México analiza comprar pruebas rápidas de COVID-19 recomendadas por la OPS

Las pruebas rápidas avaladas por la OPS miden los antígenos y no los anticuerpos, tal y como sucedía con las pruebas anteriores
México analizaría adquirir pruebas rápidas recomendadas por la OPS (PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM)

La Secretaria de Salud dio a conocer, la noche del miércoles 14 de octubre, que México contemplaría adquirir las pruebas rápidas de COVID-19 recomendadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), pues, contrario a las pruebas rápidas actuales, ésta no miden los anticuerpos, sino los antígenos.

Te recomendamos: México alcanza los 84 mil 898 muertos y los 829 mil 396 casos confirmados de COVID-19

Lo anterior fue compartido por Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, quien destacó las principales diferencias que existen entre ls nuevas pruebas rápidas recomendadas por las OPS y aquellas que no cuentan con la aprobación de la Secretaría de Salud.

“Es una prueba que, a diferencia de todas las que se han estado proponiendo a lo largo de estos meses, se basa en la detección de antígenos del virus, no de anticuerpos. Todas las pruebas rápidas que se han propuesto hasta el momento lo que detectan es la respuesta inmune del organismo humano ante el virus”, señaló López-Gatell.

Reconoció que las nuevas pruebas ayudarían a detectar y calificar a los pacientes con síntomas evidentes, pero también a los asintomáticos.

“La prueba de la que habla la Organización Panamericana de la Salud es una nueva prueba que está basada en la detección de antígenos, que son sustancias y proteínas del propio virus, por lo tanto, en el momento en que se detecta la presencia de estos antígenos, se habla de que el individuo, del cual procede la muestra, tiene el virus en ese momento. Si tiene síntomas es una caso de enfermedad, si no tiene síntomas en portador asintomático. El primero tiene mayor capacidad de contagio, el segundo, aunque su capacidad de contagiar no es cero, es considerablemente menor al primero”, compartió.

México está estudiando en estos momentos las pruebas propuestas por la OPS, por lo que tras un análisis profundo se podría definir si son efectivas y si se recomienda su uso en la población mexicana.

“México está entre un grupo de países a los que la OPS les ha ofrecido un donativo de 200 mil pruebas, las cuales serán evaluadas por el InDRE para que tengamos certidumbre sobre su desempeño técnico. Al momento de que estén evaluadas habrá una recomendación y ahora sí la COFEPRIS podrá analizar si esta prueba es aceptada o no, diferente a lo que ocurrió con las pruebas rápidas, que no tenían la evidencia de un laboratorio nacional de referencia. Si el desempeño es favorable estaremos anunciando la adquisición y uso de estas pruebas”, concluyó.

La Secretaría de Salud compartiría la próxima semana los resultados de las pruebas rápidas recomendadas por la OPS.

Con información de la Secretaría de Salud

JPG