Objetivos de México en la negociación con Estados Unidos

Este lunes, el presidente Enrique Peña Nieto fijó el posicionamiento en materia de política exterior del gobierno de México. (Presidencia de la República)

Este lunes, el presidente Enrique Peña Nieto fijó el posicionamiento en materia de política exterior del gobierno de México.

Acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, así como por integrantes de su gabinete, empresarios, integrantes del sector laboral y representantes de la sociedad civil, el presidente dio a conocer los 10 objetivos que buscará su administración con el nuevo gobierno de Estados Unidos, encabezado por Donald Trump.

Así lo explicó el presidente Peña Nieto este lunes en la Residencia Oficial de Los Pinos:

 

Primer objetivo: Que exista un compromiso del Gobierno de Estados Unidos de garantizar el trato humano y respetar los derechos de los migrantes mexicanos.

Segundo. Que cualquier proceso de repatriación de migrantes indocumentados que realice el Gobierno de Estados Unidos sea de manera ordenada y coordinada, y que los protocolos y acuerdos que se han alcanzado, se mantengan y mejoren.
Siempre sobre la base de un trato digno y, también, respetuoso.

Hay que recordar que en los últimos ocho años se realizaron cerca de tres millones de deportaciones y que éstas se llevaron a cabo de manera ordenada, precisamente, gracias a los protocolos que conjuntamente definimos.

Tercer objetivo. El desarrollo del Hemisferio debe ser una responsabilidad compartida.

Los gobiernos de México y de Estados Unidos debemos asumir un compromiso concreto para trabajar de manera conjunta en promover el desarrollo de los países de Centroamérica.

Este compromiso es cada vez más importante, mientras que el número de migrantes mexicanos hacia Estados Unidos, como aquí se ya se dijo, disminuye cada año, en los últimos tres años el flujo de migrantes indocumentados que atraviesan
México rumbo a Estados Unidos creció en más de 100 por ciento.

Cuarto objetivo. Debemos asegurar el libre flujo de remesas de nuestros connacionales que viven en Estados Unidos, evitando que se dificulte o encarezca su envío.

A noviembre del año pasado, las remesas de nuestros paisanos sumaron más de 24 mil millones de dólares. Se trata de una contribución invaluable al desarrollo nacional, e indispensable para el sustento de millones de familias mexicanas, principalmente de bajo recursos.

Quinto objetivo. El Gobierno de Estados Unidos debe asumir el compromiso de trabajar corresponsablemente con México para detener el ingreso ilegal de armas y de dinero de procedencia ilícita.

Esta situación cobra miles de vidas cada año en nuestro país.

Sexto objetivo. Debemos preservar el libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México.

Los intercambios comerciales entre los tres países deben estar exentos de cualquier arancel o cuota, como ha ocurrido desde 2008.

Queremos fortalecer la competitividad de Norteamérica y sus cadenas regionales de suministro, incrementando las exportaciones mexicanas a Estados Unidos y Canadá sobre una base de sana competencia y el desarrollo de sectores de mayor valor agregado.

Séptimo objetivo. Al modernizar el marco comercial de América del Norte, los gobiernos debemos iniciar o incluir nuevos sectores, como las telecomunicaciones, la energía y el comercio electrónico.

Octavo objetivo. Cualquier nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos debe, también, traducirse en mejores salarios para los trabajadores de México.

México no compite en el mundo con empleos de baja calidad, ni con mano de obra barata.

Por el contrario, debemos participar en el comercio internacional sobre una base de mayor productividad y complementariedad, haciendo del comercio un instrumento poderoso para proteger los empleos actuales, crear nuevos empleos y mejorar los salarios en México.

Noveno objetivo. Habremos de proteger el flujo de inversiones hacia México.

Aseguraremos que nuestro país siga siendo un destino confiable y atractivo para invertir, buscaremos acuerdos que den certidumbre a la inversión y al comercio entre México, Canadá y Estados Unidos.

Vamos a defender las inversiones nacionales y de cualquier otro país que hayan confiado en México para invertir.

Y décimo objetivo. Trabajaremos por una frontera que nos una, no que nos divida.

Si bien México reconoce los derechos de toda nación, de toda nación soberana para garantizar su seguridad, México no cree en los muros.

Nuestro país cree en los puentes, en los cruces carreteros y ferroviarios, y en el uso de tecnología como los mejores aliados para impulsar una buena vecindad.

Nuestra frontera debe ser nuestro mejor espacio de convivencia; un espacio de seguridad, de prosperidad y de desarrollo compartido.

Debemos invertir más en infraestructura fronteriza para facilitar el comercio bilateral y reducir los tiempos de espera en los cruces fronterizos.

Lo he dicho antes y hoy estoy convencido de ello, a Estados Unidos le conviene que a México le vaya bien, y de igual manera, a México le conviene que le vaya bien a los Estados Unidos.

Los mexicanos valoramos la relación que hemos forjado durante años y sabemos que si trabajamos juntos podemos seguir avanzando en la dirección correcta.

Norteamérica tiene el potencial de ser la región más competitiva del mundo para beneficio de todos sus ciudadanos.

Por eso, seguiremos trabajando con Canadá y Estados Unidos para lograrlo.

Forjar la nueva relación con Estados Unidos y la negociación respectiva deben ser un trabajo de todos, no solamente del Gobierno de la República.

La negociación debe estar acompañada y respaldada por las instituciones del Estado, por la sociedad civil y empresarial, y por la sociedad en general.

 

Con información de Presidencia de la República
Vm,

CARGANDO...