Constitución de 1917, sesiones y bandos

Situado en el centro de la ciudad de Querétaro, el Teatro de la República atestiguó uno de los acontecimientos más importantes en la historia de México: la promulgación de la Constitución Política el 5 de febrero de 1917, que plasmó las principales demandas sociales, económicas y políticas de la Revolución Mexicana. (Notimex)

Situado en el centro de la ciudad de Querétaro, el Teatro de la República atestiguó uno de los acontecimientos más importantes en la historia de México: la promulgación de la Constitución Política el 5 de febrero de 1917, que plasmó las principales demandas sociales, económicas y políticas de la Revolución Mexicana. (Notimex)

 

En el grupo radical del Congreso Constituyente estaban Francisco J. Múgica, Heriberto Jara, Esteban Baca Calderón, Hilario Medina, Luis G. Monzón y Juan de Dios Bojórquez.

Entre los defensores del proyecto carrancista se contaron: José Natividad Macías, Luis Manuel Rojas, Félix F. Palavicini, Alfonso Cravioto y Cándido Aguilar.

Las sesiones en su gran mayoría fueron acaloradas con mucho respeto, solamente pudieron ser tentados a llegar a las armas cuando el imprudente secretario del Congreso constituyente queretano y diputado por Querétaro José María Truchuelo pidió que se le devolviera a Querétaro los municipios del norte del sur de Guanajuato. Eso calentó a los guanajuatenses y más a los de Jalisco a los que les habían arrancado el territorio de Tepic para convertir un nuevo estado que es el de Nayarit”, narró Andrés Garrido del Toral, cronista de Querétaro.

En el libro “El Congreso Constituyente mexicano del siglo XX: Un testimonio gráfico incomparable”, editado por el Senado de la República en 2016, se enumeran algunos de los debates más relevantes del Congreso Constituyente.

Los relativos a educación, trabajo, garantías de la persona, así como aquéllos en que se discutió la propiedad, el derecho a la propiedad, la tenencia de la tierra, el tema agrario, el municipio libre y libertad de culto, fueron los que provocaron posturas encontradas.

El 15 de diciembre de 1916, los constituyentes discutieron y aprobaron los dictámenes sobre los artículos 6º, y 8º del proyecto. Además, decidieron reformar los artículos cuarto y quinto. El 18 de enero de 1917, el Congreso Constituyente votó el Principio de No Reelección. El día 22, se debatió el recurso de amparo, desde el punto de vista constitucional.  Asimismo, se acordó un artículo relativo a la inamovilidad del Poder Judicial, hito en el regreso a la legalidad y al orden constitucional. Del 29 al 31 de enero, los constituyentes estuvieron en sesión permanente discutiendo el artículo 27.

A mediodía del 31 de enero, el presidente de la mesa directiva, Luis Manuel Rojas, firmó la Carta Magna. Más tarde, se dio por clausurado el Congreso Constituyente.

Como encargado provisional del Poder Ejecutivo, Carranza firmó la carta magna hasta el 5 de febrero en el Palacio Nacional, ubicado entonces en lo que hoy es el archivo histórico del Estado de Querétaro.

Ese día, el Estado publicó la primera versión del documento constitucional y el día 6 el diario El Universal publicó una versión corregida.

Durante todo el proceso, los constituyentes celebraron 10 sesiones preparatorias, 10 de Colegio Electoral y 66 ordinarias, además de las sesiones inaugural, permanente, de protesta y la de firma del texto constitucional.

Durante 62 días, en promedio, a las sesiones asistieron 200 diputados. De los suplentes, sólo 25 diputados sí entraron en funciones. A las sesiones, hubo algunos diputados que nunca asistieron.

Por ejemplo, de Michoacán, Francisco Ortiz Rubio, hermano del futuro presidente de la República, Pascual, no llegó nunca”, dijo Andrés Garrido del Toral, cronista de Querétaro.

Con información de Mario Villanueva Solorio

AAE

 

comentarios
CARGANDO...