Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Vestidos de Niño Dios, tradición del Día de la Candelaria en la CDMX

Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Un vestido completo de Niño Dios, con accesorios, cuesta entre 500 y 600 pesos, la ropa más sencilla está en 40 o 50 pesos la pieza. (Notimex)

En las calles de Manzanares, Uruguay y Talavera en el Centro Histórico de la Ciudad de México, la tradición es vestir a los niños Dios. También se hacen, reparan y retocan.

“Mira, este es del Niño de las Palomas, este del Divino Niño, el Pescador, Santo Niño de Atocha, Milagros, Maravillas, el Cautivo, del Papa”, dijo Reyna Hernández, comerciante.

Un vestido completo, con accesorios, cuesta entre 500 y 600 pesos, la ropa más sencilla está en 40 o 50 pesos la pieza.

“Estamos en el primer cuadro de la ciudad, en la calle de Manzanares y me dedico a fabricar mi ropa para niños Dios hace más de 30 años. Yo primero antes de vestir a un niño visito la iglesia, o pueblo donde esté, para ver cómo está vestido, qué lleva”, compartió Reyna Hernández.

“En mi familia es tradición desde mi abuelita, prácticamente toda mi vida he vestido niños. La fe es la fe, para el niño Dios no hay límite. Hay vestimentas muy elevadas, pero depende el tipo de tela, donde lo compres. A mí es la temporada que más me gusta, me encanta vestir niños Dios. He llegado a vestir un niño de 110 años, de madera, con dientecitos”, indicó Miriam Portillo, comerciante.

En 2 de febrero, Día de la Candelaria, muchas familias acuden a buscar el mejor atuendo para sus niños.

Nemecia trajo a vestir al niño de la Parroquia de su comunidad, San José del Jaral en Atizapán de Zaragoza.

“Lo vestimos de blanco porque es un bebé y es como su bautizo. Ahorita nos gastamos como 400 pesos, pero todavía falta comprarle su vela, su canastito. Es muy importante, no debemos dejarlo, primero porque es muy importante, muy bonito y es el que nos da de comer. En su casa de ustedes tenemos el de nosotros y lo tenemos en la sala, en la entrada y es el principal”, destacó Nemecia Ruviera, ama de casa.

Reyna comienza la maquila de trajecitos desde marzo y termina en diciembre.

“Aquí tenemos al “Niño de la Suerte” que está en el convento aquí del centro, aquí tenemos a Santiago Apóstol de Cholula, Puebla, Tenemos al de las Palomas, San Lazarito, al Niño Pa de Xochimilco, tenemos los siete arcángeles principales de Dios, tengo a San Juditas. Yo creo que los que vienen a vestir niños es porque tienen fe”, señaló Reyna Hernández.

La tradición del Día de la Candelaria dicta que quien haya encontrado al niño en su pedazo de rosca debe comprar los tamales y quien haya arrullado al niño el 24 de diciembre deberá ser su “padrino o madrina” y vestirlo este día.

Con información de Susana López.

LLH