Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Videos muestran contradicciones en declaración de menor por presunta violación en Azcapotzalco

En las imágenes se observa a paramédicos que escoltan a la joven
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Foto: Toda la acción se desarrolla frente a la puerta de la casa donde la joven habría tocado el timbre sin que, según ella, nadie la atendiera. (Noticieros Televisa)

El presunto abuso sexual cometido supuestamente por policías de Ciudad de México contra varias mujeres, dos de ellas menores de edad, ha provocado indignación y movilizaciones durante los últimos días.

Te recomendamos: Policías de Azcapotzalco, acusados de violación, siguen trabajando

Tres casos en el último mes desataron el enojo, en dos de ellos, los presuntos responsables ya han sido vinculados a proceso; en el tercero, ocurrido en la alcaldía Azcapotzalco el sábado 3 de agosto, la investigación está en curso.

En Punto obtuvo videos de la noche y de la calle en la que la menor asegura que sucedió la agresión en su contra.

De acuerdo con la primera declaración que ofreció la joven de 17 años de edad ante el Ministerio Público, los hechos ocurrieron la madrugada del sábado 3 de agosto.

La joven relató que, luego de haber ido a una fiesta, unos amigos se ofrecieron a dejarla cerca de su domicilio, y que solicitaron un taxi de aplicación. Ella y otros cuatro jóvenes abordaron el vehículo que dejó a la chica en la esquina de Nopatitla y San Sebastián, en la alcaldía Azcapotzalco.

La menor dijo que caminó media cuadra sobre Nopatitla, que la calle estaba sola, y que vio un vehículo tipo patrulla que circulaba en el mismo sentido que ella caminaba, rumbo a la calle Wake, que sintió miedo y se acercó a un zaguán a tocar el timbre para simular que era su casa.

Agregó que vio que en la patrulla iban cuatro policías, que uno le preguntó a dónde iba y otro más le dijo que la llevarían a su casa. Ella se negó.

La joven narró que uno de ellos la tomó del brazo, la subió a la parte trasera de la patrulla y la agredió, que después bajó de la patrulla y durante diez minutos volvió a tocar el timbre de la casa hasta que llegaron otras patrullas.

Días después, este relato se filtró a los medios. La familia se molestó y, de acuerdo con la Procuraduría, fue la razón por la que ya no ratificaron la denuncia.

En Punto obtuvo videos de cámaras de seguridad particulares de esa noche. Una, ubicada en la calle San Sebastián, cuyo reloj marca la 01:47 del sábado 3 de agosto. Otra, sobre Nopatitla, cuyo reloj marca las 02:13. El desfase obedece a la programación que los particulares hicieron de sus cámaras.

La primera cámara muestra que esa noche, un vehículo se detuvo en la esquina de San Sebastián, metros antes de llegar a Nopatitla, se ve a una joven bajar y hablar brevemente con alguien dentro del auto. Camina sola rumbo a la calle Wake. Primero pasa una camioneta blanca e instantes después, una camioneta caravan.

En el segundo video se ven pasar ambas camionetas. Segundos más tarde, la joven aparece caminando sobre Nopatitla y se detiene al llegar a este domicilio, cuya puerta está dentro de un nicho. Un poste tapa la visión de la cámara. Tres minutos después, la joven vuelve a aparecer en la imagen, se queda de pie y vuelve a dirigirse a la puerta. Tres minutos más tarde, un taxi se detiene e instantes después, avanza.

Según el registro de la cámara, seis minutos después aparece una patrulla a toda velocidad, que al ver a la joven se echa de reversa. Bajan dos policías y dialogan con ella. Uno se dirige a la puerta, mientras otro estaciona la patrulla para que pase un auto particular. Dos minutos más tarde, llegan dos patrullas más y segundos después, una pick up, mientras, un transeúnte se detiene, permanece con los policías varios minutos y se va. En la escena hay ocho uniformados.

Toda la acción se desarrolla frente a la puerta de la casa donde la joven habría tocado el timbre sin que, según ella, nadie la atendiera.

De acuerdo con las autoridades, la dueña de dicho domicilio llamó al 9-1-1 cinco minutos después de que sonó el timbre advirtiendo que una chica estaba gritando.

Veinte minutos después de ser captada por esta cámara, se observa que llegan cuatro paramédicos a la puerta de la casa. Treinta segundos más tarde, la escoltan hacia una ambulancia.

Durante media hora la calle permanece solo con dos patrullas. En un momento aparece un hombre tomando datos de los vehículos.

Diez minutos después, cuando la cámara de seguridad marca las 3:21, se ve una ambulancia, escoltada entre dos autos particulares. Ahí, la menor habría sido trasladada al Ministerio Público. De ese momento, hasta que la última patrulla abandona el lugar pasan 18 minutos.

En Punto consultó a las autoridades capitalinas sobre estas imágenes, quienes respondieron que las investigaciones continúan y que se han extendido a los momentos previos a que la joven abordó el vehículo que la acercó a su casa debido a que no hay claridad por ejemplo, de por qué la dejaron a cuadra y media de su casa.

El secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, reiteró que la familia cuenta con todas las garantías para denunciar.

Con información de En Punto

LHE