Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Detectan nuevos síntomas de coronavirus COVID-19 en pacientes de China

En estos pacientes la enfermedad tarda más en encubarse y los órganos se ven menos afectados.
Imagen de archivo (Reuters).

Los médicos han detectado nuevos síntomas en los casos más recientes de COVID-19 que se han presentado en el noreste de China.

Te recomendamos: La peste negra: la pandemia más devastadora en la historia de la humanidad

El nuevo brote de coronavirus SARS-CoV-2 que desde hace dos semanas se presenta en el noreste de China, ha intrigado a la comunidad médica que estudió el brote original de esta pandemia en Wuhan, en el centro de este país asiático.

En estos nuevos casos la enfermedad tarda más tiempo en incubarse, presenta síntomas distintos, afecta de forma diferente a los órganos del cuerpo y la recuperación de los pacientes es más lenta; así lo afirmó el intensivista Qiu Haibo, de la Comisión Nacional de Sanidad en una entrevista a la cadena estatal china CCTV.

Qiu Haibo, quien al inicio de la pandemia se trasladó a Wuhan para luchar contra este virus, actualmente se encuentra en el noreste de China, donde en las últimas dos semanas se han presentado 50 casos en Shulan, Jilin y Shenyang. Estos brotes, aunque inferiores a los que surgieron en la primera oleada del virus, han provocado que en las áreas afectadas se limite la movilidad y se implementen nuevas medidas de confinamiento.

Síntomas diferentes

Una vez infectados, estos nuevos pacientes tardaron más de dos semanas en desarrollar síntomas. De acuerdo al experto, este incremento en el periodo sin síntomas contribuyó al surgimiento de focos de infección dentro de las familias.

A diferencia de lo que ocurrió con los primeros enfermos en Wuhan, en los nuevos casos no se reporta tanta fiebre, pero sí malestar general y fuerte dolor de garganta.

Otra discrepancia es que en el brote de Wuhan se presentaban daños en pulmones, riñones, intestinos y corazón; en tanto, en los contagios del noreste de China se muestra una mayor afectación en los pulmones pero el resto de los órganos se ven poco perjudicados.

Aunque el tiempo de recuperación es más lento, la virulencia parece ser menor, al igual que el porcentaje de pacientes que alcanzan un estado crítico (10%).

Qui explicó que el análisis genético de la cepa de coronavirus del noreste de China hace pensar que estos casos están relacionados con casos importados de Rusia, pues las provincias de Heilongjiang y Jilin tienen frontera con esee país.

Observaciones no concluyentes

Es importante precisar que los datos ofrecidos por Qiu Haibo son preliminares, todavía no son revisados por investigadores independientes y tampoco han sido publicados, por lo que no pueden considerarse concluyentes.

Especialistas en genética son escépticos a que el SARS-Cov-2, que tiene una mutación baja en comparación a otros virus, haya cambiado tanto como para presentar periodos de virulencia, incubación y afectaciones a los órganos internos distintos a la que presenta en otras zonas geográficas.

Lo más probable, explicó Keiji Fukuda, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong en entrevista con Bloomberg, es que estas observaciones sobre el virus en el noreste de China no tengan un correlación clara con las mutaciones del SARS-CoV-2.

La apreciación de estas aparentes “diferencias” podrían deberse a que en China los nuevos brotes son más reducidos y la epidemia está controlada, lo que permite a los médicos contar con más medios y tiempo para observar a los pacientes, algo que era complicado al inicio del pandemia en Wuhan, cuando los hospitales estaban desbordados.

 

Con información de El País