Operadores de Ferrosur viajan con miedo en tramo rojo, por violencia

operadores ferrosur viajan con miedo por violencia

Hasta el momento el operativo ha sido exitoso, no se han registrado más robos ni descarrilamientos. (Twitter@ATlatelpaTobon)

Después del choque de trenes presuntamente provocado por una banda criminal en Orizaba, Veracruz, la empresa Ferrosur y el gobierno del estado incrementaron la vigilancia.

Hasta el momento el operativo ha sido exitoso, no se han registrado más robos ni descarrilamientos, pero los trabajadores ferroviarios aceptan que viajan con miedo, sobre todo, en el llamado tramo rojo.

Ya no podemos trabajar, salimos a trabajar por necesidad”, dijo un trabajador de Ferrosur, quien habló bajo condición de anonimato.

Los trabajadores de Ferrosur le temen al llamado tramo rojo, que es el trayecto ferroviario que va de Orizaba, en Veracruz, al municipio de Cañada Morelos, en Puebla, zona donde operan bandas criminales dedicadas al robo de hidrocarburo y trenes.

Nos bajan con armas de fuego, ya no se puede trabajar, luego, luego llega la gente, llegan camionetas, llegan carros, llegan a abrir los contenedores, abrir los furgones, a robar”, relató el trabajador.

Los conductores, maquinistas y garroteros viajan con miedo, sobre todo después del choque de trenes en Orizaba, presuntamente provocado por la banda criminal de “El Bukanas”, el 19 de mayo pasado.

Respetamos muchísimo que todavía quieran seguir trabajando, tienen el compromiso con la empresa, algunos han sido secuestrados, durante horas, pero han sido secuestrados, y amenazados, les llegan amenazas a sus domicilios”, afirmó Lourdes Aranda, vicepresidenta de relaciones gubernamentales y comunicación de Ferromex.

Ferrosur y el gobierno de Veracruz reforzaron la vigilancia en el tramo rojo.

El tren sale de la estación Orizaba y varios policías se instalan en la parte trasera. Cada que observan a un grupo de hombres cerca de las vías se alertan y los vigilan debido a que algunos podrían ser integrantes de las bandas que suben a cortar las mangueras de los frenos para saquear al tren más adelante.

Por seguridad, la tripulación viaja a 30 kilómetros por hora porque de esta manera, si los delincuentes logran descarrilarlos el impacto será menor.

Los uniformados aprovechan las curvas para constatar que nadie se haya subido al tren.

Ingresan a la zona montañosa y los elementos vigilan las partes altas, también apuntan arriba antes de entrar a un túnel, lo mismo ocurre al salir, vigilan cuando pasan a lado de un “intermodal”, es el tipo de tren más codiciado por los criminales, carga mercancía diversa.

Se aproximan a los límites de Veracruz con Puebla y aparecen cada vez más elementos en las vías.

Los criminales han descarrilado al menos siete trenes en el último mes. Los restos de los ataques se observan en el tramo rojo.

Al pasar por Acultzingo, Veracruz, el bastión de Roberto de los Santos, alias “El Bukanas”, el huachicolero y asalta trenes más buscado de la federación, aparecen los niños halcones, que son menores de entre 14 o 15 años que ponen a la orilla de la vía.

También aumenta la presencia de uniformados, tanto en las vías como en las cacetas de vigilancia, salen del túnel y hay más seguridad, el tren llega a Puente Colorado, Puebla, los policías de Veracruz bajan y a partir de este punto la vigilancia del tren les corresponde a los uniformados poblanos.

La tripulación continua con su camino, apenas van a la mitad del llamado tramo rojo.

También lee: Reanudan tránsito de trenes en vía afectada por descarrilamiento en Orizaba, Veracruz

Con información de Marco Antonio Coronel

LHE

CARGANDO...