Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿Qué productos desaparecerán si se extinguen las abejas?

Chocolate, café, aguacates y almendras, estos son algunos de los productos que pueden desaparecer si se extinguen las abejas.
(FAO / CC)

Cada año, la población de abejas disminuye. Las abejas son una de las principales fuentes de polinización en el mundo. Sin abejas, no habría café, ni aguacates, almendras o chocolate. Sin abejas, los cultivos del mundo empezarían a mermar, el hambre se extendería y las consecuencias para todos serían catastróficas.

Te recomendamos: El virus RHDV2 amenaza la vida de conejos y otras mascotas en México y EE. UU.

Es por eso que la Organización de Comida y Agricultura (FAO) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró, hace algunos años, al 20 de mayo como el Día Mundial de las Abejas. Con esto, se pretende crear conciencia sobre el muy real problema que representa la extinción de una especie tan importante para todos los ecosistemas del mundo y para nuestra propia supervivencia como humanos.

El 75% de las plantas que nos alimentan necesitan de los polinizadores para reproducirse. Esto incluye a los cultivos de café, de almendras, de cacao, de aguacate, de sandía, de calabazas y calabacitas, de blueberries, granadas, kiwis y muchas otras frutas y verduras. Las tres cuartas partes, entonces, de todos los cultivos en el mundo que producen frutas o semillas para el uso humano dependen de las abejas.

(FAO / CC)

Por supuesto, hay otros polinizadores en el reino animal. Las moscas, los abejorros, las polillas; además de algunos vertebrados como los murciélagos y los macacos, son polinizadores naturales y cumplen una valiosa función para fecundar flores y producir semillas y frutos. Sin embargo, nadie puede dudar del lugar preponderante de las abejas: hay más de 20 mil especies diferentes en el mundo y son absolutamente esenciales para incontables ecosistemas.

Las abejas están en peligro y, si no las cuidamos, terminaremos perdiendo muchos productos que amamos y muchos otros que necesitamos. Por los extensos monocultivos, la agricultura sin control ni conciencia, el uso arbitrario de pesticidas, cada vez hay menos abejas en el mundo. La rapidez con la que se están extinguiendo es de 100 a mil veces más rápida hoy por el impacto de los humanos. El 40% de los invertebrados polinizadores (incluyendo a las abejas y a las mariposas) están en peligro de extinción, al igual que el 16.5% de los polinizadores vertebrados.

Es por eso que la Organización de Comida y Agricultura (FAO) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) promueve la apicultura en todo el mundo. No nada más como una forma natural de producir mejores cosechas (cosa que está científicamente comprobada), sino como una industria lateral para producir miel (un maravilloso endulzante natural lleno de propiedades medicinales y de larguísima duración en conserva), cera, aceites y todo tipo de productos.

(FAO / CC)

Es por eso que la FAO asesora a campesinos en todo el mundo para que construyan apiarios y fomenten la idea de que las abejas son un animales ganaderos de enorme utilidad y provecho. Además, impulsan la creación de apiarios urbanos y la educación de nuevas generaciones para el cuidado de las abejas. Finalmente, nos recomiendan a todos que tomemos medidas para proteger a estos insectos maravillosos.

La FAO recomienda que consumas productos que no utilizan pesticidas, que sean orgánicos y de cultivo responsable. También recomienda que plantes flores y las entretengas en el poco espacio que tengas en tu vivienda. Que compres, finalmente, productos apícolas y ayudes difundiendo este importante mensaje: necesitamos a las abejas para sobrevivir.

Las abejas no nada más nos ayudan a producir todas las cosas maravillosas que disfrutamos diariamente, sino que son parte esencial de la vida en este planeta. Sin ellas, el humano se va a enfrentar a futuras olas de malnutrición, un alza en enfermedades crónicas y, probablemente, violentas hambrunas. Protegerlas a ellas es protegernos a todos.

(FAO / CC)