Desarticulan ONG contra cáncer infantil que estafó miles de euros

La ONG Linceci llegó a estafar alrededor de 5.5 millones de euros. (Getty Images, archivo)

Una organización contra el cáncer infantil fue desarticulada por recaudar miles de euros y todo era parte de una estafa. Los líderes de la ONG dispusieron del dinero para solventar sus lujos.

El viernes, agentes de la Policía Nacional española desarticularon la organización criminal que se dedicaba a recaudar dinero para luchar contra el cáncer infantil y para emergencias en el tercer mundo, pero utilizaban los fondos en su propio beneficio.

La empresa, Linceci, llegó a estafar alrededor de 5.5 millones de euros, según estimaciones de la la Policía, detalló el diario español El País.

El líder de la organización se estableció un sueldo de 15 mil euros mensuales, por su labor de director, y a su esposa le pagaba cinco mil euros por su trabajo de administrativa del call center, que operaba en Zaragoza, España, donde tenían una intensa actividad comercial para la captación de donantes y la venta de productos supuestamente solidarios.

La organización Linceci presyntamente ayudaba a niños con cáncer. (Twitter: @Linceciespana, archivo)

Por esta estafa hay cinco personas detenidas, acusadas de estafa, blanqueo de capitales y organización criminal. Las autoridades de Aragón, zona donde se ubica Zaragoza, informaron que no descartan que haya más aprehensiones.

La investigación se inició en julio de 2018, cuando la Fiscalía remitió a la Policía Nacional una denuncia de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Aragón (ASPANOA), que habían observado que una sociedad denominada Linceci se estaba aprovechando de las investigaciones sobre el cáncer infantil para su lucro personal.

Los agentes constataron que Linceci estaba legalmente registrada como una asociación sin ánimo de lucro, cuando era una organización dedicada exclusivamente al mantenimiento empresarial y al lucro particular de las personas que la dirigían. Además, la organización tenía ramificaciones en Perú.

A través de numerosas gestiones de investigación, tanto en el extranjero, a través de la Interpol, la Policía comprobó que con una mínima donación, de efectos como juguetes, o incluso a través de eventos lúdicos-deportivos que organizaban, se publicitaban como una asociación sin ánimo de lucro para la defensa de las investigaciones del cáncer infantil.

Todos los ingresos de esta estructura empresarial, compuesta por cinco o seis sociedades, procedían de la donación de personas que pensaban que entregaban su dinero a la investigación del cáncer infantil o a actuaciones en emergencias en el tercer mundo.

A raíz de que se conoció la estafa, varios ciudadanos e instituciones que habían aportado en algún momento dinero para esta noble causa presentaron sus respectivas denuncias.

Con información de El País.

RMT