Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿Cómo conservar las frutas y verduras para que duren más?

¿Cómo conservar por más tiempo y en mejor estado las frutas y las verduras?
(CC)

¿Cómo conservar mejor mis frutas y verduras? ¿Cómo puedo lograr que las frutas y verduras que compro me duren más tiempo y se mantengan más frescas? Para que no sufras en estas épocas de cuarentena para conservar frutas y verduras, te damos algunos prácticos consejos para que las mantengas en óptimas condiciones el mayor tiempo posible.

Te recomendamos: ¿Cuánto tiempo duran los alimentos congelados?

Espárragos

Los espárragos se mantienen muy bien fuera del refrigerador. Eso sí, necesitan de mucha hidratación. Por eso, muchos recomiendan que se guarden, en un lugar fresco, ventilado y en la sombra, dentro de un vaso con agua puestos como si fueran flores. Así, puedes extender la vida de tus espárragos hasta por una semana.

(AO)

Coliflor y brócoli

De la misma manera, el brócoli y las coliflores se pueden dañar y secar si los guardas de forma inadecuada en el refrigerador. Es por eso que se recomienda sumergir el tallo en un vaso de agua y, después, guardarlos en la zona media del refrigerador.

(Shutterstock)

Pepino

El pepino necesita humedad para mantenerse en estado óptimo. Es por eso que muchos recomiendan envolverlos en una servilleta ligeramente húmeda o en un trapo ligeramente húmedo, meterlos en un tóper o bolsa de plástico y guardarlos al refrigerador.

Jitomates

Los jitomates se pueden conservar bien, fuera de una bolsa, en la parte más baja del refrigerador. Sin embargo, recuerda siempre guardarlos con el pistilo hacia arriba: es el lugar más frágil y, guardados así, pueden mantenerse más tiempo frescos.

(CC)

Aguacate

Muchas veces compramos aguacates para comerlos dentro de una semana o más. Todo depende de nuestras reservas, de qué tan caro esté y de cómo lo conseguimos. Así, si compraste un aguacate demasiado verde, envuélvelo en papel periódico o mételo en una bolsa de papel en el horno (o un lugar oscuro, fresco y seco) para que maduren. Una vez madurados, mételos al refri. Si los partes y vas a guardar una mitad, siempre guarda la mitad que tiene el hueso. También sirve envolver esa mitad con hueso en plástico de cocina para evitar mayor oxidación.

Zanahorias y apio

Las zanahorias y el apio también pueden perder su consistencia crujiente muy rápidamente si no se les almacena adecuadamente. Es por eso que existen diferentes consejos para mantenerlos en óptimas condiciones. Una forma de conservar el apio y las zanahorias es lavarlos muy bien, pelarlos, cortarlos y guardarlos en un tóper con agua en el refrigerador. Sabemos que esto suena extraño y contraintuitivo, pero en realidad funciona.

También pueden guardar el apio envolviéndolo en papel aluminio y metiéndolo al refrigerador. O pueden guardar las zanahorias y el apio en un tóper con una servilleta mojada dentro.

Lechugas y verduras verdes

Para guardar cualquier tipo de lechuga (esto incluye la arúgula (o rúcula), el radiccio, las espinacas, las coles, e, incluso, el perejil y el cilantro) enjuágalas, desinféctalas y sécalas muy bien. Recuerda que si no están perfectamente secas las hojas, pueden arriunarse muy rápido. Luego envuelve todas las hojas en una servilleta grande seca y guárdalas en una bolsa de plástico o en un toper en la zona media del refrigerador.

Pimientos

Para guardar los pimientos hay diferentes técnicas. Todo depende, claro, del uso que les queremos dar. Si se van a cocinar después, pueden hervirse 3 minutos en agua y luego congelarse (esto evita que la piel se endurezca) o asarse, pelarse y luego congelarse. También pueden guardarse frescos en una bolsa de plástico en la parte baja del refrigerador.

Calabacitas

Las calabacitas pueden guardarse muy bien sin refrigeración en un lugar seco, a la sombra y fresco. También puedes meterlas al refri, siempre y cuando sea en una bolsa de plástico con hoyos para que respire la verdura y en el cajón de abajo (la parte menos fría del refrigerador).

Berenjenas

La mejor manera de conservar las berenjenas es extenderlas en la parte más baja del cajón del refrigerador una al lado de otra. Nunca las pongas en bolsa o las guardes amontonadas juntas en el refrigerador.

Hierbas de olor

Para guardar hierbas de olor (tomillo, laurel, mejorana, menta, etc.), las puedes colocar en un toper con una servilleta húmeda. También puedes poner varias hierbas en un recipiente para hacer hielos y cubrirlas con aceite de olivo. Así congeladas en aceite de olivo, pueden preservarse mucho tiempo y se descongelan, de forma práctica, directo para cocinar en el sartén.

