Temporada de incendios forestales en México abarca nueve meses del año

Autoridades en Acapulco atienden incendio en el Parque Nacional El Veladero; la temporada de incendios forestales en México abarca nueve meses (NTX, archivo)

Autoridades en Acapulco atienden incendio en el Parque Nacional El Veladero; la temporada de incendios forestales en México abarca nueve meses. (NTX, archivo)

En el país existen dos temporadas de incendios forestales, dependiendo la región del país, las cuales abarcan de enero a septiembre, informó la Coordinación Nacional de Protección Civil.

Luis Felipe Puente, coordinador nacional de protección civil, invitó mediante una infografía publicada en la red social Twitter, a conocer más sobre estos datos y evitar las conflagraciones que se generan por diversas causas.

La primera temporada abarca de enero a junio y comprende las regiones centro, norte, noreste, sur y sureste del país, mientras que la segunda incluye los meses de mayo a septiembre en la zona noroeste.

Incendio en el Pico del Águila, en el Ajusco; la temporada de incendios forestales en México abarca nueve meses (Twitter @javalverde)
Incendio en el Pico del Águila, en el Ajusco; la temporada de incendios forestales en México abarca nueve meses. (Twitter @javalverde)

Incendio en el Pico del Águila, en el Ajusco; la temporada de incendios forestales en México abarca nueve meses (Twitter @javalverde)

Las causas que originan estos siniestros pueden ser diversas, tales como las accidentales que son provocadas por el transporte terrestre, aéreo y por colapso de líneas eléctricas; las naturales, ocasionadas por la caída de rayos o erupciones volcánicas.

Los intencionales comprenden la tala ilegal o conflictos entre comunidades; y por negligencias, como las quemas no controladas, cigarros encendidos y fogatas.

Nueve de cada 10 incendios forestales que hay en el país son provocados por los humanos, de acuerdo a datos oficiales.

El funcionario recomendó que en caso de protagonizar un siniestro de este tipo las personas deben posicionarse en un área libre en dirección opuesta al humo, cubrir nariz y boca con un trapo húmedo; en caso de no poder huir hay que cubrirse con tierra; nunca se debe intentar cruzar las llamas; en caso de que se prenda la ropa hay que rodar en el suelo, tapándose el rostro y hay que manejar despacio y esperar a que el humo se disipe.

BLR

CARGANDO...