Macron denuncia “traición colectiva” de las fuerzas políticas en el Líbano

Lanzó un mensaje para Hezbolá al advertir que no puede pretender "ser al mismo tiempo un ejército en guerra contra Israel, una milicia desatada contra los civiles en Siria y un partido respetable en Líbano".              
Macron denuncia "traición colectiva" de las fuerzas políticas en el Líbano (Getty Images, archivo)

El presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró este domingo particularmente severo con todas las fuerzas políticas libanesas a las que acusó de “traición colectiva”, tras el fracaso en la formación de un Gobierno de “misión” al que se habían comprometido ante él el pasado día 1.

Te recomendamos:  Emmanuel Macron dice que Lukashenko debe dejar la presidencia de Bielorrusia

En una conferencia de prensa un día después de la renuncia de Mustafa Adib a formar gobierno, Macron acusó a los dirigentes políticos de haber “privilegiado sus intereses particulares” y de no haber “respetado el compromiso ante Francia y ante la comunidad internacional”.

Les reprochó haber querido volver a instaurar el criterio confesional en la constitución del nuevo Ejecutivo que debía llevar a cabo las reformas para sacar el país de la profunda crisis económica y política que atraviesa, agravada por la explosión del puerto de Beirut del 4 de agosto, que costó la vida a casi 200 personas.

“Siento vergüenza por sus dirigentes”, señaló después de haber descrito una sistema político marcado por “la corrupción” y “el terror”.

Sobre ese último punto, lanzó un mensaje para Hizbulá al advertir que no puede pretender “ser al mismo tiempo un ejército en guerra contra Israel, una milicia desatada contra los civiles en Siria y un partido respetable en Líbano”.

Pese a la dureza de sus palabras, se negó a marginar a ese movimiento en la búsqueda de una solución y a declararlo simplemente una organización terrorista como hacen otras capitales, porque “cuando se quiere hacer avanzar un país hay que hablar con todos los componentes”.

Pese a su enfado, Macron afirmó en dirección de los libaneses que “Francia no les abandonará” y que la hoja de ruta del 1 de septiembre, con la lista de reformas fijada por los socios internacionales y la necesidad de un gobierno de misión, “sigue viva”.

Si por una parte deja en manos de las fuerzas políticas interiores la constitución de ese Gobierno de misión, anunció que en la segunda mitad de octubre se organizará con la ONU y con los socios internacionales una nueva conferencia para movilizar ayuda para el Líbano.

Una ayuda que -advirtió- se canalizará únicamente a través de las ONG y de las agencias internacionales para que vaya en beneficio de la población. Una forma de avisar que no la dejará en manos de las instituciones libanesas en las que no confía.

Además, dijo que reunirá de aquí a 20 días al grupo internacional de ayuda al Líbano para que la investigación sobre la explosión del puerto de Beirut vaya a su término, sus conclusiones se hagan públicas y los responsables rindan cuentas.

Con información de EFE

HAVJ