Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Así veneran a la Virgen de Guadalupe los niños indígenas de San Cristóbal de las Casas

Se hace una peregrinación de un kilómetro desde el Templo de San Nicolás hasta la Iglesia de Guadalupe, acompañada con música de viento
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: TUXTLA GUTIÉRREZ, México
Así veneran a la Virgen de Guadalupe los niños indígenas de San Cristóbal de las Casas (EFE)

En San Cristóbal de las Casas, Chiapas, cada año los niños acompañados de sus padres realizan una peregrinación a la Iglesia de la Virgen de Guadalupe, ataviados con trajes de los grupos étnicos de la entidad a la que se conoce como “La Subida de los Inditos”.

Te recomendamos: Peregrinos ya duermen en inmediaciones de la Basílica de Guadalupe

“Se acostumbra que los niños se suben al pie de la Virgen de Guadalupe y pues yo traigo a los niños y yo también vengo por fe y devoción y por agradecerle porque hoy fue un año para mí bastante bueno y tengo mucho que agradecerle a la Virgen”, dice Sandra Noemí Pérez Tovilla.

San Cristóbal de las Casas se encuentra en la región Altos, conocida como el corazón de los grupos étnicos de Chiapas porque convergen diversos grupos de indígenas tzotziles y tzeltales.

Esos grupos indígenas son quienes realizan esta manda en agradecimiento a la Virgen Morena por un año lleno de salud, bienestar y prosperidad en su familia.

“Muy bonito porque ya tiene muchos años. Yo cuando mis hijitos eran chiquitos los vestía yo de zinacantecos. Ya mi hijo más grande tiene 56 años, pero ahora vienen los nietos la tradición”, dice Martha de Jesús Pérez García, feligrés.

Así veneran a la Virgen de Guadalupe los niños indígenas de San Cristóbal de las Casas (EFE)

La peregrinación se realiza a lo largo de un kilómetro, parte desde el Templo de San Nicolás y recorre el andador guadalupano, concluye en el atrio de la Iglesia de Guadalupe, la caminata es acompañada con música de viento.

“Este es el segundo año que subo a mi niño. Mi familia fue la que inició, que les gusta esta tradición, y suben cada año a sus niños. Ahora nos tocó a nosotros subir a mi bebé”, dice una peregrina.

Se trata de una peregrinación en donde se preserva la vestimenta de los diferentes grupos indígenas en los infantes, como los trajes típicos, como parte de los usos y costumbres de los pueblos originarios.

Con información de Juan Álvarez

MLV