Venezuela rechaza que EEUU reintegre a Cuba a lista de patrocinadores de terrorismo

Cuba fue retirada de la lista de patrocinadores del terrorismo en 2015 por el Gobierno de Barack Obama
La inclusión de Cuba en la lista negra de terrorismo implica restricciones debido al embargo comercial y financiero. (Foto: Getty Images)

Este lunes 11 de enero, Venezuela rechazó que la Administración del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, reintegre a Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo y pidió al mandatario entrante, Joe Biden, que deseche “todas las prácticas unilaterales” contra el derecho internacional.

Te recomendamos: Guaidó niega acusaciones de corrupción con fondos de Venezuela bloqueados en el extranjero

“En su agonía final, el Gobierno del país que ha creado y financiado el mayor número de grupos terroristas en las últimas décadas y que ha ejercido políticas sistemáticas de terrorismo de Estado, pretende erigirse en juez en una materia en la cual debería inhibirse por mera inmoralidad”, dijo la Cancillería de Venezuela en un comunicado.

El Gobierno de Nicolás Maduro acusó a EE.UU. de manipular y politizar la lucha contra el terrorismo a fin de promover una agenda de “desestabilización y de continua agresión contra” Cuba.

“Es evidente, asimismo, la intención de dejar minado el camino para dificultar una reaproximación entre el Gobierno entrante de la Casa Blanca y el Gobierno revolucionario de Cuba“, agregó la Cancillería venezolana que, además, pidió a Biden desechar “de una vez por todas las prácticas unilaterales que contrarían e irrespetan el derecho internacional”.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció este mismo lunes, la decisión del Gobierno de su país de reintegrar a Cuba a la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, de la que fue retirada en 2015 por el Gobierno de Barack Obama (2009-2017), durante el “deshielo” de la relación bilateral.

Pompeo justificó el retorno de Cuba a la lista “por brindar apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas“.

Y defendió que “la Administración de Trump se ha centrado desde el principio en negar al régimen de los Castro, los recursos que utiliza para oprimir a su pueblo en casa, y contrarrestar su interferencia maligna en Venezuela y en el resto del hemisferio occidental”.

Acusó al Gobierno cubano de alimentar, alojar y brindar “atención médica a asesinos, fabricantes de bombas y secuestradores, mientras muchos cubanos pasan hambre, no tienen hogar y no tienen medicinas básicas”.

También señaló a Cuba de involucrarse “en una serie de comportamientos malignos en toda la región”, al apuntar que su aparato de inteligencia y seguridad”, se infiltró en las fuerzas militares y de seguridad de Venezuela” y ayudó a Maduro a “mantener su dominio sobre su pueblo”, al tiempo que apoyó a disidentes de las guerrillas colombianas FARC y ELN.

La inclusión de un país en la lista negra de terrorismo implica trabas al comercio y más sanciones, pero sobre Cuba pesan todas esas restricciones debido al embargo comercial y financiero.

De allí que la medida de hoy buscará sancionar a “personas y países que se dedican a cierto comercio con Cuba, restringe la ayuda exterior de EE.UU., prohíbe las exportaciones y ventas de defensa e impone ciertos controles a las exportaciones de artículos de doble uso“, en un momento de profunda crisis económica para los cubanos.

Con información de EFE

GANR