Armenia y Azerbaiyán acuerdan alto al fuego a partir del sábado

El alto al fuego le permitirá a ambos países el intercambio de prisioneros de guerra, otras personas y los cuerpos de los muertos
Armenia y Azerbaiyán acordaron el alto al fuego (EFE)

Armenia y Azerbaiyán acordaron un alto al fuego que entrará en vigor al mediodía del sábado 10 de octubre, así como también se comprometieron en “negociar” una solución pacífica en la región de Nagorno Karabaj, donde persistían los combates.

Te recomendamos: Putin invita a ministros de Azerbaiyán y Armenia a dialogar sobre guerra en Nagorno Karabaj

Lo anterior fue anunciado por Serguei Lavrov, jefe de la diplomacia rusa.

“Un alto el fuego se ha anunciado el 10 de octubre de 2020, a las 12:00 horas,  con fines humanitarios”, anunció el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov al término de once horas de negociación entre los cancilleres de Armenia y Azerbaiyán el viernes en la capital rusa.

Lavrov aseguró que el alto al fuego “permitirá intercambiar prisioneros de guerra, otras personas y los cuerpos de los muertos según los criterios del Comité de la Cruz Roja Internacional (CICR)”.

Azerbaiyán y Armenia también se comprometieron a llevar a cabo “negociaciones sustanciales para lograr rápidamente una solución pacífica” del conflicto bajo la égida de los copresidentes del grupo de Minsk (que reúne a Rusia, Francia y Estados Unidos), precisó el canciller ruso.

Los “parámetros específicos” de la implementación del alto al fuego se acordarán posteriormente, explica el comunicado difundido al término de la reunión.

Se trata de la primera esperanza seria de poner fin a los mortíferos enfrentamientos que oponen desde el 27 de septiembre a separatistas armenios de la autoproclamada república de Nargorno Karabaj, apoyados por Erevan, y las fuerzas azerbaiyanas.

Hasta ahora, las dos partes habían hecho oídos sordos al llamado de la comunidad internacional para acallar las armas.

En un mensaje en su cuenta en Facebook, la portavoz de la cancillería rusa, María Zajarova, habló de “negociaciones maratónicas” y calificó al jefe de la diplomacia rusa de “maestro”.

Antes del inicio de las negociaciones en la capital rusa, el presidente azerbaiyano, Ilham Aliev, aseguró que iba a dar una “última oportunidad” a Erevan para resolver pacíficamente el conflicto en esta región montañosa,

reivindicada por ambos países.

“Regresaremos de todas maneras a nuestras tierras”, sostuvo.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, dijo estar preparado para “la reanudación del proceso de paz”.

Antes del inicio de las negociaciones en Moscú, el portavoz del ejército armenio afirmó a la prensa que los combates habían proseguido a lo largo de la línea de frente.

Después de una noche relativamente tranquila, nuevas salvas de cohetes y explosiones fueron escuchadas en Stepanakert en la tarde del viernes por un periodista de la AFP. Uno de los cohetes cayó a unos metros del cementerio de excombatientes.

En su discurso televisado, el presidente azerbaiyano anunció la toma de la ciudad de Hadrut, en el sur de Nagorno Karabaj, y ocho ciudades aledañas.

Las informaciones fueron calificadas de “delirio” por un portavoz de la presidencia de los separatistas.

Azerbaiyán está determinado a conquistar por las armas Nagorno Karabaj, poblada esencialmente por armenios.

Con información de AFP

JPG