Revalidación de estudios de mexicanos repatriados

La eventual repatriación de estudiantes mexicanos significa una oportunidad para mejorar el sistema educativo. En la imagen el MIT. (Getty Images, archivo)

La eventual repatriación de estudiantes mexicanos significa una oportunidad para mejorar el sistema educativo. En la imagen el MIT. (Getty Images, archivo)

El 19 de enero de 2017, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, anunció la implementación de un programa de revalidación de estudios a los mexicanos que regresen a nuestro país.

Con el propósito de facilitar el proceso, la equivalencia de títulos será casi automática y el programa entrará en vigor el uno de febrero.

Los que están estudiando posgrado incluso a niveles de maestría, doctorado por conveniencia de los Estados Unidos pudieran encontrar la fórmula de quedárselos, y mandarnos solamente los que están estudiando licenciatura o preparatorias”, dijo Rodrigo Guerra Botello, secretario general de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES).

La eventual repatriación de estudiantes mexicanos significa una oportunidad para mejorar el sistema educativo mexicano; a partir de las experiencias en las instituciones educativas estadounidenses y los modelos educativos que conocieron podrían surgir nuevas carreras o disciplinas.

“Sin duda es una oportunidad para flexibilizar los planes de estudio y los jóvenes puedan hacer un plan de estudios a su medida”, añadió Jaime Valls Esponda, secretario general ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior.

“Existe la Ley de Educación Superior que data de 1978… Sin duda es una oportunidad para revisarla, para actualizar los planes de estudio para ser más flexibles, para vincularnos más con el sector productivo y para vincular a la educación superior con la ciencia y tecnología”, aseveró Valls Esponda.

En el caso de las Instituciones de Educación Superior, la equivalencia resulta un tema multifactorial y que considera distintos escenarios.

En Estados Unidos las licenciaturas son mucho más generalizadas, en México son mucho más especializadas. Ajustar posiblemente a través de tutorías o cursos remediales, o quizás ajustes o diseños de algunas tendencias o caminos dentro de las mismas carreras. La combinación de escenarios es muy grande, pero todos pasan dependiendo de las cantidades las consideraciones económicas operativas políticas sociales y por supuesto académicas”, indicó Rodrigo guerra Botello, secretario general de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES).

Organismos en Estados Unidos, similares a la ANUIES y a la FIMPES, mantienen contacto y analizan la situación para implementar, en conjunto, las medidas necesarias.

“Para que un joven sea deportado en Estados Unidos tiene que pasar por un proceso judicial. Se llaman jueces de migración hasta donde nosotros entendemos no hay tantos jueces. Las universidades particulares tenemos algunos espacios de 20 o 25 por ciento de la capacidad”, señaló Rodrigo Guerra Botello, secretario general de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) supervisará el proceso y determinará de qué países se aprobará la certificación. La medida aplicará para los distintos niveles educativos. En algunos casos, no será necesario presentar documentos y la revalidación será responsabilidad de la institución receptora del alumno.

Siempre generan espacios por muchachos jóvenes que cambian de carrera o se cambian de ciudad y es un programa emergente para poder revalidar los estudios, se basa en la confianza de los mexicanos que regresen”, aseveró Jaime Valls Esponda, secretario general ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior.

Asimismo, se reconocerá la certificación de competencias laborales, con el fin de insertar eficientemente a los adultos al sistema educativo.

 

Con información de Mario Villanueva

comentarios
CARGANDO...