Surgen nuevas acusaciones de acoso sexual contra legisladora del movimiento ‘Me Too’

(AP Photo/Rich Pedroncelli, File)

Cristina García -activista líder del movimiento feminista “Me Too”- fue acusada a inicios de febrero de acoso sexual por ex-integrantes de su personal. Esta semana, García enfrenta nuevos señalamientos de conducta inapropiada.

Según reporta Politico, algunos detalles que han surgido en los últimos días incluyen fiestas con mucho alcohol, juegos como “gira la botella” y conversaciones incómodas en las que la legisladora narra sus experiencias sexuales.

Situaciones como estas contribuyeron a fomentar un ambiente tóxico en la oficia, de acuerdo a la queja de David John Kernick y otros tres ex-empleados. Kernick declaró que su rechazo a participar en estas actividades desembocaron en su despido de la oficina distrital de García.

Cristina García es una asambleísta de la legislatura del estado de California que brincó a la fama internacional por su liderazgo en el movimiento #MeToo, entre otras campañas contra el acoso sexual. A fines de 2017 figuró entre las activistas feministas que la revista TIME nombró “Personas del Año”.

Sin embargo, no pasa desapercibida la ironía de una activista que lucha contra la violencia de género en todas sus manifestaciones y que, a su vez, sea blanco de los mismos comportamientos que ella denuncia.

Kernick, de 38 años de edad, trabajó para García por cinco meses en 2014 antes de ser despedido. En una ocasión, Kernick y otros compañeros de oficina fueron invitados a una fiesta en un hotel tras un evento de recaudación de fondos. Después de varias copas de alcohol, García terminó en el piso, alentando a una media docena de su personal a juegos juveniles como “gira la botella”.

Politico cuestionó al integrante de un grupo de cabildeo para corroborar los señalamientos de conducto inapropiada e informal en la oficina de García. Entre los momentos más peculiares, el cabildero recuerda una reunión de trabajo a mediodía con la legisladora. A mitad de la junta, García se sirvió cerveza de un keg y le ofreció vasos a los demás cabilderos.

Por el momento, García se encuentra en ausencia voluntaria y sin pago mientras la Asamblea de California investiga las acusaciones.