Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Alberto Fernández conduce su propio auto hacia ceremonia de juramentación

Alberto Fernández llega a su ceremonia de juramentación, en el Congreso argentino, conduciendo su propio auto y con la ventanilla abierta
Alberto Fernández conduce su propio auto hacia ceremonia de juramentación.

Alberto Fernández, quien juró este martes como nuevo presidente de Argentina, llegó al Congreso conduciendo él mismo su propio auto y con la ventanilla abajo.

Te recomendamos: Miles despiden al presidente Mauricio Macri en Argentina

El político manejó desde su domicilio, ubicado en el barrio de Puerto Madero, hasta el Congreso argentino, escoltado por motociclistas y acompañado por su pareja, la periodista Marcela Luchetti.

En el Congreso fue recibido por comisiones de cortesía legislativa y su compañera de fórmula Cristina Fernández, quien asumió como vicepresidenta.

Tras ingresar al recinto, ambos firmaron los libros de diputados y senadores en el Salón Azul, donde se encontraba un ejemplar de la Constitución argentina y resoluciones legislativas representativas.

Antes de llegar al recinto principal, saludó sonriente a los invitados, compuestos por miembros de las fuerzas armadas, invitados especiales, mandatarios y representantes de organismos internacionales.

Alberto Fernández conduce su propio auto hacia ceremonia de juramentación. (https://cnnespanol.cnn.com/)

Previo a la lectura de su juramento, los asistentes corearon su nombre entre aplausos.

En la sesión de la Asamblea Legislativa -órgano parlamentario que engloba a los senadores y los diputados-, Fernández recibió de su antecesor, Mauricio Macri, la banda y el bastón presidencial y juró el cargo ante la titular saliente del Senado, Gabriela Michetti, antes de que la exmandataria Cristina Fernández hiciera lo mismo como nueva vicepresidenta del país.

En medio de cánticos de la marcha peronista y entre “presidente, Alberto presidente”, el nuevo mandatario y la nueva vicepresidenta juraron desempeñar sus cargos con “lealtad y patriotismo” y “observar y hacer observar” el cumplimento de la Constitución.

Asegura Fernández que Argentina quiere pagar la deuda pero carece de capacidad

En su discurso de investidura, Fernández aseveró que su Gobierno tiene la “voluntad” de pagar la “insostenible” deuda pública que deja la gestión de su antecesor, Mauricio Macri, pero afirmó que “carece de capacidad de hacerlo”.

No hay pagos de deuda que se puedan sostener si el país no crece. Tan simple como esto. Para poder pagar hay que crecer primero”, sentenció ante las autoridades del Estado y mandatarios extranjeros que asistieron a la ceremonia de su asunción en el Congreso, en Buenos Aires.

Fernández aseguró que buscará una “relación constructiva y cooperativa” con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en 2018 aprobó para Argentina un préstamo de 56.300 millones de dólares, y el resto de acreedores, y lamentó que recibe un país “frágil” y “postrado”.

Resolver el problema de una deuda insostenible no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie. El país tiene la voluntad de pagar pero carece de capacidad de hacerlo”, reconoció.

Para el nuevo jefe de Estado, el gobierno saliente tomó “una inmensa deuda sin generar más producción para obtener los dólares para pagarla” y los acreedores tomaron riesgo en invertir en un modelo que “ha fracasado” en todo el mundo.

“El Gobierno que acaba de terminar su mandato ha dejado al país en una situación de virtual default (cese de pagos)”, consideró, y recordó que esta situación le recuerda al “laberinto” con el que se encontró el país en 2003, cuando asumió como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner (2003-2007) y en un momento en el que el país luchaba por salir de la grave crisis del “corralito” de 2001.

Con información de Noticieros Televisa y EFE

AAE