Moco podría combatir a las bacterias: estudio

Además de evitar que bacterias entren a nuestro cuerpo, el moco podría combatir a las que nos enferman

Foto: moco protege y combate bacterias. 17 Octubre 2019

Imagen de archivo. (Pixabay)

Tras varios años de investigación, un grupo de científicos encontró que la mucosidad de nuestro cuerpo no solo es una barrera física para detener bacterias y virus, sino que puede desarmar a los patógenos y evitarnos infecciones.

Te recomendamos: Bacterias comecarne: ¿Qué son y cómo se contraen?

Mediante un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) se mostró que los glucanos, moléculas de azúcar ramificadas presentes en el moco, son los responsables de una gran parte de esta microbomba, siendo algunos de ellos los que evitan que las bacterias se comuniquen entre sí y nos provoquen enfermedades.

La investigación se centró en los glucanos con Pseudomonas aeruginosa, un tipo de patógeno que puede causar infecciones a personas con fibrosis quística y con sistemas inmunes sensibles, descubriendo que los glucanos pueden regular los microbios.

Lo que tenemos en el moco es una mina de oro terapéutica. Estos glicanos tienen funciones biológicas que son muy amplias y sofisticadas. Tienen la capacidad de regular cómo se comportan los microbios y realmente sintonizar su identidad”.

Dijo Katharina Ribbeck, profesora de Desarrollo Profesional de Ingeniería Biológica en el MIT.

En nuestro cuerpo el tracto digestivo, los pulmones y el tracto urinario están cubiertos de mucosidad, los cuales se producen a diario en grandes cantidades que además de lubricar el organismo, interfieren en el comportamiento bacteriano evitando que los microbios se adhieran a las superficies, se comuniquen y provoquen malestares.

El estudio

A lo largo de la exploración se aislaron los glucanos y fueron expuestos a Pseudomonas aeruginosa, mostrando que tras la exposición a los glucanos de mucina las bacterias cambiaron su comportamiento, inclusive las más dañinas.

Estas dejaron de producir toxinas y tampoco expresaron genes para su comunicación, perdiendo la vida dentro del huésped y afectando su capacidad para establecer infecciones.

Lo que encontramos aquí es que la naturaleza ha desarrollado la capacidad de desarmar microbios difíciles, en lugar de matarlos. Esto no solo ayudaría a limitar la presión selectiva para desarrollar resistencia, porque no están bajo presión para encontrar formas de sobrevivir, sino que también deberían ayuda a crear y mantener un microbioma diverso”.

Señaló Ribbeck.

Celulares contienen más bacterias que un baño público: estudio

Con información de La Jornada
CARGANDO...