Incautan 127 piezas de buches de totoaba en Mazatlán, Sinaloa

El buche de la totoaba es muy apreciado en el mercado asiático, sobre todo en China, donde a su vientre natatorio se le atribuyen capacidades curativas y afrodisiacas.
FOTO: Las piezas de totoaba fueron aseguradas cerca de la central de autobuses de Mazatlán. (EFE)

Elementos de la Guardia Nacional aseguraron en Sinaloa, 127 piezas deshidratadas con las características de totoaba, especie sujeta a protección especial.

Te recomendamos: Granjas acuáticas producen crías de totoaba en Baja California Sur

El aseguramiento ocurrió en las inmediaciones de la Central de Autobuses del puerto de Mazatlán, donde binomios caninos detectaron una caja de cartón en aparente estado de abandono.

En el paquete fueron localizadas las piezas deshidratadas, consideradas una especie protegida de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, sobre “Protección Ambiental- especies nativas de México de flora y fauna silvestres-categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio- lista de especies de riesgo.

La caja y su contenido quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público Federal, quien se encargará de realizar las investigaciones correspondientes.

El buche de la totoaba es muy apreciado en el mercado asiático, sobre todo en China, donde a su vientre natatorio se le atribuyen capacidades curativas y afrodisiacas

La totoaba es una especie originaria de las costas del noroeste mexicano, cuya explotación desde la década de 1920 no solo ha puesto en un grave peligro de extinción a esta especie sino también a la vaquita marina, un mamífero acuático con la que comparte espacio geográfico.

La pesca de totoaba está prohibida, pero su gran valor en el mercado negro chino hacen que este pez de hasta dos metros de largo y 150 kilos de peso sea víctima de la pesca furtiva.

Los pescadores ilegales suelen usar técnicas de arrastre para atrapar a ejemplares de esta preciada especie, una práctica que ha provocado que queden menos de 20 vaquitas marinas vivas, según las estimaciones.

El Gobierno de México estableció a principios de este año una mesa de trabajo específica en el Alto Golfo de California para tratar de salvar de su extinción a la vaquita marina, un mamífero que todavía no se ha podido reproducir en cautiverio, algo que sí se ha logrado con la totoaba.

Como parte del plan de conservación público de la vaquita marina, existe un refugio marino para estos animales considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Ese refugio, en el que también viven totoabas, ha sufrido ya varios ataques armados durante este año para tratar de hacerse con ejemplares del apreciado pez.

Con información de Noticieros Televisa y EFE.

LLH