¿Por qué se celebra a San Judas en una iglesia que no está dedicada a él?

(Imagen tomada de Wikimedia Commons).

En México, uno de los santos más arraigados de la religión católica es San Judas Tadeo. Fervor que alcanza su punto máximo cada 28 de octubre, cuando miles de devotos celebran su día y acuden al Templo de San Hipólito y Casiano, en el cruce de Paseo de la Reforma y Avenida Hidalgo, en la Ciudad de México.

Sin embargo, muchos se preguntan por qué el centro medular del culto a San Judas Tadeo en México tiene lugar en una iglesia que no está dedicada a él.

Una Ermita en honor de los caídos

Para entenderlo, debemos remontarnos al 1 de julio de 1520, fecha en la que el conquistador español Hernán Cortés y su ejército tuvieron que escapar luego de sufrir una avasalladora derrota a manos de los mexicas en Tenochtitlán; este pasaje histórico es conocido como La Noche Triste.

Meses después cayó México-Tenochtitlán y Hernán Cortés mandó a construir una Ermita justo en el sitio donde la retaguardia de los conquistadores habían sido derrotados y asesinados por los mexicas.

Esta construcción en un principio fue conocida como la Ermita de los Mártires, pero luego cambió su nombre a San Hipólito, pues la conquista de la Gran Tenochtitlán en 1521 tuvo lugar un 13 de agosto, fecha en la que se celebra a ese santo.

De Ermita a Templo

Para 1567 el adobe de esta Ermita se encontraba demasiado maltratado, por lo que se fundó un patronato que permitió su remodelación y posterior reapertura el 20 de enero de 1777.

En 1892 el templo pasó a manos de los Misioneros Claretianos, quienes se encargaron de su mantenimiento (que debió interrumpirse durante la Revolución Mexicana).

Los milagros de San Judas

El Templo de San Hipólito fue declarado monumento nacional en 1931.

Dos décadas después, para ser más exactos en 1955, detrás del púlpito se adaptó una capilla donde colocaron una figura de San Judas Tadeo.

Fue cuestión de tiempo para que la imagen de este santo comenzara a conceder milagros a los fieles que acudían en busca de su amparo. Finalmente, para 1982 se decidió trasladarla al altar principal, donde permanece desde entonces, convirtiéndose en un santuario de este santo.

(Imagen tomada de instagram.com/myianatos/).

El creciente fervor hacia San Judas Tadeo ha propiciado que sus devotos lo celebren el día 28 de cada mes, y no sólo el 28 de octubre.