ARTE Y CULTURA

Utilizan realidad virtual para exhibir las Termas de Caracalla

Gracias a un proyecto de realidad virtual será posible descubrir cómo eran realmente las Termas de Caracalla, unas de las más grandes y lujosas del Imperio Romano construidas en el siglo tercero Después de Cristo.

Francesco Prosperetti, superintendente de Bienes Culturales de Roma, comentó “hemos vuelto a colocar en el ambiente virtual todos los detalles que enriquecían esta extraordinaria arquitectura, las esculturas, las fuentes, los capiteles. Se trata de objetos que aún existen, pero están dispersos”.

Se podrá realizar un viaje en el pasado gracias a unos visores que permitirán sentirse realmente parte de este complejo arquitectónico tal y como era hace 1800 años.

Francesco Antinucci, del Consejo Nacional de Investigaciones de Italia, dijo “es un instrumento muy sencillo del punto de vista tecnológico, pero muy poderoso porque es un instrumento que hace que la realidad virtual que conocemos todos, que hemos visto por lo menos en el cine, sea portátil”.

El visitante da vueltas por las Termas y a través de los visores ve los diferentes elementos en los lugares en los que se encontraban.

La nueva visita dividida en 10 etapas, de las cuales seis están en realidad virtual, es el fruto de la elaboración de datos científicos encontrados y estudiados en los últimos 30 años.

Marina Piranomonte, directora de las Termas de Caracalla, señaló “en 1200 se venía a Caracalla y se robaban columnas y capitolios, se hacía una iglesia. Esta es Roma, esta es la historia de Roma. Roma es así y yo me basé sólo en elementos ciertos, en las publicaciones de los contemporáneos”.

Se podrán admirar los impresionantes mosaicos blancos y negros en el vestuario o las losas rojas y verdes del gimnasio, los pórticos, los baños, las galerías, la piscina, los saunas y baños turcos.

A lo largo de los siglos, las Termas de Caracalla fueron saqueadas.

Muchos de sus capiteles se encuentran en la iglesia de Santa María en Trastevere, Roma, y muchas estatuas en el Museo Arqueológico de Nápoles, pero ahora gracias a este proyecto todo ha vuelto a su lugar de origen.

Con información de Valentina Alazraki.

RAMG