Segunda voluntaria de vacuna para COVID-19 de AstraZeneca desarrolla enfermedad neurológica

De acuerdo con The New York Times, una segunda voluntaria desarrolló una enfermedad que podría ser mielitis; la farmacéutica asegura que no existe evidencia contundente
El diario The New York Times asegura que una segunda voluntaria de la vacuna de AstraZeneca desarrolló mielitis; la farmacéutica asegura no hay evidencia contundente. (Foto: Getty Images)

De acuerdo con el periódico estadounidense The New York Times, una segunda voluntaria  que prueba la vacuna contra el COVID-19 de la farmacéutica AstraZeneca presentó una enfermedad neurológica “inexplicable”. No obstante, la compañía asegura que no hay evidencia que sustente relación entre la enfermedad y la vacuna.

Te recomendamos: Plantean a López-Gatell propuesta para hacer ensayos de vacuna rusa en México

Según The New York Times, fuentes relacionadas a las pruebas de la vacuna desarrollada en conjunto por la Universidad de Oxford señalan que la paciente desarrolló mielitis transversal, el mismo padecimiento que presuntamente desarrolló una primera voluntaria que enfermó.

La mielitis es una enfermedad neurológica que provoca inflamación de la médula espinal, provocando debilidad en brazos, piernas y problemas en los intestinos y la vejiga.

Los ensayos de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford fueron suspendidos tras el primer caso sospechoso de mielitis asociados a la inoculación. Sin embargo, tras revisiones por autoridades de salud se determinó que no había relación entre la vacuna y la enfermedad, por lo que se reanudaron los ensayos.

Pese a la resolución, Mark Slifka, un experto en vacunas de la Universidad de Salud y Ciencias en Oregon, dijo al New York Times que la enfermedad de una segunda voluntaria es un foco rojo.

“Si hay dos casos, es un patrón peligroso”, dijo al diario estadounidense. “Si surge un tercer caso de enfermedad neurológica en el grupo donde se está probando la vacuna, tal vez sea el final del proyecto”.

La vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford es uno de los proyectos más avanzados para lograr un medicamento preventivo para el COVID-19. El proyecto se encuentra en la última fase de ensayos clínicos —conocido como Fase 3—.

También, es la vacuna que México podría adquirir tras comprobarse su eficacia.

Con información de The New York Times

AOV