Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Viento afecta a damnificados en campamentos de Juchitán, Oaxaca

Campamentos al aire libre para damnificados por sismos en Oaxaca. (Notimex, archivo)

A más de 40 días del terremoto del pasado 7 de septiembre, en Juchitán, Oaxaca, prevalecen los campamentos al aire libre.

Miles de personas siguen viviendo en la calle por miedo a las réplicas, soportando la lluvia y el viento.

“Es el aire, es el aire, como está muy fuerte, ya no nos podemos quedar en la calle, ya pues, ahí hay un espacito, pues ahí ya nos acomodamos, adentro de la casa”, dijo Agustina Robledo Sánchez, damnificada.

En las últimas horas, fuertes vientos de hasta 90 kilómetros por hora se han registrado en la región del Istmo, que han afectado a los damnificados que siguen en la calle.

Marcelino vive en el Barrio de Cheguigo, en la octava sección de Juchitán.

El terremoto lo dejó sin casa, pero ahora teme que los vientos lo dejen sin su refugio.

“Mire, la casita ya está a punto de irse, pues aquí estamos, mientras más lo amarre más fuerte, más rápido se rompe”, indicó Marcelino Vera Ramírez, damnificado.

Según cifras del Gobierno de Oaxaca, en la región del Istmo hay más de 120 mil damnificados por los sismos de septiembre.

El problema es que la temporada de vientos apenas está comenzando y son más de cinco meses que soplan constantemente en la zona.

“Me duele el alma, no nada más por mí, por todos los demás que estamos sufriendo, mucha gente, hay más gente más pobre que nosotros, un montón de hijos y ni dónde, aquí nos llenamos de polvo, de tierra, porque nadie se quiere quedar adentro de la casita esa”, externó María del Carmen Ruiz Naranjo, damnificada.

Durante la temporada de vientos del norte, en el Istmo de Tehuantepec se llegan a registrar rachas de hasta 150 kilómetros por hora, lo que podría convertirse en un problema adicional para los damnificados que siguen bajo lonas o en casas de campaña.

Con información de Jorge Morales.

Rar