Critican a Malia Obama por polémica fiesta de cumpleaños

Malia Obama, hija mayor del expresidente de EU, Barack Obama

Malia Obama, hija mayor del expresidente de EU, Barack Obama (Getty Images, archivo)

Malia Obama, la hija mayor del expresidente de Estados Unidos Barack Obama, cumplió 20 años este 4 de julio, pero celebró su fiesta el fin de semana.

La joven celebró su cumpleaños con sus amigos en el exclusivo beach club Surf Lodge, en los Hamptons, una de las zonas más lujosas de Nueva York, en donde también celebró el año pasado.

Ataviada con shorts, camiseta y zapatillas, lo joven disfrutó como cualquier persona de su edad, no obstante fue criticada por medios de Estados Unidos.

Una de las críticas surgió porque supuestamente Malia Obama iba acompañada por agentes del Servicio Secreto estadounidense.

Algo más que también llamó la atención de los medios fue que la joven no iba acompañada por su novio, el británico Rory Farquharson, quien, según especulaciones, podría estar veraneando en su país natal.

Otro señalamiento contra la hija del expresidente Obama y sus amigos fue que se les observó fumando y bebiendo vino, agua de coco y “un líquido rosa”.

Según el diario La Opinion, una fuente cercana comentó al Daily Mail que Malia “estaba parada y no lucía en buen estado”.

Vea también: Malia Obama disfruta el Festival Lollapalooza de Chicago

En noviembre de 2017, Malia Obama desató polémica al ser captada besando apasionadamente a un chico durante un juego de futbol americano universitario entre Harvard y Yale.

De acuerdo al Daily Mail, el chico era precisamente Rory Farquharson, un joven británico que fue alumno del reconocido colegio Rugby, donde destacó por su excelente desempeño académico.

En septiembre de ese mismo año, el expresidente de Estados Unidos Barack Obama confesó que lloró el día que dejó a su hija Malia Obama en la Universidad de Harvard.

Barack Obama confesó este emotivo momento durante una conferencia de la Fundación Beau Biden, en Delaware, de acuerdo con el periódico “El País”.

“Para todos los que tenemos hijas, todo sucede demasiado rápido. Dejé a Malia en la universidad, y le comenté a Joe y Bill [Biden] que fue como si me estuvieran haciendo una operación a corazón abierto”, reveló Obama.

Obama y su esposa Michelle dejaron a su hija en la Universidad de Harvard como cualquier otro papá en agosto de este año.

La diferencia es que Obama iba a acompañado por agentes del Servicio Secreto, quienes lo vieron soltando algunas lágrimas.

Con información de Noticieros Televisa y agencias

AAE

CARGANDO...