La onceava musa de México…Pita Amor

En el México de 1918 se padecían las consecuencias de 30 años del Porfiriato, mas ocho de la revolución, con desempleo, pobreza, pandemia de gripe. Era un México en que las mujeres no tenían voz ni voto; cada proceso de creación de las políticas públicas eran controladas por hombres. Fue ese mismo año, el 30 de mayo, cuando nació una mujer irreverente, atrevida, de las mejores poetisas y escritoras de México… Pita Amor.

Una niña consentida, berrinchuda y privilegiada. Hija de Emmanuel Amor y Carolina Schmidtlein, miembros de la aristocracia mexicana; la menor de siete hermanos. Desde pequeña estuvo destinada a las letras, su familia le inculcó el gusto por la poesía; cuentan que cada noche, después de la cena, acostumbraban a leer poemas de Góngora, Quevedo y Sor Juana.

El quijote de la mancha

En el sótano de la casa de los Amor existía una galería de arte mexicano, creada por Carito Amor; la galería expuso a José Clemente Orozco, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo, Julio Castellanos, Frida Kahlo, entre otros. Esto hizo que Pita incursionara en el mundo artístico desde muy joven.

De adolescente con su belleza llamó la atención en la calle o a cualquier lugar que entrara, fue una mujer atrevida, no le importaba el “qué dirán”. Era una mujer controversial y con su personalidad movía montañas. Antes de involucrarse en la poesía, fue actriz, modelo y estuvo implicada en los escándalos de su época; le encantaba que hablaran de su personalidad.

Pita Amor

En medio del circo, maroma y teatro en que se encontró, Pita Amor mostró su primer libro de poesía en 1946. Este causó conmoción, la gente no podía creer que escribiera de la forma en que lo hizo. Lo hacía tan bien que fue apadrinada por el escritor Alfonso Reyes y elogiada por grandes filósofos como Albert Camus y Jean-Paul Sartre. Su poesía la trabajó con temas metafísicos, caracterizada por expresiones  directas, tratando la angustia, a Dios, la nada… la vida en si misma.

Sus poemas los escribió en primera persona, fue narcisista por excelencia. En sus textos se descubre una clara influencia de Sor Juana Inés de la Cruz, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora. Pita Amor fue  una de las exponentes más importantes de la poesía mexicana, una artista como pocas; en sus recitales, la ovación duraba más de 30 minutos. Pita Amor no dejó de sorprender, después de la salida del primer libro supo seducir al público que día a día se volvió más numeroso.

La fama y el escándalo siempre iban de la mano, su vida no quería que fuera privada; sin embargo, cuando decidió tener un hijo, la desgracia le acompañó. A su hijo le ocurrió un terrible accidente: murió ahogado en la pileta de un jardín de tejocotes en San Jerónimo a la edad de un año. Esa tragedia le provocó una crisis, se alejó de todos, no quería saber nada de nadie y por primera vez su vida privada se volvió silenciosa; se aisló durante años.

En 1974 apareció nuevamente y ofreció un recital, mostró una memoria extraordinaria. Recitó a Sor Juana, Carlos Pellicer, Alfonso Reyes, Enrique González Martínez, Renato Leduc, Xavier Villaurrutia y Quevedo entro otros. Fue ovacionada cuando terminó de recitar a estos grandes autores, el regreso de esta gran artista fue histórico y decidió volver a la vida pública.

Para intelectuales, políticos y artistas, Pita Amor se ganó el nombre de Musa. Fue una mujer que le encantó ser vista por los demás, no importaba si era con ropa o sin ella, con un poema o un escándalo, lo relevante era estar de boca en boca, o como pudimos observar, de pintura en pintura.

Al final de sus días, debido, entre otras cosas a sus manías, se convirtió en la burla de los espectadores. Cuentan que en la Zona Rosa, lugar que frecuentaba diario, le tenían miedo en las galerías de arte, ya que aprovechaba para sacar su temperamento desbordante. Dicen que incluso a Carlos Monsiváis lo intentó agarrar a paragüazos, y que regaló un carro obsequiado por Luis Echeverría el primer día que lo tuvo; solo le pidió a esa persona que la llevara y después se fuera con el automóvil.

Pita Amor decía que entre las deficiencias de su personalidad existía el ocio…

Desde muy niña rondé de allá para acá sin lograr disciplinarme ni en estudios ni en juegos, ni en conversaciones. De mi ocio brotaron mis primeros versos y es en mi ocio maduro donde he ido engendrando el acomodo de mis palabras escritas.”

Pita Amor fue única y controversial, una mujer que rompió con todos los esquemas, ataduras de su época; fue una gran artista reconocida no sólo en México sino en el mundo. Falleció el 8 de diciembre del 2000, fue una neumonía que no la hizo esperar más.

comentarios