Yemen, conflicto olvidado a pesar de la hambruna, el cólera y las muertes

Edificio colapsa tras bombardeo en la capital de Yemen

Edificio colapsa tras bombardeo en la capital de Yemen (EFE)

Yemen es escenario de una crisis desde 2011, cuando el expresidente Alí Abdalá Saleh fue derrocado. En 2014 el conflicto se extendió cuando los rebeldes hutíes apoyados por Irán tomaron la capital, Saná, y en marzo de 2015 el conflicto se recrudeció con la intervención de la coalición liderada por Arabia Saudita, en apoyo del presidente Mansur Hadi. Hoy, el país más pobre de la Península Arábiga sufre la peor crisis humanitaria del mundo.

De acuerdo con la ONU, 17 millones de yemeníes sufren inseguridad alimentaria y 8 millones están al borde de la hambruna, en un país que depende en un 90% de la ayuda humanitaria.

Mark Lowcock, coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, señala: “Yemen tiene una población de 25 millones de personas. De ellas, 20 millones necesitan ayuda y algo así como 7 u 8 millones de ellas, ahora mismo están al borde de la hambruna”.

Los combates que han provocado la muerte de 10 mil personas y han dejado heridas a más de 40 mil provocaron severos daños en la infraestructura del país, los servicios de salud y limpieza están paralizados y 14 millones de personas no tienen acceso al agua potable.

En medio de la devastación, Yemen sufre el peor brote de cólera de la historia, desde abril han muerto más de dos mil 100 personas y se han registrado casi un millón de contagios, prácticamente el doble de los casos registrados en Haití entre el año 2010 y el 2015.

Koro Bessho, embajador de Japón ante la ONU, explica: “Los miembros del Consejo de Seguridad se unificaron en su profunda preocupación por la grave y deteriorada situación humanitaria en Yemen, donde 8 millones de personas enfrentan una escasez extrema de alimentos y hay más de 970 mil casos sospechosos de cólera. Yemen está al borde de una hambruna catastrófica”.

Al cólera se sumó recientemente un brote de difteria, en el último mes se documentaron 33 muertes y se atendieron 280 casos de esta enfermedad, que provoca fiebre y dificultad para respirar y que puede ser mortal.

La crisis humanitaria se agudizó en noviembre cuando la coalición encabezada por Arabia Saudita decidió cerrar las fronteras marítimas, aéreas y terrestres en Yemen, lo que impidió la entrada de alimentos y medicamentos enviados por la ONU.

En un episodio que muestra lo complejo del panorama en el conflicto yemení, el pasado 4 de diciembre el expresidente Ali Abdalá Saleh, fue asesinado por combatientes hutíes que hasta entonces eran sus aliados.

Abdul Malik al-Houthi, líder hutí, declaró: “En este gran día histórico y excepcional, el día de la caída de la traición conspiradora, es un día negro para los Estados agresores en sus conspiraciones contra nuestro querido pueblo yemení. Presentamos nuestras felicitaciones a todos los hijos de nuestra querida nación”.

Mientras los ojos del mundo concentran su atención en el conflicto en Siria o las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte, Yemen se ha convertido en el conflicto olvidado por la comunidad internacional, a pesar del drama que vive la población civil del país más pobre del mundo árabe.

Con información de Emmanuel Rosales

MLV

CARGANDO...