Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿Cómo hacer que la lechuga no se oxide tan rápido?

Te damos cinco tips que te ayudarán a conservar las lechugas por más tiempo.
(Sean Gallup/Getty Images).

La lechuga es una de las verduras más usadas en la gastronomía mexicana, sin embargo, suele oxidarse muy pronto. ¿cómo podemos conservarlas por más tiempo?

Te recomendamos: ¿Se pueden mantener los limones frescos por 3 meses?

La lechuga, además de ser una es una de las verduras más recurrentes cuando se busca seguir una alimentación saludable, es el complemento ideal para muchos platillos mexicanos, como las flautas, el pozole y las tostadas.

Por si fuera poco, la lechuga aporta beneficios como:

  • Potencializa la pérdida de peso
  • Es rica en fibra, por lo que mantiene limpio el aparato digestivo
  • Impide que el colesterol quede adherido a los vasos sanguíneos
  • Tiene alto nivel de potasio, lo que ayuda a que los músculos se mantengan fuertes

Lamentablemente, los minerales (como el hierro) que tienen las la hojas de lechuga, provocan que al entrar en contacto con el oxígeno se produzca un color negruzco y dure fresca menos tiempo.

Para evitar que esto ocurra, te damos cinco tips que te ayudarán a evitar esta oxidación:

1. Lava la lechuga y retira sus hojas con la mano. Si lo haces con un cuchillo los filamentos de la verdura serán cortados, provocando que la oxidación se presente más rápido. En caso de que no puedas prescindir del cuchillo, procura que sean de cerámica y/o plástico.

2. Antes de meterla al refrigerador, sécala y envuélvela en una toalla de papel. Así las hojas absorberán el exceso de agua pero no se deshidratarán.

3. Otra opción es guardar las hojas de lechuga en bolsas de plástico, colocándolas en el compartimento destinado para las verduras.

4. Usa agua abundante para lavar la lechuga, añade unas gotas de desinfectante y minutos después enjuaga. De esta forma se mantendrá fresca, retrasando el proceso de oxidación.

5. Coloca la lechuga picada dentro de un refractario de vidrio (revisa que esté bien cerrado para que no entré aire) y ponlo dentro del refrigerador.

 

Con información de El Universal