headerNav





Por: Amado Azueta Fuente: Noticieros Televisa 26. sep. 2013

OCDE y FAO advierten por crisis agrícola en los próximos 10 años

  • Las instituciones advirtieron que la falta de agua, el precio de los hidrocarburos y el crecimiento de China son los desafíos que deberán enfrentarse para evitar déficits alimentarios

CIUDAD DE MÉXICO, México, sept. 26, 2013.- Falta de agua, aumento en los precios de los hidrocarburos y el crecimiento económico de China serán desafíos que enfrentarán las zonas agrícolas de todo el mundo durante los próximos 10 años.

 

Al presentar la versión en español de las perspectivas agrícolas 2013-2022, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) advirtieron sobre futuros déficits alimentarios.

 

La primera razón es el aumento en el precio de los hidrocarburos.

 

Ignacio Pérez Domínguez, analista del mercado de cereales de la OCDE, explicó: "El consumo alimentario se va a ver digamos empeorado desde el punto de vista que esa alimentación va a ser un poquito más cara, déjeme decirle que la inflación de los precios de la alimentación va a crecer por encima de la inflación general"

 

Esta situación podría afectar  la seguridad alimentaria de los países en vía de desarrollo. La OCDE propone a las naciones pobres acercarse más a sus campesinos.

 

Pero ésa es la mitad del problema, también influye la falta de agua. La OCDE estima que actualmente la mitad de la tierra cultivable en el mundo está degradada y requiere más agua.

 

Según Pérez Domínguez el 70 por ciento del agua es absorbido "por el sector agrario; esto se va a revertir porque hay otros sectores, como la industria de la construcción, que van aumentar ese consumo del agua, con lo que  estamos hablando de una pérdida del 30 por ciento en la proporción de consumo de agua".

 

El crecimiento y demanda de China tiene un apartado especial en este estudio. Actualmente esa nación tiene mil 300 millones de habitantes  y el consumo aumentará.

 

"Nosotros estamos previendo que China va a estar importando más o menos 1.5 veces la cantidad de soya que produce Brasil, que es el mayor productor del mundo. Evidentemente esta mayor tensión, esa mayor presión de demanda de China llevará a desajustes internos en diversos países y a lo mejor al desabastecimiento de los agricultores y de los consumidores más empobrecidos a los cuales hay que seguir protegiendo de modo directo", explicó el analista de la OCDE.

 

El cambio de hábitos de consumo de la población china y la falta de agua y aumento del precio de combustible debería verse como una oportunidad para  países en vías de desarrollo, como México, estima la OCDE. Especialistas en agricultura coinciden.

 

Abel Pérez Zamorano, investigador de la Universidad de Chapingo, explicó que "en primer lugar es indispensable que se impulse la investigación científica y tecnológica en el campo. Estamos aportándole a investigación científica, el 0.36 el 0.4 % del Producto Interno Bruto del país cuando Estados Unidos aplica el 2.6 por ciento".

 

Dentro de los pendientes, este investigador destaca el impulso a la educación,  mejorar las carreteras y autopistas, obras de infraestructura hidráulica, ordenar a los intermediarios  y sobre todo reorganizar la agricultura nacional. "México tiene reorientar su patrón agrícola atendiendo al a vocación de la tierra, no toda la tierra puede ser utilizada para producir maíz. Es necesario estar consciente de para qué sirve cada área, cada territorio, y utilizarlo en lo que mejor se puede hacer allí."

 

Ignacio Pérez Domínguez, de la OCDE, abundó que hace falta "no tener miedo de abrir sus sectores hacia el exterior; número dos, intentar captar esa tecnología, esos flujos de información adaptados a las condiciones climáticas y sociales de cada país, y número tres, mantener una visión muy específica de ese dualismo de producción y tratar de favorecer a las clases menos favorecidas."

 

El estudio sobre el eventual comportamiento de los mercados y necesidades agrícolas en el mundo está disponible para todos los gobiernos y las decisiones que se tomen al respecto definirán el futuro de todo el mundo.

 

TFO