¿Quién es Joe Biden, candidato demócrata a la presidencia de EUA?

Biden competirán contra Donald Trump por la presidencia de Estados Unidos

Joe Biden es el candidato del Partido Demócrata que enfrentará a Donald Trump por la presidencia de los Estados Unidos el próximo 3 de noviembre.

Te recomendamos: Origen del Partido Demócrata y de su símbolo

Es un político de carrera: fue senador durante 36 años y vicepresidente de Barack Obama durante los ocho años que duró su administración.

Las encuestas señalan que es un serio competidor contra Trump, pues lo colocan como el favorito en la contienda. Aunque sabemos, por la elección de 2016, que estas encuestas pueden ser engañosas.

Los puntos más esenciales en su plataforma de campaña son: la energía limpia, el mayor acceso a la educación y salud, y, finalmente, reconstruir las relaciones y alianzas que Estados Unidos tenía previo a la llegada de Donald Trump. Pero, más allá de las próximas elecciones, ¿quién es realmente Joe Biden?

Joseph Robinette Biden, de 78 años, se graduó de la universidad de Delaware y Siracusa como abogado. En 1973, cuando tenía solo 30 años, ganó por primera vez las elecciones para senador, un cargo que dejaría hasta 2008, poco después de ganar las elecciones para convertirse en el vicepresidente de Obama.

Pese a ser un veterano de Washington, su carrera política se disparó públicamente como el segundo al mando de Obama, donde se desempeñó de manera activa en el cargo. Entre 2009 y 2017, tomó las riendas en materia de Relaciones Exteriores para Obama, lideró las acciones de rescate de la economía por la crisis financiera en 2009 y encabezó una fuerte campaña en la lucha contra el cáncer.

Además, la larga trayectoria política de Biden le facilitó a Obama las relaciones con otros políticos, incluyendo el Partido Republicano. La influencia de Biden fue clave para lograr acuerdos entre partidos e impulsar ciertas reformas del presidente, como Obamacare y el inicio de la retirada de tropas en el Medio Oriente.

Por eso, en 2017, Biden fue reconocido por el mismo Obama cuando recibió la Medalla de la Libertad: la condecoración más alta que puede recibir un civil en Estados Unidos por sus méritos en servicio al país.

La relación con Obama sigue siendo clave para la imagen de Biden, a quien, incluso, el expresidente llamó “su hermano”.

Entonces, si era tan cercano a Obama y era tan querido en la política, ¿por qué no se lanzó por la presidencia en 2016 contra Trump?

Pues, de hecho, Biden quiso ser uno de los nominados a la candidatura del Partido Demócrata durante aquel periodo electoral, sin embargo, Obama le pidió no meterse a la contienda a favor de Hillary Clinton y para no dividir el voto. Sin embargo, esta no fue la única vez que aspiró a la cabeza del Ejecutivo en el pasado.

Biden buscó la presidencia también en 1988, durante el mismo período electoral en el que ganaría George Bush padre. Sin embargo, un escándalo de plagio lo llevó a abandonar la contienda. En ese momento, en efecto, se acusó a Biden de haber copiado un discurso durante su campaña además de un texto académico durante sus años de universidad.

Y, es que, así como brilló durante la vicepresidencia, su larga carrera política también ha tenido problemas y estos lo han perseguido como un constante lastre político.

Durante las elecciones primarias del Partido Demócrata, el senador Bernie Sanders lo acusó constantemente por su papel en el rescate de las grandes empresas financieras que causaron la crisis financiera de 2009. Esto es porque, como senador, apoyó el rescate financiero de Wall Street, en 2008, y, al año siguiente, ya como vicepresidente, coordinó con Obama otorgar más fondos para estas empresas.

Otro de los problemas que lo siguen persiguiendo fue la convicción con la que respaldó la Guerra de Irak, en 2003.

“El presidente Bush tiene razón en estar preocupado por la despiadada búsqueda de Saddam Hussein por armas de destrucción masiva y la posibilidad de que pueda usarlas o compartirlas con terroristas”, declaró en su momento Biden.

Además, ha sido criticado por escribir o apoyar diferentes legislaciones durante su tiempo como senador. Entre estas hay varias que han contribuido al encarcelamiento masivo en el país con mayores penas por consumo de drogas, principalmente por medidas consideradas como exacerbantes a la disparidad racial; y también votó a favor de extender los recortes de impuesto de Bush hijo, los cuales han sido criticados por ser un beneficio a los más ricos del país.

Finalmente, uno de los puntos por los que más ha sido señalado es por cuestiones de violencia de género. Mientras que, durante la administración de Obama, encabezó esfuerzos para combatir la violencia de género, recientemente ha sido señalado por varias mujeres por conductas inapropiadas e, incluso, por violencia sexual.

Otra de las críticas que ha recibido van más allá de su trayectoria política. Y ese es su modo de hablar. Biden es tartamudo desde la niñez y, pese a que figuras de la administración de Trump y opositores lo han atacado por eso, él ha logrado defenderse y ganar fuerza con ello.

Joe Biden actualmente contiende para convertirse en uno de los personajes más poderosos del mundo y asegura que no dejará que Trump, a quien lo tacha de “bully”, siga en el cargo. Sin embargo, durante los últimos meses, ha sido un candidato casi ausente. Si bien esto lo atribuyen al cuidado de su salud ante la pandemia, otros demócratas han señalado que actitudes así, frente a un candidato tan presente, provocador y energético como Trump, pueden acabar dañando seriamente su campaña.

Hasta ahora, Joe Biden lidera en las encuestas como el favorito y, ante el manejo de la pandemia por el coronavirus de la administración Trump, ha logrado revertir sus ausencias y capitalizar el apoyo a su favor.

 

Joe Biden. (Imagen: Noticieros Televisa)