Cebolla, ajo y papa

(The Yummy Life)

Las cebollas, los ajos y las papas se guardan siempre fuera del refri. Las cebollas y los ajos se pueden guardar muy bien, por separado, en bolsas de papel con hoyos o en mallas plásticas o de tela.

Las papas, por su parte, necesitan un lugar apartado y sin luz para conservarse bien. Se dice que, si se guardan en un lugar oscuro, seco y a temperatura ambiente con una manzana, pueden durar más de un mes.

Frutas grandes

Las frutas grandes deben dejarse madurar fuera del refri. Después, se pueden cortar y guardar en un toper o, mejor aún, guardar enteras envueltas en plástico de cocina.

Frutas en general

Por lo general, todas las frutas se conservan bien fuera del refrigerador en un lugar fresco y sin que les pegue directamente la luz del sol. Recuerda siempre cubrirlas con una tela ligera para que los mosquitos y las moscas no se les paren encima y lavarlas justo antes de comerlas. Si sientes que alguna fruta ya está muy madura y necesita refrigeración, siempre guárdala en la parte baja (la menos fría) del refrigerador.

Plátanos y manzanas

Es bueno que conserves los plátanos y las manzanas separadas de las otras frutas. También hay que conservarlos fuera del refrigerador y en lugares secos, frescos y sin luz directa del sol. Los plátanos siempre deben conservarse en el ramo original. Para evitar que maduren más rápido, puedes envolver la punta del ramo en plástico de cocina. Finalmente, si quieres condensar el azúcar de los plátanos (para hacer plátanos machos asados o pan de plátano), puedes meterlos al refrigerador un par de días. Al sacarlos, madurarán rápidamente con el azúcar natural concentrada de la fruta.

Fresas y frutos rojos

Las fresas pueden desarrollar moho por su piel porosa y la humedad que despiden. Para evitar que esto suceda puedes lavarlas con vinagre y agua antes de guardarlas. Mezcla una parte de vinagre blanco con tres de agua en un vaso y limpia muy bien con la solución las fresas. Luego enjuágalas para quitar el sabor. Finalmente, guárdalas en un toper con una servilleta debajo.

De hecho, todas las frutas rojas (arándanos, moras, zarzamoras) pueden guardarse de esa manera, en un toper con una servilleta seca debajo. O, también, se pueden congelar para utilizar después en licuados y postres.

Para todo lo demás, recuerda siempre las cinco reglas para la inocuidad de los alimentos que proporciona la Organización Mundial de la Salud:

1- Mantén la limpieza:

  • Lávese las manos antes de preparar alimentos y con frecuencia durante su preparación.
  • Lávate las manos después de ir al baño.
  • Lava y desinfeca todas las superficies y equipos usados en la preparación de alimentos.
  • Proteja los alimentos y las áreas de cocina de insectos, plagas y otros animales.

2- Separa alimentos crudos de alimentos cocinados:

  • Separa las carnes rojas, la carne de ave y el pescado crudos de los demás alimentos.
  • Usa equipos y utensilios diferentes, como cuchillos y tablas de cortar, para manipular alimentos crudos.
  • Conserva los alimentos en recipientes para evitar el contacto entre los crudos y los cocinados.

3- Cocina completamente:

  • Cocina completamente los alimentos, especialmente las carnes rojas, la carne de ave, los
    huevos y el pescado.
  • Hierve los alimentos como sopas y guisos para asegurarse de que han alcanzado los 70°C. En el caso de las carnes rojas y de ave, asegúrese de que los jugos sean claros y no rosados. Se recomienda el uso de un termómetro.
  • Recaliente completamente los alimentos cocinados.

4- Mantén los alimentos a temperaturas seguras:

  • No dejes alimentos cocinados a temperatura ambiente durante más de 2 horas.
  • Refrigera lo antes posible los alimentos cocinados y los perecederos (preferiblemente por
    debajo de los 5°C).
  • Mantén la comida muy caliente (a más de 60°C) antes de servir.
  • No guardes alimentos durante mucho tiempo, aunque sea en el refrigerador.
  • No descongeles los alimentos a temperatura ambiente.

5- Usa agua y materias primas seguras:

  • Usa agua segura o trátala para que lo sea.
  • Selecciona alimentos sanos y frescos.
  • Elije alimentos procesados para su inocuidad, como la leche pasteurizada.
  • Lava la fruta, la verdura y las hortalizas, especialmente si se van a comer crudas.
  • No utilices alimentos caducados.