J.K. Rowling es acusada de transfobia por serie de tuits

J.K. Rowling, la famosa escritora de los libros de Harry Potter fue acusada, por usuarios de twitter, de transfobia.
(Rob Stothard/Getty Images)

Hoy no fue un buen día para J.K. Rowling. La famosa autora de los libros de Harry Potter y productora ejecutiva de las películas de la saga, twitteó –de nuevo– una serie de comentarios que ofendieron a muchas personas en Twitter. Los usuarios de esta red social están acusando a la escritora por sus opiniones transfóbicas.

Te recomendamos: J.K.Rowling se disculpa por crítica contra Trump

¿Pero qué fue exactamente lo que dijo J.K. Rowling?

Rowling citó un artículo que tenía el siguiente encabezado: “Opinión: Crear un lugar más igualitario post-COVID-19 para personas que menstrúan.” Y la escritora añadió un comentario burlón: “Personas que menstrúan. Creo que había una palabra para hablar de esas personas. Que alguien me ayude. ¿Mumer? ¿Mujor? ¿Mujir?

El comentario fue inmediatamente recibido con desaprobación por los usuarios de Twitter que atacaron a la millonaria escritora por la evidente transfobia de sus comentarios. Para explicarlo brevemente, J.K.Rowling implicó, con tono sarcástico, que todas las mujeres menstrúan, negando claramente el apelativo de mujer a las mujeres transexuales que, por constitución biológica, no menstrúan. Los usuarios de Twitter también señalaron, en referencia a los hombres transexuales, que no todas las personas que menstrúan se definen necesariamente como mujeres.

A partir de ahí, todo se fue colina abajo con una serie de comentarios que seguían elaborando sus opiniones transfóbicas y que los usuarios de Twitter no tradaron en señalar. A continuación traducimos el hilo con las opiniones de Rowling:

“Si el sexo no es real, no existiría la atracción entre personas del mismo sexo. Si el sexo no es real, la realidad vivida por mujeres en el mundo queda borrada. Conozco y amo a personas trans, pero borrar el concepto de sexo quita a muchos la habilidad de discutir sus vidas. No es odio si hablo con la verdad.

La idea de que mujeres como yo, que han sido empáticas a las personas trans por décadas, sientan afinidad por ellas porque son vulnerables de la misma manera en que son vulnerables las mujeres -es decir frente a la violencia masculina-, “odia” a las personas trans porque creen que el sexo es real y que tiene consecuencias vividas es un sinsentido.

Respeto todos los derechos de las personas trans para que vivan como mejor se sientan auténticas y cómodas. Marcharía con ustedes si fueran discriminados por ser trans. AL mismo tiempo, mi vida se formó siendo mujer. No creo que sea odio el decirlo.”

Varios usuarios de Twitter criticaron fuertemente la postura de la autora. Algunos, incluso, llegaron a compararla con Lovecraft, el afamado escritor de ciencia ficción y horror que era un hombre profundamente racista. Otros más se dijeron avergonzados por, alguna vez, haber comprado sus libros.

“Como el padre de un hijo trans, me enferma pensar que alguna vez me paré en una fila para ser el primero en comprar uno de tus libros cuando salieron a la venta. Me gustaría regresar en el tiempo y no invertir nada de dinero o de emociones en tus historias.”

La discusión, sin embargo, se fue también hacia el otro lado. En medio de una enorme avalancha de desaprobación, hubo personas que defendieron la opinión de Rowling. En particular, algunas feministas que se identifican plenamente con la idea de que el sexo es biológico. Así lo expresó la periodista feminista M. K. Fain:

“¡Gracias J.K. por estar con nosotras en esta lucha! Necesitamos más voces si nos vamos a enfrentar a la masa. Las mujeres tienen miedo de decir la verdad. Amenazadas, atacadas, despedidas, censuradas por reconocer la realidad (todas estas cosas me han sucedido a mí). Esto importa.”

Finalmente, muchos otros usuarios comentaron que el momento era, por decir lo menos, inapropiado: utilizar la enorme plataforma que tiene Rowling con 14,5 millones de seguidores para señalar a una minoría en medio de una pandemia y de la lucha por el movimiento Black Lives Matter, les pareció completamente fuera de lugar.

Hasta ahora, el acalorado debate continúa y J.K. Rowling ha respondido de manera constante y directa a muchos inconformes. Ojalá que todo el debate generado alrededor de los conceptos de sexo y género sirva para intercambiar opiniones, para ayudar a las minorías más vulnerables y no para guiar nuevos odios y viejos prejuicios.