Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Madre admite que torturó y no alimentó a su hijo hasta dejarlo morir

El menor murió en 2016, en el apartamento donde vivía con su madre en condiciones insalubres y sin servicio de electricidad.
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Imagen de archivo. (Pixabay)

Durante un juicio en Nueva York, una madre aceptó que torturó a su hijo y no lo alimentó hasta dejarlo morir.

Te recomendamos: Padres veganos matan a su bebé de 18 meses por alimentarlo solo con frutas y verduras crudas

En uno de los testimonios que rindió ante la Corte Suprema de Manhattan, Geraldine Perkins admitió que torturó física y mentalmente a su hijo Zymere Perkins, de 6 años, además de que dejó de alimentarlo como castigo.

En 2016 el menor murió en el apartamento donde vivía en condiciones insalubres y sin servicio de electricidad.

A cambio de su testimonio, la madre se declaró culpable por homicidio involuntario y sólo recibirá entre dos y seis años de prisión. Los maltratos hacía Zymere, señaló, comenzaron desde 14 meses antes del deceso, ocurrido el 4 de julio de 2015.

Geraldine también aceptó testificar en contra de Rysheim Smith, su ex pareja, a quien acusa por el homicidio.

Ante el jurado, la madre señaló que ella y Rysheim dejaban al menor sin comer y le pegaban sin piedad usando puños, patadas y un palo de escoba.

Tenía dolor y se quejaba conmigo y me decía que le dolía el cuerpo”

… admitió Geraldine ante el fiscal asistente Kerry O’Connell y reconoció que aunque su hijo se retorciera de dolor ella no hacía nada por ayudarlo.

La autopsia practicada mostró que el cuerpo de Zymere estaba cubierto de heridas, desnutrido y había sufrido más de 30 fracturas de costillas.

Un elemento del personal de la Administración de Servicios para Niños (ACS) señaló ante el jurado que esta agencia de bienestar infantil había recibido cinco informes sobre negligencia y/o abuso infantil en contra de Zymere.

Por no darle el seguimiento adecuado al caso, la ACS ha sido fuertemente criticada.

Con información de New York Post