Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

¿Cómo resistieron las bacterias el impacto del asteroide que mató a los dinosaurios?

Las bacterias y microorganismos fueron los únicos en resistir las extremas condiciones de vida.
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Imagen de archivo. (Pixabay)

Hace 65 millones de años un asteroide chocó contra la Tierra y favoreció a la extinción de los dinosaurios, sin embargo, incontables bacterias pudieron resistir a su impacto.

Te recomendamos:  Odisea del espacio-tiempo: Hawing, Kubrick y por qué dejamos de explorar el cosmos

Aunque el asteroide Chicxulub erradicó al 76% de las especies vivas de la Tierra -tanto de flora como de fauna- no pudo erradicar a millones de bacterias que se favorecieron de todo a su paso para iniciar un nuevo ciclo de evolución. ¿Cómo fue esto posible?

Después del asteroide

En primer lugar, y tras el impacto del asteroide, la atmósfera del planeta se cubrió de un polvo que ocultó al Sol durante algún tiempo. Esto provocó que la fotosíntesis disminuyera y que el fitoplancton de los océanos dejara de producir oxígeno.

Entre la oscuridad, la falta de aire y un frío extremo que se expandió por toda la superficie terrestre, las condiciones para sobrevivir se volvieron nulas.

Con el paso de los días miles de animales y planta fueron muriendo, pero un incontable número de microbacterias comenzaron a moverse hacia el cráter que dejó el asteroide en la península de Yucatán para iniciar una mutación permanente que formó nuevos organismos.

Millones de años más tarde, geólogos especializados siguieron el rastro de estos seres y perforaron el anillo máximo de la imponente roca para descubrir que estos micro seres pudieron protegerse y perpetuar así la vida.

Las bacterias y la evolución

En su investigación, publicada en la revista Geology, estos científicos encontraron que las bacterias “se recuperaron” de la catástrofe gracias a los sedimentos de cianobacterias que un tsunamí posterior al impacto arrojó al cráter.

Estas fueron capaces de realizar la fotosíntesis y con ellas también llegó el ciclo de nitrógeno. Junto a un flujo dinámico que durante varios millones de años tomó componentes del Sol, el oxigeno y la humedad, estos microorganismos reivindicaron el ciclo natural de la existencia.

Cuando las comunidades bacterianas se hicieron más fuertes, el fitoplancton de los océanos se recuperó rápidamente con ayuda del Sol y comenzó a fosintetizarse.

Esto causó que el oxígeno y la restauración de plantas en la superficie allanaran el camino para que nacieran órdenes superiores de seres vivos.

Por supuesto también aparecieron transiciones importantes en los suministros de nutrientes y oxígeno, los cuales permitieron que se recuperara la vida microbiana tal como lo indica Kliti Grice de la Universidad de Curtin.

Con el transitar de los años “los primeros sobrevivientes” modificaron su composición para devolver a la Tierra su “normalidad” y después evolucionaron hasta crear la biodiversidad que ahora conocemos.

 

Con información de CNN