Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Modelo Centinela no es prioridad en la Fase 3: López-Gatell

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud aclaró que en la Fase 3 el Modelo Centinela no es tan relevante, contrario a lo sucedido en las fases anteriores del COVID
Hugo López-Gatell habla del Modelo Centinela (CUARTOOSCURO)

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aclaró la noche del domingo 3 de mayo, durante la conferencia realizada en Palacio Nacional, que el Modelo Centinela ya no es prioridad en la Fase 3.

Te recomendamos: ¿Qué es el Modelo de Vigilancia Centinela y cómo opera?

Lo anterior lo comentó mientras hacia un repaso de los métodos que ha empleado México para hacer frente a la pandemia, donde destacó que el Modelo Centinela se estableció, por primera vez, en el país en el año 2006.

Recordó que este modelo solo se utilizaba para contabilizar los casos ambulatorios, pero no los hospitalizados, ni las defunciones, ya que estos datos sí están contabilizados, mientras que los ambulatorios resultaba muy complicado contarlos uno por uno, al haber casos de pacientes sin síntomas.

“Lo dijimos con antelación, cuando entremos a Fase 3: ‘olvídense de la Vigilancia Centinela’. Seguirá operando ahí en el fondo, pero ya no es procedente su uso como elemento principal de información para lo que interesa monitorear en la Fase 3”, comentó.

A continuación compartió las razones técnicas por las que el Modelo Centinela pasó a un segundo plano con la instauración de la Fase 3.

“La primera razón es la velocidad de ocurrencia de los casos y la cantidad de los casos es notablemente mayor en la Fase 3 que en la Fase 2. La segunda razón es que los tiempos de procesamiento dependen de la vigilancia generalizada en las 26 mil unidades que tienen cortes semanales, con entrega de resultados por parte de los estados una semana después, por lo que no resulta práctico monitorear una Fase 3 utilizando esto”.

También destacó que no era útil seguir empleando el Modelo Centinela porque la información recabada ya no iba a ser funcional para la entidades federativas.

“Las 475 unidades no pueden dar suficiente resolución estadística para las entidades federativas y cada entidad federativa necesita tener información de la ocurrencia de lo que sucede en Fase 3″, continuó.

Así, el modelo de vigilancia epidemiológica de la Fase 3 es, más bien, la Red IRAG (Infección Respiratoria Aguda Grave) que sirve para monitorear el total de camas hospitalarias de terapia intensiva y respiradores hay en todo el país.

“A cada fase corresponde un método. La Red IRAG es el método principal que nos permite monitorear cuantos casos, qué características tienen esas personas, en qué momentos ocurren, en qué unidades de salud piden información, si se complican o no, cuántos de los que se complican fallecen, en qué tiempo, etc. Y es esta red de Infección Respiratoria Aguda Grave que nos da, a nivel hospitalario, el monitoreo de ocupación.”, concluyó López-Gatell

Con información de la Secretaría de Salud

JPG