Washington busca asegurar toma de posesión de Biden tras asalto al Capitolio

Grupos de extrema derecha han elogiado el asedio en chats encriptados y han defendido a los participantes como patriotas en las redes sociales
Washington busca asegurar toma de posesión de Biden. (Reuters, archivo)

Funcionarios nacionales y locales están presionando a las autoridades policiales para que protejan la toma de posesión del presidente electo Joe Biden en Washington de más violencia por parte de los partidarios del mandatario saliente Donald Trump, que irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos.

Te recomendamos: Manifestantes a favor y en contra de Trump se enfrentan en San Diego

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, pidió el domingo un enfoque diferente de la seguridad antes del evento del 20 de enero, después de lo que calificó como el “ataque terrorista sin precedentes” de la semana pasada.

Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que espera que las fuerzas del orden garanticen un evento seguro.

La amenaza de más violencia en los últimos nueve días de mandato de Trump es una razón para destituirlo rápidamente, después de que alentó a miles de sus leales en un discurso antes del asalto del miércoles, dijo Schiff al programa “This Morning” de la cadena CBS.

“Ciertamente existe el peligro de que el presidente siga incitando a sus seguidores a más actividades violentas, destinadas a detener la transición pacífica del poder”, dijo.

El asalto al Capitolio, que buscaba impedir la certificación de la victoria de Biden en las elecciones de noviembre, obligó a los legisladores a esconderse y dejó cinco muertos. Decenas de personas han sido acusadas por la violencia y se esperan cientos de casos más.

Grupos de extrema derecha han elogiado el asedio en chats encriptados y han defendido a los participantes como patriotas en las redes sociales.

Ha habido llamados por internet para que haya más protestas antes de la roma de posesión, incluida la llamada Marcha del Millón de Milicias el 20 de enero, y las autoridades federales prometieron una persecución agresiva de los alborotadores.

En una carta al secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, que se hizo pública el domingo, Bowser le instó a “ajustar su enfoque a la toma de posesión de varias maneras específicas”, incluido un plan de despliegue de fuerzas federales en todas las propiedades gubernamentales.

Bowser dijo que la ciudad presentó una solicitud de “declaración previa de desastre” para permitir la asistencia federal.

Una toma de posesión presidencial suele atraer a cientos de miles de visitantes a la capital estadounidense, pero las ceremonias se han reducido drásticamente debido a la pandemia de COVID-19.

Trump dijo la semana pasada que no asistiría a la ceremonia, una decisión que el presidente electo apoyó.

Con información de Reuters.

Rar