro que sufre con su familia. En el percance, chocaron con un camión que transportaba material radioactivo, su familia muere pero ella obtiene super poderes (como fuerza sobrenatural, vuelo y enorme capacidad de cinismo).

En la historia de Jessica Jones se desarrolla de manera explicita la violencia, las relaciones entre personas, el alcoholismo, las relaciones familiares disfuncionales, la percepción pública de los superhéroes a pie de calle, el racismo y la homofobia, los conflictos políticos, etc… Y todos estos conflictos cotidianos son recursos para mostrarnos que las heroínas pueden ser comunes… y diferentes. 

Jessica Jones es imperfecta, pero no le importa, es independiente, pesimista, sarcástica, malhumorada; parece vivir en un caos, mientras tiene todo bajo control; trabaja como investigadora privada y hace su trabajo de manera delirante… pero lo hace mejor que nadie.

Jones es mamá de un hijo con Luke Cage y, tal vez pronto, podamos verlo en pantalla. 

Leia Organa Solo

Hija del Caballero Jedi Anakin Skywalker y la senadora Padmé Amidala de Naboo, Leia era la hermana melliza de Luke Skywalker. Poco después de su nacimiento, se convirtió en la hija adoptiva de Bail Prestor Organa y la reina Breha Antilles Organa de Alderaan, convirtiéndola en princesa de Alderaan: su madre muere al dar a luz -de tristeza y de dolor- y su padre se convierte en el villano más conocido de la galaxia. 

Una senadora consumada, Leia fue famosa por su fuerte liderazgo durante la Guerra Civil Galáctica y otros conflictos galácticos posteriores, haciéndola uno de los héroes más grandes de la galaxia. Además, no hay que olvidar que Leia también posee una propensión única hacia la fuerza. Su destino es el de la carrera militar y no el del heroísmo místico.

Por eso mismo, muchos hablan de que Star Wars es, en realidad, una película sobre Leia. Mientras Luke se deja llevar por las circunstancias (la muerte de sus tíos, el entrenamiento de Kenobi, la muerte de Kenobi, el entrenamiento de Yoda, el exilio final…) Leia siempre está a cargo de su destino. Ella elige la rebeldía, ella elige su bando, a sus amigos y, sin entrenamiento Jedi, nunca parece una damisela en peligro. ¿O creen ustedes que, cuando la rescatan en el Episodio IV, ella es la débil del grupo?

Así, en su rol político, Leia es la heroína central de Star Wars. Con su personalidad enérgica y un brillante intelecto, logró mucho en su juventud: fue una fuerte defensora de la Alianza para restaurar la República, se defendió frente a las presiones del imperio y monto, militarmente, el contraataque que derrumbó al Emperador. Posteriormente, como general, Leia nunca abandonará su puesto al frente de la resistencia contra las fuerzas imperiales, viejas o renovadas. Mientras Luke medita, Leia lucha. 

Y su destino trágico es el de haber dado a luz a un hijo fuerte con la fuerza… y lleno de resentimientos.

Beatrix Kiddo

Beatrix Kiddo, también conocida como La Novia. En su pasado, como parte del Escuadrón Asesino Víbora Letal, conocida por el nombre en clave Mamba Negra, Beatrix mantuvo una relación amorosa con Bill, líder del escuadrón.

Una vez que descubre que está embarazada, Beatrix se retira del escuadrón para cambiar su vida. Algún tiempo después, Beatrix tiene una relación falsa con Tommy Plympton. Utilizando una identidad falsa Kiddo quiso tener una vida normal. Sin embargo, Bill y el escuadrón la encuentran en un ensayo de boda y asesinan a todos los presentes.

A pesar de que reciba un disparo de Bill en la cabeza, Beatrix es la única superviviente del incidente. Después de cuatro largos años en coma, despierta con una enorme furia hacia sus atacantes, y lo único que tiene en mente es el deseo de vengarse de cada uno de ellos.

En el momento de enterarse que su hija sigue viva y que la tiene Bill, Kiddo hace lo imposible por recuperarla, cruza el mundo y termina con sus enemigos. El combustible que alimenta la venganza de Kiddo se convierte pronto en la imagen de su hija. Y, tal vez, no haya escena más conmovedora en Kill Bill que cuando, al consumar su venganza, Kiddo llora desconsoladamente por el hombre que amó y la niña de destino trágico que trajo a este violento mundo. 

comentarios