La peste negra no ha sido erradicada y te explicamos por qué

La peste negra provocó la muerte de unos 50 millones de personas en Europa en el Siglo XIV.
La peste negra fue un término utilizado en el siglo XIV (Foto: Pixabay)

La peste negra es una enfermedad relacionada directamente a la época medieval y se piensa, erróneamente, que está erradicada. Sin embargo, la realidad establece que este padecimiento sigue causando estragos hasta nuestros días, ¿cómo?, ¿por qué? Aquí te lo explicamos.

Te recomendamos: Peste bubónica: ¿Qué es, cuáles son los síntomas y medios de contagio?

De acuerdo a información otorgada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la peste es una enfermedad ‘dividida’ únicamente en dos formas clínicas: la bubónica y neumónica, y durante la historia ha provocado grandes pandemias, una de ellas en el siglo XIV, misma que es conocida históricamente como la “peste negra”.

¿Cómo se transmite la peste?

La peste es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria zoonótica Yersinia pestis, misma que se puede encontrar en pequeños mamíferos y en las pulgas que las habitan. La transmisión de animales a humanos se puede dar debido a:

  • Picadura de pulgas infectadas
  • Contacto directo con líquidos corporales infectados o materiales contaminados
  • Inhalación de gotículas respiratorias o pequeñas partículas de pacientes con peste neumónica

Es preciso establecer que la peste bubónica es la más frecuente de las formas en las que se desarrolla la enfermedad; sin embargo, esta puede evolucionar y expandirse a los pulmones, causando la peste neumónica, la forma más grave de la enfermedad.

En términos concretos, la “peste negra” solo fue un término con el que se denominó a la enfermedad. Así lo menciona la OMS:

“En el siglo XIV se la conoció como ‘peste negra’ (al padecimiento) y provocó la muerte de unos 50 millones de personas en Europa”.

Los factores que influyeron para la propagación de la enfermedad fueron las condiciones de hacinamiento, falta de higiene y la estructura que se tenía en las ciudades de Europa siglos atrás.

Actualidad

De acuerdo a la OMS, los antibióticos y un diagnóstico a tiempo son los factores principales para poder combatir la peste de manera eficaz hoy en día, y lo mismo hubiera sucedido en la época medieval, cuando el padecimiento se convirtió en pandemia y afectó a Europa, esto debido a que no existen diferencias genéticas entre las bacterias Yersinia pestis que originaron la plaga en el Viejo Continente y las que siguen causando la peste en la actualidad.

Hasta la fecha, la peste sigue causando estragos, al grado de que año con año se reportan casos positivos alrededor del mundo como en 2019.

Incluso, la enfermedad ha tenido rebrotes significativos, como el que se dio en Madagascar en el 2017, donde se registraron 51 casos (entre sospechosos, probables y confirmados) de peste neumónica y 53 más de peste bubónica. 

También es importante señalar que erradicar la peste resulta particularmente difícil debido a la inicial forma de contagio, la cual llega a través de animales con los que el humano sigue manteniendo contacto, como las pulgas, ratas y otros animales. Sin embargo, la información de medidas preventivas y la gestión de brotes, así como el diagnóstico y tratamiento correcto, resultan la mejor manera de evitar un problema mayúsculo.

Con información de la OMS y Muy Interesante