Foto: Los totonacas, protectores ancestrales del Tajín. Agosto 2019

Pobladores de las lejanas zonas del sur del Golfo de México, habitantes originarios y constructores de El Tajín, voladores de Papantla e indígenas ritualísticos que preservan sus creencias, pese a las demandantes exigencias de la contemporaneidad. Los totonacas son uno de los pueblos originarios de México, que integra una de las etnias más importantes de la antigüedad.

Totonacas en El Tajín. (Twitter @SECTUR_mx)

Totonacas en El Tajín. (Twitter @SECTUR_mx)

Asentándose en la parte costera y montañosa del país, hoy ocupan los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo, pero es en el primero donde se arraiga su cosmovisión y el lugar desde el que han alcanzado popularidad a nivel mundial.

El origen

Nombrados así por los aztecas, con el tiempo se extendieron desde Papantla hasta Cempoala; cultivaron maíz, yuca, calabaza y frijol, en la región del ámbar líquido y el algodón, hasta la llegada de los conquistadores.

Durante la mitad del Siglo XIX, fueron los principales productores de chile y vainilla, degustando a las antiguas monarquías con los tesoros de la nueva tierra mestiza. Desde mediados del siglo XV hasta la llegada de los españoles, su territorio fue zona de ocupación militar.

Sus creencias

Aunque tras la conquista la mayoría de sus pobladores se convirtieron al catolicismo, la cosmovisión Totonaca es tan rica en significados e interpretaciones que aún conserva algunos fragmentos de esa interpretación hecha sobre el mundo por sus antepasados.

Foto: Volador de Papantla joven frente a un altar. (AP Foto/Felix Marquez). Agosto 2019

Volador de Papantla joven frente a un altar. (AP Foto/Felix Marquez)

Sus deidades obedecen una jerarquía que rige el sol, la luna, las estrellas, El Tajín y las Nanitas. A ellos les sigue un panteón de dioses secundarios con el dueño del viento, la tierra y el fuego, dejando casi al final a los viejos del monte y a los dueños del bracero, los tajines y los animales.

Hoy, mantienen una importante veneración a las diosas madre que, según ellos, construyen el alma de cada persona, y al dios del maíz, quien les provee alimento, bendiciones y prosperidad.

Foto: Zona arqueológica del Tajín. (Twitter @SECTUR_mx). Agosto 2019

Zona arqueológica de El Tajín. (Twitter @SECTUR_mx)

Creen en la existencia de los duendes, el mazacuate y los dueños menores de las sirenas y del arcoíris, todos ellos causantes y creadores de fenómenos naturales así como de las maravillas que se encuentran en la noche, la lluvia, el día y la mañana.

Papantla

Al norte de Veracruz, esta ciudad se levanta y se mantiene desde los tiempos prehispánicos. Es el lugar de lo papanes que le dieron alas a sus pobladores y a su cultura.

Voladores de Papantla. (AP Foto/Felix Marquez)

Voladores de Papantla. (AP Foto/Felix Marquez)

En el ritual, los hombres pájaro dan vueltas en el cielo seduciendo a las cuatro direcciones que rigen el mundo. Piden fertilidad para su especie y su tierra, convocando a la lluvia; y a cambio regalan a sus deidades la vainilla cultivada a los pies de El Tajín, mostrando a las nuevas generaciones una de sus formas de veneración más sagrada.

El rito de Voladores convierte el pasado, en memoria, y el futuro en esperanza, la imaginación y la propiciación hacia la naturaleza, son no sólo la materia viva de esta danza, sino el sitio de encuentro de una humanidad en movimiento”. – Narciso Hernández Jiménez, Maestro Volador.

Foto. Volador de Papantla preparándose para el ritual. (Reuters/Eliseo Fernandez) Agosto 2019

Voladores de Papantla preparándose para el ritual. (Reuters/Eliseo Fernandez)

Los Voladores de Papantla, Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO, son una muestra de la supervivencia de las culturas al paso del tiempo; en este rito es esencial su pueblo, los totonacas recrean su pasado, donde la unión de sus valores y una forma de comunicación con sus divinidades es posible.

La tierra bendita de El Tajín

Aunque solo se tenga acceso al 10% de su territorio, la ciudad del trueno y la gran capital Totonaca es, en la actualidad, una de las zonas arqueológicas más importantes de nuestro país.

Se cuenta que su construcción inició en el Siglo I y su fundación tiene origen en una leyenda que involucra a un muchacho travieso y a los siete hermanos trueno. Este sitio permaneció oculto por años y, gracias a que no fue destruido en los tiempos de la conquista, hoy se mantiene como un destino sagrado.

Foto: Pirámide de Nichos en El Tajín, Veracruz. Agosto 2019

Pirámide de Nichos en El Tajín, Veracruz. (Twitter @SECTUR_mx)

Es el sitio Totonaca por excelencia y un santuario para esta etnia; en él se realizan cantos, danzas, poesías y ceremonias tradicionales que reviven sus noches antiguas, donde toda una cultura se ofrendaba a sus pies.

El legado Totonaca

En una variación a la pronunciación tradicional, este pueblo también recibe el nombre “Tutunaku” que quiere decir “Tres corazones” y ha dejado una gran herencia no solo a México, sino al mundo entero.

Las matemáticas, filosofía, ética y hasta religión, fueron temas centrales para los totonacas en la construcción de un lenguaje que identificara sus ideas y las explicara en palabras. Esta lengua, una de las dos madres de nuestro país, hoy integra a cerca de 100 mil hablantes.

Foto: Músicos y bailarines veracruzanos. (Twitter @SECTUR_mx) Agosto 2019

Músicos y bailarines veracruzanos. (Twitter @SECTUR_mx)

La agricultura, sus cultivos y productos endémicos están presentes en nuestras vidas de la misma forma en que lo hacen ellos. Mediante un comportamiento pacífico, se han unido como fuertes navegantes que se mantienen firmes contra la idea de perecer en el olvido.

“Háblame desde la raíz,
con todo el amor de los muertos
con el collar de flores.

Con toda la sangre derramada
con las cruces y el sahumerio
háblame desde el corazón”

“Kixakgatlilh mintankgaxekg
kilixakgatlikgolh xtatlinkan ninín,
kilixakgatlilh xatalakgxtokgo xanat.

Kakilhmilh tu tapumakganit kgalhni,
kakilhmilh kulus chu limajinin,
kakilhmilh minakú.”

Háblame desde la raíz/Kixakgtlilh mintankgaxekg
Poema totonaco.