Atacante de Las Vegas modificó sus rifles para hacerlos más letales

Paddock mató a 59 personas e hirió a más de 500 en la masacre cometida desde un hotel en Las Vegas. (AP, archivo)

La Asociación Nacional del Rifle, que defiende los derechos de los estadounidenses a comprar y tener armas afirmó que el mecanismo que usó el tirador de Las Vegas, debería estar sujeto a regulaciones adicionales.

Por medio de un comunicado la asociación, aseguró que el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos debe revisar inmediatamente si los llamados adaptadores de armas o automatizadores de disparos cumplen con las leyes federales.

“Sabemos que miembros de ambos partidos y múltiples organizaciones planean estudiar los adaptadores de armas y aparatos similares. Eso ciertamente lo recibimos con agrado, nos gustaría formar parte de ese diálogo”, señaló Sarah Huckabee Sanders, secretaria de Prensa de la Casa Blanca.

Doce de los rifles que Stephen Paddock, utilizó el domingo para matar a al menos 59 personas y para herir a cerca de 500 estaban equipados con los dispositivos que permiten que un rifle semiautomático funcione como automático, lo cual permitió que disparara cientos de rondas por minuto.

Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, explicó: “Las armas totalmente automáticas han estado prohibidas durante muchos, muchos años. Esto parece un modo de sacarle la vuelta a eso. Evidentemente hace falta que nos fijemos en cómo podemos hacer más estricto el cumplimiento con esta ley para que se estén prohibidas las armas totalmente automáticas”.

La organización de armas conocida por tener gran injerencia en el Congreso rechazó la iniciativa de algunos legisladores que buscan aumentar el control de armas en el país y subrayó “que prohibirles el uso de armas a los estadounidenses respetuosos de la ley con base en el acto criminal de un loco, no hará nada para prevenir futuros ataques.”

Analistas especializados en violencia por armas citados por The New York Times revelaron que efectivamente no existe ley que pueda evitar que sucedan los tiroteos, sin embargo, señalaron que la aprobación de ciertas políticas podría reducir la probabilidad de que estos eventos ocurran y el número de víctimas mortales. Muchas de estas políticas cuentan con gran apoyo de la población.

En 2013 el entonces presidente Barack Obama y el Partido Demócrata llevaron al Congreso una iniciativa de ley para aumentar el control de armas de fuego. La propuesta no logró los votos necesarios.

Y es que en los últimos años el número de tiroteos se elevó exponencialmente, dejando cada vez, más víctimas mortales.

Recientemente un estudio del Pew Research Center reveló que 22 por ciento de los adultos en Estados Unidos son dueños de un arma y un sondeo de las Universidades de Harvard y Northeastern reveló que el 50 por ciento de las armas en el país se concentran en tres por ciento de los adultos.

 

Con información de Valentín Cataldo

 

AAE