Satélites de la ESA siguen a ‘Godzilla’, la nube de polvo del Sahara

La nube de polvo del Sahara que llegó a América fue llamada "Godzilla" por la Agencia Espacial Europea.
La ESA nombró a la columna de polvo como Godzilla (Foto: ESA)

Los datos de los satélites Copernicus Sentinel y el satélite Aeolus muestran las grandes cantidades de partículas de polvo del desierto del Sahara, en el norte de África, que el viento traslada este verano a través océano Atlántico, según ha informado la Agencia Espacial Europea (ESA).

Te recomendamos: ¿Qué es el Polvo del Sahara que llegará a México?

La ESA ha puesto a esta columna de polvo del Sahara el nombre de “Godzilla”, que generalmente se forma entre fines de la primavera y principios del otoño, alcanzando su punto máximo a fines de junio hasta mediados de agosto.

En esta época, grandes cantidades de partículas de polvo del desierto africano son arrastradas hacia el aire seco por fuertes vientos cerca del suelo, así como tormentas eléctricas.

El polvo puede flotar durante días o semanas, dependiendo de lo secas, rápidas y turbulentas se vuelvan las masas de aire. Posteriormente, los vientos en la troposfera más alta barren el polvo a través del Océano Atlántico hacia el Caribe y los Estados Unidos.

Aunque este fenómeno meteorológico ocurre todos los años, la ESA señala que la cresta de junio de 2020 es “inusual” debido a su tamaño y la distancia recorrida.

Según el Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico Atlántico de la NOAA, el penacho de polvo era alrededor del 60-70% más polvoriento que un brote promedio, lo que lo convierte en el evento más ‘agresivo’ desde que comenzaron los registros, hace unos 20 años.

Normalmente, las columnas de polvo del Sahara se dispersan en la atmósfera y se hunden en el Atlántico antes de llegar a América. Sin embargo, este 2020 el polvo viajó aproximadamente 8.000 kilómetros y llegó cerca del Caribe y el sur de los Estados Unidos.

Aunque el polvo representa una amenaza para la salud, la ESA asegura que el polvo sahariano que viaja “juega un papel importante” en el ecosistema, ya que es una fuente importante de nutrientes que son esenciales para el fitoplancton (plantas marinas microscópicas que flotan en o cerca de la superficie del océano), la formación de flores de fitoplancton en la superficie del océano y porque repone nutrientes en los suelos de la selva tropical del Amazonas.

También se ha demostrado que las capas de aire seco y polvoriento suprimen el desarrollo de huracanes y tormentas en el Atlántico, debido a que las tormentas tropicales necesitan cálidas aguas oceánicas y aire cálido y húmedo para formarse.

“Si se desarrollara una tormenta, colisionaría con las capas de aire seco y polvoriento de la nube de polvo del Sahara, evitando que crezca más”, concluyó la Agencia Espacial Europea.

Con información de Europa Press