Crean cubrebocas con extracto de zeolita y jamaica en Universidad Autónoma de Hidalgo

Estos materiales permiten retener entre un 96 y 98 por ciento de partículas en fluidos como la saliva.
Prototipo de cubrebocas. (Twitter)

En la Universidad Autónoma de Hidalgo ha creado cubrebocas con extracto de zeolita y jamaica para hacer frente a los contagios de COVID-19. Estos materiales pueden retener entre un 96% y 98% de partículas respectivamente.

Te recomendamos: Fotos: los más ingeniosos cubrebocas hechos en casa

Científicos mexicanos trabajan en una serie de cubrebocas que se apegan a la NOM aplicada por la  Secretaría de Trabajo y Previsión Social para el desarrollo de estos artefactos, los cuales se espera entren en distribución del mercado local durante julio de 2020.

Estos cubrebocas serían desechables, sin embargo se emplearía en su producción una serie de materiales disponibles en el país y que resultan eficientes para la retención de fluidos como la saliva.

“Hemos diseñado diferentes prototipos en impresoras 3D, lo que buscamos es tener un modelo final que se pueda producir a gran escala, sin embargo lo novedoso de la propuesta es el filtro a base de un material filtrante que no se ha utilizado en mascarillas”, declaró en entrevista Javier Castro Rojas, uno de los doctores involucrados en la fabricación de cubrebocas.

La zeolita y la jamaica poseen una capacidad microbiana que permite incrementar la capacidad de retención de partículas, pudiendo controlar entre el 96% y 98% de estas, una protección de suma eficacia para el personal de la salud.

El modelo final consta de dos partes; una de ellas con una rosca donde se coloca la segunda parte del prototipo y un filtro cilíndrico intercambiable compuesto por dos capas de papel filtrante y una intermedia de zeolita con jamaica.

Esto vuelve a los cubrebocas cómodos y ligeros para portarlos todo el día, sin embargo por su tamaño se dificultaría un poco la comunicación entre quienes lo usen.

El costo de estos cubrebocas alcanzaría un monto aproximado de 100 pesos y cada filtro entre ocho y tres pesos, pero estas cifras dependerán de la producción a gran escala que se maneje.

 

Con información de Independiente