SALUD

Fallece profesor enfermo de COVID-19 que daba clases con mascarilla de oxígeno

Jesús Gavelán Izaguirre siguió dando clases a pesar de estar contagiado por coronavirus

Cuando Jesús Gavelán Izaguirre, profesor de la Universidad de San Marcos, enfermó de COVID-19, siguió dando clases. Ni el consejo de sus familiares, ni el malestar pudieron detenerlo. Ahora, el profesor que daba clases con la mascarilla de oxígeno puesta ha fallecido.

Te recomendamos: Johnson & Johnson pide aprobación de emergencia a la OMS y la FDA para su vacuna COVID-19

La Universidad Nacional Mayor de San Marcos es la institución de educación superior más prestigiosa de Perú. Gavelán Izaguirre dio clases en ella durante 35 años en la Facultad de Ciencias Contables. La entrega que profesó hacia sus alumnos fue total.

A sus 71 años contrajo COVID-19. Fue internado en una clínica de Lima, pero siguió de cerca el desarrollo de las clases. Tan pendiente estaba del desempeño de los tres grupos que estaban a su cargo, que notó que el sustituto que había colocado la universidad no estaba a la altura de la situación y no cumplía con todas sus obligaciones académicas.

Una vez que salió de la clínica, se reincorporó a sus clases. Por desgracia, Gavelán se recontagió de COVID-19 a principios de febrero. Su familia adquirió un concentrador de oxígeno para que pudiera atenderse en casa.

Muere profesor enfermo de COVID-19; daba clases con oxígeno. (Imagen: Especial)

A pesar de seguir en un estado delicado de salud, continuó dando clases. Impartía lecciones para tres grupos con la mascarilla de oxígeno puesta varias horas al día.

“Le dijimos, papá para, y nos dijo: No, yo quiero continuar. Y continuó. Dictaba clases virtuales tres veces a la semana, a tres salones. Eran un promedio de 6 horas diarias. Llegó a concluirlas, tomó el examen final y desde ahí recién se sintió mal. De necesitar cuatro litros de oxígeno, de pronto pasó a nueve litros y tuvimos que llevarlo al hospital”, narró su hija Fabiola Gavelán al diario peruano El Comercio.

Solo cuando su situación se tornó crítica volvió al hospital, donde falleció a los tres días de estar internado. Sus alumnos difundieron una foto de él con la mascarilla puesta en clase. Esa imagen se ha vuelto para muchos usuarios de redes sociales un símbolo de compromiso.

“Fue un excelente docente, de los pocos que vivían su vocación. Priorizó nuestra educación sobre su salud, el legado que nos entregó será motivo para generar un gran cambio en el país”, escribió su alumno Esteban Aguilar.

En Perú han fallecido más de 44 mil personas por COVID-19.

Con información de El Comercio